Con Illya Kuryaki and the Valderramas en stand by, Emmanuel Horvilleur se prepara para lanzar su nueva etapa solista en la edición 2018 del Lollapalooza. La cita tendrá lugar este domingo 18 de marzo a las 15:20 en el Main Stage 1.

Despide a los músicos que integran la nueva formación y se sienta en el sillón de su estudio AveSexua, donde hace apenas unos minutos acaba de terminar el último ensayo de cara a lo que será el show en la edición 2018 del Lollapalooza. En la sala, puede observarse un despliegue espectacular de instrumentos y amplificadores que reposan sobre una alfombra, que en vez de polvo absorbe rock. Es demasiada la información visual que se percibe en el espacio, tanta que uno puede comenzar a imaginarse lo que sucederá la tarde del domingo en el Hipódromo de San Isidro, cuando a las 15:20hs Emmanuel Horvilleur suba al Main Stage 1 para presentar su nueva versión solista.

“Pasaron cosas muy locas en estos días en los que volví a tocar canciones que hace más de ocho o nueve años no tocaba”, cuenta entusiasmado al repasar cómo fue la experiencia de entrar en la máquina del tiempo musical para rencontrarse con sus viejas canciones, que ha dejado congeladas durante años pero que aún no han perdido vigencia.

Es un viaje que no emprende solo: en este nuevo recorrido lo acompañan Mariano Domínguez en el bajo, Matías Rada y Andrés Cortes en guitarra, Francisco Azorai en teclados y Guillermo Salort en batería. “La verdad es que armé una banda que es una masa y que empieza a tener un sonido. Me encanta poder plasmar cosas con ellos”, afirma el vocalista, que ya ha participado en el festival anteriormente. Fue en 2016, con Illya Kuryaki and the Valderramas, donde presentaron La humanidad o nosotros, el segundo álbum de la banda luego del regreso en 2012.

Esta vez, el escenario es distinto. La edición 2018 del Lolla lo encuentra solo y sin apuro, y a pesar de no tener un nuevo material discográfico acepta el desafío, lo toma con calma y desdramatiza. “Vamos a tocar diferentes temas que representen mi carrera solista. Habrá algunos míos con la guitarra más rockeros, otros con la acústica, e incluso otros donde me voy a hacer cargo del frontman y voy a bailar un poco”, anticipa mientras sonríe y agrega:

“Son canciones de mi anterior etapa. Seguramente haya muchos chicos que ni las conocen, entonces no deja de ser algo lindo subirse al escenario y tocar ese repertorio”.

Su última propuesta en materia musical sobrevolará el escenario principal cuando haga sonar “El Hit”, el sencillo que lanzó en noviembre de 2017 y que, como bien lo indica su nombre, no tardó en convertirse en un éxito que generó una gran respuesta por parte de sus seguidores. Parece que esta modalidad de sacar canciones sueltas se está convirtiendo en un buen hábito para Emma, que como si nada deja caer la primicia y anuncia que ya tiene listo un nuevo tema que se va a llamar “Somos nosotros”. “Es una canción que tengo hace mucho, inclusive antes de que volviéramos con Kuryaki. Hace poco nos juntamos con Didi Gutman y Rafa Arcaute y empezamos a trabajar sobre una base electro. Me puse a cantar esa frase que yo siempre tiraba en diferentes momentos y quedó bien. Construimos la canción en torno a ese estribillo y a ese sonido que logramos”, explica Horvilleur.

No sabe de apuros y se desentiende de las presiones tanto de la prensa como de la de los fans, que esperan con ansias su nuevo disco, el cual prefiere seguir cocinando a fuego lento. “El destino final de todo esto es un álbum pero a ciencia cierta no sé bien la fecha. Si me hubiera metido a hacer un disco imitando los tiempos de Dante, que los tenía mucho más claros, hubiera salido algo que tal vez hoy no me representaba”, dice trazando una línea entre su actividad como solista y la de su amigo, Dante Spinetta, quien también hizo lo propio en el festival, el viernes 16 de marzo, donde presentó Puñal, su último material. “Por más que haya un montón de puntos en común entre mi música y la de Dante somos diferentes y creo que cuando cada uno hace la suya por su lado eso se nota, se siente, no solamente en las canciones sino también como llevar a cabo un show”, sostiene el músico de 43 años que solo espera divertirse para que eso pueda replicarse en el público:

“La expectativa que tenemos es que la gente se vaya con una sonrisa, que se puedan mover, bailar un poquito. Sé que los y las de treinta van a estar ahí disfrutando”.

“La frase que más leo últimamente cuando subimos el fragmento de algún ensayo a las redes es ‘voy a volver a mi adolescencia’, y me gusta también eso. Evidentemente mis canciones acompañaron a una generación y me encanta también eso de que la gente vaya creciendo con la música de uno”, concluye el ex IKV, quien tendrá la oportunidad de volver a demostrar, esta tarde, que el traje de solista le sigue entrando y que es uno de los que mejor luce.