Compartir

Ok Pirámides es la mezcla perfecta entre el mejor cuelgue de Spiritualized, la cultura house y de éxtasis que dejó Happy Mondays y la guitarra rabiosa de Neil Hagerty con sus Royal Trux. Julián della Paolera, ex Victoria Mil, ya tiró sobre la palestra dos discos que prometen dejar una marca dentro de la escena local.

“Cuando ensayamos con Ok se para el mundo. Hay una energía entre nosotros”, dice Julián, y es un poco lo que muestra Pirámides cuando uno los ve en vivo. La energía y la química de la banda salta a la vista desde el primer acorde. Las canciones de Ok Pirámides son una amalgama perfecta entre la guitarra con clara conciencia pop de Gonzalo, ex Látigos, y la voz y segunda guitarra de Julián que puede pisar el pedal y dejar un caos perfecto que recuerda al Spacemen 3 de Sound of Confusion tocando “Losing Touch with My Mind“.

“En vivo Ok Pirámides es increíble, las imágenes, todo, todo en vivo es increíble”, agrega Julián para dejar bien en claro que es esencial ver en vivo a Ok pirámides. Quizá para entender el concepto total que encierra a la banda, o quizá solamente para viajar entre los sonidos y las imágenes que la banda propone cada vez que sube al escenario.

Julián viene haciendo canciones desde los 90, cuando decidió formar La nueva flor, una banda que tenía tantas cosas de Stereolab como del kraut rock de Can, Neu! y Faust. Unos años más tarde, pasó a formar Victoria Mil, que junto a Los Látigos y Babasónicos, cambiaron el sonido y la forma de hacer las cosas. “Si los fans me tienen que hacer la lista de temas que tenemos que tocar no toco más”, cuenta Julián, y en la declaración deja ver algunos de los motivos que hicieron que Victoria termine sus días de componer buenas canciones. “Igual, nunca nadie me llamó para decirme que nos separábamos”, sumó Julián.

“Encuentro varias diferencia entre el primer disco de Ok pirámides y este de ahora, la forma de grabarlo por ejemplo. El primero fue más caótico”, explica Julián.

Pirámides ya nos dejó un primer disco homónimo plagado de canciones con guitarras saturadas y letras donde parece que alguien le recrimina a Julián que solo le gusta el rock aunque todos lloren a su alredor. Ahora, la banda ordenó un poco ese caos, pero sin bajar la velocidad, y Explota en tu cabeza es el disco sucesor que promete literalmente explotar en la cabeza de cualquiera que lo que escuche.

Foto principal: Gentileza Geiser Discos.