Oriundas de Francia y Cuba, Naomi Díaz y Lisa-Kande Díaz son gemelas y forman uno de los dúos de electrónica alternativa más importantes del mundo. Este año lanzaron Ash, su segundo disco de estudio, el cual fue grabado en el 2016 durante el periodo electoral en los Estados Unidos. En este nuevo álbum, Ibeyi deja de lado un poco las experiencias personales y sale al mundo para intentar entender lo que está sucediendo.

Ash pasa por tópicos tan complejos como lo son el racismo, la violencia, la discriminación y la lucha diaria de la mujer para sobrevivir en un mundo machista. Tuvimos la oportunidad de hablar con ellas sobre cada uno de estos temas, la grabación del disco y las diferencias con el primero, la participación en X Factor de Italia y muchas cosas más.

Han pasado un poco más de dos años desde la salida de su primer disco y este nuevo material. ¿Cómo fue la transición y el comenzar a grabar un nuevo álbum ya teniendo un nombre en la escena? ¿Sintieron presión de no cumplir con ciertas expectativas?
Había presión pero tratamos de no pensar en eso y fue así que lo hicimos, sin pensar demasiado. Nada más queríamos hacer un disco que se parezca a nosotras al ciento por ciento e intentamos lo mejor que pudimos. Eso era lo único que nos importaba, en el estudio no pensamos en la gente ni en los fans, no pensamos si les va a gustar la música o no, ni cómo van a reaccionar. Cuando uno está ahí adentro tiene que pensar en si le gusta la música que está haciendo y si eso que está sucediendo representa lo que uno en verdad quiere decir.

¿Creen que el hecho de hacer tantos shows durante dos años influenció la manera de enfocarse en Ash y su sonido?
Sí, influencio el sonido muchísimo, creo que la razón por la cual el disco suena como suena es porque hicimos gira por esos dos años en el mundo entero y nos dimos cuenta que álbum queríamos hacer. Algo mucho mas electrónico, más producido. Y queríamos, sobre todo, hacer bailar a la gente y que canten más fuerte. Buscamos algo más visceral y eso fue como una revelación en este tiempo de tour.

El primer disco tenía que ver más con su vida personal, más introspectivo. ¿Sienten que con este disco teniendo en cuenta los diferentes episodios en el mundo cambió la manera de componer del dúo? ¿Sienten que en este disco Ibeyi se abre más al mundo y todo lo que está sucediendo?
Sí, creo que nos abrimos al mundo pero no sé si tiene que ver con lo que está sucediendo. Es más porque crecimos y sentimos era tiempo para nosotras de hablar de eso. Todo lo que decimos en Ash son ideas que vienen de hace años pero primero necesitábamos hacer un disco sobre nuestra familia, queríamos hacerle un homenaje a nuestro padre y a nuestro hermano. Entonces no nos dio el tiempo ni el lugar para hablar de eso, aunque sí son temas que hablamos en nuestra vida cotidiana. Pero tienes razón, el primer álbum es más sobre nuestra vida y el pasado, y este es más sobre el mundo y el presente.

Foto: Amber Mahoney

Ustedes mismas se consideran muy distintas entre sí con personalidades muy diferentes. ¿Cómo se ve reflejado esto cuando entran al estudio?
Uh, se siente mucho, cada una tiene sus fuerzas. Naomi es todo ritmo y producción, yo me ocupo más de las canciones y todo lo que es melodía. Es muy definido y no es algo que practicamos, simplemente pasa así.

En el primer disco tuvieron la oportunidad pero no se permitieron colaborar con otros artistas, ahora eso cambió. ¿Por qué tomaron ahora la decisión de colaborar con artistas como Kamasi Washington o La Mala Rodríguez? ¿Qué fue lo que cambió para que se permitieran abrir con otros músicos en el estudio?
Creo que antes teníamos miedo que alguien nos quitara del camino o el protagonismo (risas), ahora nos sentimos más fuertes y sabemos quién es Ibeyi y como suena; ahora queremos trabajar con mucha gente porque sabemos que eso no nos va a influenciar para mal, sino todo lo contrario, nos da más fuerza todavía.

Me voy” es la primera vez que se animan a grabar y editar una canción en español. ¿Qué tan importante fue para ustedes tenerla en el disco? ¿Cómo nació teniendo en cuenta que es bastante diferente al resto de Ash?
Fue muy importante porque Naomi quería una canción de reggaetón hace un tiempo, me lo venía diciendo desde hace años. Lo más importante para nosotras era hacer una canción en español que suene como Ibeyi, y lo lindo fue buscarnos en ese tipo de canciones y ese género, eso es lo que nos excita y nos da ganas de crear. No queremos hacer tres veces lo mismo, no es algo que nos interesa. Entonces buscar nuestro propio sonido en el género fue genial y también el hacer bailar a la gente fue el objetivo. Todas las noches vemos al público bailar, sudar y cantar, es algo muy lindo.

¿Cómo fue el proceso de grabación y colaborar junto a La Mala Rodríguez?
Fue muy lindo, simple y natural. No la conocíamos pero sabíamos que ella tenía idea sobre nosotras. René de Calle 13 nos dio su e-mail y le enviamos un mensaje con la canción, al día siguiente nos mando su parte terminada. Fue súper rápido, ella es una persona increíble y tiene un talento que te deja sin palabras. Su letra es muy femenina, sensual y fuerte, nos encantó trabajar con ella.

Después aparece una canción como “Deathless” que trata un tema muy importante como es el racismo, algo que sigue siendo grave en estos tiempos. ¿Creés que la sociedad evolucionó con respecto a lo que sigue sucediendo?
Creo que sí, pero a uno le gustaría que todo eso sea cuestión de pasado y no lo es, para evolucionar un poco más y acabar con eso hay que hablar del tema, no nada más decir “es mejor que antes” y listo. Creo que estamos mejor que antes pero aun nos falta un tremendo trabajo. Era muy importante hacer “Deathless“, era una canción que necesitábamos, una obra para sentirnos inmortales y que si podemos cambiar cosas, así sea algo chiquito, sea con la certeza que se puede hacer el cambio.

La canción fue inspirada en un momento horrible que tuviste que pasar. ¿Cómo fue transformar ese episodio en música?
Fue un proceso muy lindo, creo que es de las cosas que más me gusta en la música, es lo que me hace bien. De repente uno tiene la oportunidad de cambiar un momento duro en algo lindo y sanador, lo difícil y doloroso en algo bello, y puede tocar a la gente con lo que dice y ya no se siente solo tampoco. Me cuesta explicártelo pero es de lo mejor del mundo.

¿Creés que la música ayuda en este tipo de momentos?
Sí, ahora lo puedo saber porque giramos en los Estados Unidos con este disco durante un mes y nos quedamos firmando y sacando fotos con el público. Todas las noches la gente se nos acercaba a decirnos que canciones la ayudaron por diferentes motivos. Es muy bonito y también me ayuda a mí misma de manera increíble, la música en general y el arte.

Así como ustedes son influencia para la gente, ¿qué artistas las influencian a ustedes?
Ufff, hay como un millón de artistas, para decirte algunos: mi diosa total es Nina Simone, también me encantan James Blake, Chilly Gonzales… Sumale que también me encantan poetas, me gustan los artistas en general, la gente piensa que como uno hace música solo escucha música pero no es verdad, yo puedo escribir veinte canciones con tan solo una frase de un libro que me inspire a hacerlo.

En canciones como “Transmission/Michaelion” y “No Man Is Big Enough For My Arms” utilizaron samples de frases de Frida Kahlo, Michelle Obama y Suzanne Maliouk. ¿Cómo fue el proceso de elección de estos? ¿Qué importancia tienen en el disco para ustedes?
La verdad que fue una experiencia muy linda porque sucedió de manera natural, no es que llegamos al estudio pensando “queremos utilizar una frase de esa persona u otra de aquella”, no fue para nada así, fue muy orgánico el proceso. Por ejemplo, “No Man is Big Enough For My Arms” es una frase del libro de Suzanne Maliouk, lo estaba leyendo de casualidad y cuando leí eso me quedé como sorprendida, literalmente boquiabierta. Le mostré la frase a Naomi y a Richard, el productor, y los dos dijeron a la vez que teníamos que hacer una canción basándonos en ella. De ahí empezó todo esto de encontrar un sample para el tema. Richard es increíble con el sampling, la verdad sabe mucho de eso y nos decía qué le hacía falta a cada parte. Ahí, nos acordamos de este discurso que recién había dado Michelle Obama, lo escuchamos y empezamos con la idea de poner una palabrita y terminamos poniendo medio discurso (risas). Fue muy lindo porque lo que dice no es política, es increíble y verdadero, te diría que hasta poético.

La canción la llegaron a presentar hace poco en X Factor de Italia. ¿Cómo fue la experiencia de presentar una canción de este tipo con un claro mensaje de desigualdad de género y poder femenino en una plataforma donde no es tan común ver algo de este estilo?
No es común para nada y eso es lo mágico con Ibeyi, nos suceden cosas como esas, algo muy comercial. Nunca imaginé que iba a cantar en un X Factor y menos en el primer programa de la nueva temporada, todo el mundo en Italia vio eso y fue genial. Además fue muy agradable trabajar con el equipo del show, ellos querían de verdad hablar de estos temas, de las mujeres y mostrar un poco lo que sigue pasando. Me acuerdo que el dueño del canal nos vino a ver y quedó muy contento con que haya algo así en televisión, algo con sentido para abrir un programa totalmente mainstream. Fue muy lindo, muchas mujeres de Italia nos mandaron mensajes luego, muchos jóvenes también.

Por último, se van a estar presentando en Argentina en febrero. ¿Qué podemos esperar de un show de Ibeyi acá por primera vez?
Ay, me encanta como decís Ibeyi, me fascina. Bueno, en el escenario solo somos nosotras dos y queremos hacerlos bailar, sudar y pasar un momento fuerte e intenso, lleno de transmisión y amor.

*

Ibeyi se presentará el domingo 4 de febrero a las 20hs en Niceto Club (Av Cnel. Niceto Vega 5510, CABA). Las entradas están a la venta mediante Ticketek.