Se plantan como unas de las referentes de la escena nacional e internacional. Cargada de poesías y métricas, la banda que integran Sofia “Toti” Trucco, Clara Miglioli y Clara “Wewi” Trucco participó en festivales de Latinoamérica, Estados Unidos, Europa y Oceanía, entre otros.

La simbiosis patagónica-urbana les da una impronta inigualable. Desde San Martín de los Andes al mundo, las Fémina acaparan los oídos con su rap folk poderoso y atraen las miradas con su propuesta visual que va desde la danza a lo teatral.

Antes de su participación en el Festival Buena Vibra el 4 de febrero, hablamos con Toti Trucco sobre la reciente gira en Australia, el feminismo, un encuentro con Iggy Pop y el tercer disco que saldrá después de mitad de año.

En los últimos años estuvieron viajando por todo el mundo, ¿cómo hacen para estar en una constante gira?
Lo que comienza a pasar es que te metés en un circuito de festivales de música del mundo y están todos conectados. Ahí te empezás a hacer más conocida. Los productores saben lo que está pasando en los otros festivales, se van enterando, te llaman de otro lado y así sucesivamente. En Estados Unidos, por ejemplo, está todo muy organizado, la cultura de los festivales es muy grande y está instalada hace mucho más tiempo. Además, Allie Silver, que es nuestra manager, es de allá y es bastante respetada en la movida del world music. Es una genia que a medida que nos fuimos conociendo fue entendiendo cada vez más nuestro ritmo. Somos familia, nos gusta tener nuestros tiempos de descanso, no sobrecargarse. Las giras son muy agotadoras y priorizamos el bienestar del equipo.

Y ahora pasaron incluso por Oceanía, ¿cómo vivieron la experiencia australiana?
Estuvimos en Australia en dos festivales muy copados, Sidney Festival y Monafoma Festival. Una experiencia increíble, algunas personas nos conocían y muchas no. Pero en general la respuesta de la gente fue buenísima, muchos se nos acercaban emocionados, llorando. Fueron muy emotivos los shows allá.

¿La puesta en escena y la carga teatral que le agregan a los shows suman a la hora de la aceptación de un público que no entiende el castellano?
Totalmente. Además, cuando vamos a países que no tienen nuestro idioma hablamos mucho más entre canción y canción. Les contamos sobre las historias de las canciones, cómo surgieron, les contamos sobre nosotras. Charlamos mucho más que cuando tocamos en lugares donde hablan español. Se produce un contacto re lindo con la gente. Después de tocar los invitamos al lugar donde se venden los discos para charlar y se arma un ida y vuelta.

Foto: Juan F. Sánchez

¿Cómo llegaron a darle un taller de mate y de danza folklórica a un grupo de estadounidenses?
Eso fue muy gracioso. En algunos festivales los organizadores te dicen que des talleres introductorios como para compartir tu cultura. Entonces les armamos un taller del mate, de todo el ritual que conlleva. Es fascinante y la gente se vuelve loca. Les contamos cómo armarlo, los mitos, les hablamos de los payadores. Comparamos la payada con el rap, que a nosotras ambas cosas nos influencian mucho. Después salía ronda de mates y la gente no entendía nada, eso estaba buenísimo. Además del taller de mate yo di un taller de chacarera. Les enseñé a todos los gringos a bailar chacharera, muy cómico.

¿Cuál fue el punto de inflexión para comenzar a ser más masivas?
Cuando nos aliamos con Allie. Nosotras nos fuimos a Europa a hacer una gira más independiente. Tocamos en distintas ciudades de Europa pero sin tener nada armado. Lo único que estaba organizado era un festival en Francia. Ahí nos encontramos con Allie que estaba trabajando con otra banda, nos vio tocar y le encantó. Cuando volvimos de esa gira hablamos, nos dijo que le gustaría trabajar con nosotras y fue como un sueño. Desde ahí empezaron a surgir estos eventos, porque su fuerte es lo internacional. De hecho, este año la idea es girar más por el interior del país porque sentimos que estamos viajando mucho para afuera y acá nos escuchan un montón. La otra vez fuimos a Córdoba y tuvimos que hacer doble función porque se agotó. En Bariloche sucedió lo mismo. Nuestro país nos hace el aguante y es hermoso. Ahora estamos trabajando con otra productora llamada Otro Planeta que se dedica más a lo nacional. Queremos tener más movimiento acá en Argentina.

Suelen tener fechas en festivales con grandes bandas y de todas partes del mundo. ¿En esa diversidad conocieron nuevos sonidos?
Sí, nos encontramos con un montón de músicos, conocemos un montón de bandas que no hubiéramos conocido de otra manera. Te vas haciendo colegas en la ruta. Han salido colaboraciones de temas con artistas, siempre surge algo lindo. Eso es lo más copado, conocer artistas de todas partes del mundo. De repente no podés creer que te estas relacionando con alguien de Mongolia. Conocer su cultura, cómo son, es de lo más reconfortante.

¿Qué estás escuchando últimamente?
De acá me gusta mucho Los Espíritus. También Weste (proyecto de Clara Trucco) es una de mis bandas argentinas favoritas del momento. Y recomiendo fervientemente el último disco de Claridad (Clara Miglioli) que es una hermosura. Y del resto del mundo estoy escuchando Unknown Mortal Orchestra de Nueva Zelanda, Buttering Trio de Israel y Monika de Grecia.

¿Cómo quedaron después de la reunión con Iggy Pop el año pasado? ¿Lo ubican en el plano de lo real?
Fue surrealista. Él nos encontró navegando en Soundcloud, le encantó lo que hacíamos y lo empezó a pasar en su programa de radio en la BBC. Nosotras nos enteramos de que nos estaba pasando sin parar, porque no es que lo hizo una vez, nos puso varias veces y cada vez que lo hacía decía cosas maravillosas sobre nosotras. Conseguimos el contacto de su manager para mandarle un mail de agradecimiento. Sabíamos que él estaba en Miami y les comentamos que nosotras íbamos a ir a tocar ahí, por si les interesaba ir a vernos. Cuando llegamos estábamos en la playa y suena el teléfono de Allie: era el manager de Iggy. Nos dijo que estaba ahí con él y quería hablarnos. Nosotras chapoteando en el mar de Miami y de repente Iggy. Dijo que vayamos a tomar un café a su casa y salimos corriendo. Estuvimos charlando un rato, muy buena onda. Además, estaba al tanto de quienes éramos, sabía nuestros nombres. Fue una bendición.

Fémina y feminismo, dos palabras que se entrelazan. ¿Son una banda que milita por la causa?
Estamos super comprometidas. Cada vez más a medida que fuimos creciendo. Nosotras empezamos esto cuanto teníamos veinte años. Quizás con menos conciencia en ese momento, no por menospreciar a la gente de esa edad, todo lo contrario. En esa época éramos bastante pillas, las letras más potentes las escribimos de chicas. Fuimos tomando más conciencia de quienes éramos y del nombre que llevábamos. Se fue potenciando con el tiempo y en nosotras creció el compromiso que nuestro nombre y nuestras canciones llevan. Escribimos cosas muy potentes sobre la mujer todo el tiempo. Muchas se sienten reflejadas y representadas por nuestras palabras y en algún punto empezó a ser cada vez más una bandera. A todos lados donde vamos nos preguntan por esto. Nos hizo tomar partido y sentarnos a pensar que es un honor tener una voz y la posibilidad de representar a muchas mujeres. Me honra y me parece un compromiso hermoso.

En los últimos años en Argentina fue creciendo el feminismo y el empoderamiento de la mujer. ¿Sucede lo mismo en los otros países que visitaron?
En todos lados se está creando mucha conciencia y se habla de este tema. Eso está buenísimo. No sé si en la misma medida que acá. En Argentina las mujeres se están uniendo, no pasa desapercibido casi nada y eso es muy positivo. Alrededor del mundo hay muchos movimientos de mujeres queriendo generar un cambio de conciencia. Que sea positivo para todos, mujeres y hombres. Porque esa es la bandera del feminismo, un movimiento en pos de un cambio de paradigma para todos.

Están grabando su nuevo disco producido por Quantic. ¿Cuándo lo podremos escuchar?
Queríamos que salga a mitad de año, pero seguro saldrá en primavera. A Quantic lo admiramos mucho, yo soy fan hace muchos años. Siempre que soñábamos con alguien que nos produzca el disco él estaba ahí en primer lugar. Un día nos lo cruzamos en una fecha en Estados Unidos, nos conocimos y le encantó lo que hacemos. Pegamos re buena onda y le preguntamos si quería ser nuestro productor. Se re copó y nos fuimos a un estudio que recién inauguraba en Brooklyn. Estuvimos dos semanas muy intensas grabando el disco que está increíble.

*

Foto principal: Sebastian Arpesella.

Fémina se presentará el domingo 4 de febrero en el Festival Buena Vibra junto a Juana Molina, Sig Ragga y Francisca y los Exploradores. Desde las 16hs. en Ciudad Cultural Konex (Sarmiento 3131, CABA). Más información. Evento en Facebook. Entradas disponibles en la boletería del lugar o por el sitio oficial.