Llegamos al lugar acordado para la entrevista poco después de las 2 de la tarde. Jimmy Rip se encontraba conversando con otro par de periodistas y esperamos nuestro turno tomando asiento en una de las mesas de aquel restaurante de Palermo en el cual una leyenda viviente del rock, desde hace unos años residente en la Ciudad de Buenos Aires, respondería nuestro cuestionario en nombre de la banda que actualmente conforma junto al enigmático Tom Verlaine.

Si bien es sabido que originalmente Jimmy no hacía parte de la formación de la banda que cambiaría para siempre la historia del mítico bar CBGB -y de paso la del rock de los setentas-, también es cierto que Rip cuenta con un importante catálogo de colaboraciones y proyectos musicales en su haber. Basta con nombrar su papel como guitarrista y director en el álbum solista de Mick Jagger, Wandering Spirit; de su labor como productor, arreglista y músico junto a artistas como Debbie Harry, Rod Stewart, Ratones Paranoicos y más recientemente su disco Jimmy Rip and the Trip, lanzado en 2010, en compañía de las argentinas Luli Bass en el bajo y Silvana Colagiovanni en la batería. En ese sentido, esperábamos poder tener una charla abierta con él acerca de sus primeros acercamientos a la música, su experiencia en la escena internacional, así como en la local durante estos últimos años, y por supuesto, escuchar cómo era el trabajar junto a un artista tan talentoso y de carácter fuerte como lo es Verlaine, y finalmente qué tienen preparado para el esperado show que Television brindará este sábado 13 de agosto en el Teatro Vorterix.

Tras saludarnos con un apretón de manos, Jimmy se acoda sus lentes y su distintivo sombrero negro y le pregunta a Franco de dónde es. Apenas él le responde que del Perú, Jimmy comienza a hablar de lo mucho que ha querido siempre tocar allí. Luego Franco menciona que toca en una banda de surf rock llamada Banana Child, y Rip entonces comenta muy entusiasmado acerca de la energía y psicodelia del rock peruano y nombró a Los Saicos como uno de sus mejores descubrimientos musicales recientes, lo cual dio inicio a nuestra entrevista con una improvisada pregunta:

Laura: ¿Cómo es que conociste la música de los Saicos? Fueron muy grandes en los sesentas a nivel local pero no sé si llegaron a ser muy escuchados en los Estados Unidos o Europa…
(Risas) Tengo una buena historia al respecto porque justo hace un mes los escuché por primera vez. Resulta que estoy produciendo una banda local que se llama Utopians y el estudio que estábamos usando está en Flores, y en la esquina había una panadería atendida por señoras peruanas y entré allí un día y sonaba esta música de fondo con guitarras geniales y yo estaba maravillado preguntándome ‘¿qué banda es esa?’ Y sucede que a estas señoras mayores les gustaba cuando eran chicas, la conocían de su juventud, y sabes que mi español aún es muy malo… Ellas se habían estado riendo porque yo había estado yendo todos los días a comprar facturas para llevar al estudio. Y ellas siempre que yo iba me miraban como si fuese de otro planeta, porque no luzco como si viviera acá, y finalmente cuando hablé ellas se dieron cuenta de que no puedo hablar español, pero como les pregunté acerca de la música, ellas empezaron a contarme. Y después le pregunté a los Utopians y ellos sabían todo acerca de Los Saicos. Realmente es una banda que hacía muy buena música.

L: Sí, hicieron música genial incluso antes de la explosión del punk en el mundo anglosajón. Ahora me gustaría ir poco más atrás en el tiempo y preguntarte acerca de tus comienzos en la música y acerca de qué experiencias de tu infancia/adolescencia crees que posteriormente marcarían tu estilo y tu visión artísitica.
Bueno, pues yo crecí en la ciudad de Nueva York, así que obviamente, había de todo. Pero lo más importante es que mi hermano, que es ocho años mayor que yo, tocaba la guitarra y ya sabes cómo es eso de que los hermanos menores quieren hacer todo lo que el mayor hace. Así que esa fue la forma en cómo empecé a tocar, y fui muy afortunado de que su gusto musical es muy bueno. Muy muy bueno. Y además de eso era un buen hermano, de tal forma que desde una edad muy temprana me llevaba a recitales: Fuimos a ver a los Rolling Stones en 1965, yo tenía apenas nueve años entonces. Y apenas tocaron por 20 minutos, todos tocaban apenas 20 minutos en aquella época… Pero ese fue un show que también tenía a Marvin Gaye, y muchos otros grandes artistas. Así era como hacían las cosas entonces: Había como diez bandas que tenían canciones muy exitosas y cada una tocaba 20 minutos. Entonces… recuerdo muchos gritos y pensé que todo eso era demasiado genial.

L: Bueno, ya me lo puedo imaginar. Seguro que experiencias así te marcan e inspiran.

Franco: Seguro sabrás que en la actualidad hay una gran cantidad de guitarristas que usan muchos efectos y pedales para lograr ciertos sonidos. ¿Qué pensás al respecto de esos recursos?
Bueno, yo soy uno de ellos y Tom no lo es. Uso muchos pedales, y la razón por la cual los uso en Television es porque realmente trato de recrear lo que Richard Lloyd hizo en el álbum. E incluso cuando en Marquee Moon no hay pedales, hay cero pedales; todo fue hecho con double tracking real y recursos así. Obviamente no puedes hacer esas cosas en el escenario, así que tengo delays y efectos que ayudan a que la guitarra suene más como en el disco. Creo que las personas vienen a vernos y muchos de ellos no nos han visto antes en vivo, y han escuchado a Marquee Moon toda su vida. Quiero decir, hay gente de mi edad que ha escuchado ese álbum toda su vida, 40 años. Entonces quieres entregarles ese disco en vivo. Tom no necesita pedales ni efectos porque en la grabación de ese álbum él no hizo double tracking ni nada con sus líneas de guitarra, a diferencia de Richard. Él incluso tenía de los primeros delays digitales en el estudio e hizo doble, triple, incluso en algunos casos cuádruple tracking con su guitarra, en los solos y en las hermosas líneas que aportó en canciones como “Venus“. Así que para conseguir ese sonido, tengo que usar pedales.

F: Claro, es un recurso necesario para tocar ese disco. También quisiera saber quién definitivamente inspiró tu manera de tocar, o al menos quién fue el primer músico que te impresionó realmente en cuanto a su técnica y luego también con qué artista, de todos los grandes junto a los cuales has trabajado, te has sentido más exigido a nivel profesional.
Bueno, el primero que me inspiró, sin duda alguna, sería Jimi Hendrix. Nunca llegué a conocerlo porque yo aún era muy chico, él murió cuando yo tenía 14. Aún no había salido al mundo musical en ese momento. Y en cuanto a tu otra pregunta, no veo a ninguno de los proyectos con los que he trabajado como un reto o algo así. Ciertas canciones son más difíciles que otras, y en Television, de hecho, las canciones son bastante diferentes, las partes de guitarra no son normales. Pero cuando realmente te metes en ellas te das cuenta de que no es que sean complicadas sino que realmente no son…

L: ¿Convencionales?
Exactamente, esa es la palabra, convencionales. Lo cual creo que es una de las cosas que hace que la gente ame esa música, ¿no? Te tuerce el cerebro…

L: Claro. No es rock progresivo, no es punk, no es postpunk, es algo diferente…
No, es Tom. No hay categoría para Tom. (Risas)

L: Bueno, eso es cierto. Ahora, como periodista, me gustaría saber si has leído alguno de los libros de Simon Reynolds (Retromanía o Postpunk) que hablan acerca de la escena musical anglo entre los 70s y 80s, principalmente, o si tenés algún libro de historia musical que quisieras recomendar, en caso que leas algo al respecto…
La verdad no he leído ninguno de esos libros, y la razón por la cual no lo he hecho es porque estuve allí para vivirlo (Risas). Y los libros pueden ser… Por ejemplo, el libro de Richard Hell… A Tom no le parece que el libro de Richard Hell sea muy verídico. El de Patti Smith (Just Kids), es un libro muy diferente y pienso que es maravilloso. Lo leí. Es muy sentimental, obviamente, porque en él habla de sus años de juventud y de su amigo fallecido. No he leído el segundo libro, el que publicó luego de este, pero estoy seguro de que es genial. Me gusta su forma de escribir y me parece que es muy dedicada a realmente contar la verdad. Mucha gente en cambio suele inventar cosas al escribir sus memorias porque ya sabes, ¿quién va contradecirlos? En todo caso, no suelo leer mucho acerca de esas décadas musicales. Prefiero leer acerca de las épocas en las que yo no estuve allí, previas la mía, como las de los años 50: Blues, todo eso. Es acerca de lo que suelo leer.

L: Comprendo y también me parece muy honesto el testimonio de Patti en ese libro. La siguiente pregunta es relativa a la aversión de Tom por asistir a recitales de rock, o al menos leí que él decía que hace años que no va a ver ninguna banda en vivo. ¿Es eso cierto? ¿Qué bandas sueles ir a ver en tu caso, y cuáles escuchás de lo nuevo de la escena local?
Bueno, él nunca ha ido a shows, eso es cierto. Yo escucho de todo. Él y yo somos bastante diferentes en ese tipo de cosas. A Tom le hace muy mal el resonar de los parlantes, le molesta hasta el punto en que… no es que diga “No me gusta esta música”, es que realmente lo enferma, le hace mal a nivel físico: le causa dolores de estómago. Nosotros normalmente pasamos por una larga prueba de sonido antes de tocar y hay ciertas frecuencias bajas que le hacen mal a él. Y es una de las razones por las cuales en vivo no sonamos como una banda moderna en lo absoluto. Porque cada banda ahora tiene estos grandes parlantes para el bajo que se llaman sub buffers, y tenemos estipulado que no podemos usarlos. Tiene que estar apagados. Por mi parte, no me molestan, pero a Tom realmente lo afecta físicamente, y como hoy en día todo el mundo usa ese tipo de amplificadores, es principalmente una de las razones por las que él no va a ver bandas.
Respecto de los nuevos artistas argentinos que me gustan mucho, bueno, actualmente están los Utopians, con quienes he estado trabajando, como les comenté antes. También, y aunque no he escuchado su último álbum, también me gusta Banda de Turistas. Pienso que su primer álbum fue realmente bueno, de hecho me gustaría trabajar con ellos en algún momento. Conozco al tecladista, me lo he cruzado varias veces, me parecen buenos chicos y creo que pueden seguir haciendo álbumes geniales. Así que espero quizá colaborar con ellos en el futuro.

L: Genial, espero que si leen esta nota tal vez se animen a contactarte. Y referente también a la música argentina… La primera vez que viniste al país a finales de los noventas, alcanzaste a conocer a Pappo, tocaste incluso con él. ¿Cuál fue tu primera impresión respecto de él y cómo fue la experiencia a su lado? Porque así como Television es una banda mítica a nivel internacional, Pappo es tal vez el guitarrista más mítico en Argentina.
(Risas) Sí, eso es seguro. Es mítico. Y lo más loco de aquel momento en que toqué con él es que yo no sabía quién era él. Porque yo vine acá en 1997, invitado por Juanse (de Los Ratones) y yo por ese momento estaba tocando un montón de sesiones de grabación en Nueva York, como un músico de estudio, y empecé a tocar en muchas de ellas producidas por un hombre llamado Didi Gutman, que ha estado en varias bandas, una de ellas es Brazilian Girls, él me llamó y me dijo: “Hey, está este músico en Argentina que tiene una banda que a la que suelen llamar los Rolling Stones argentinos y ellos te conocen por tocar con Mick Jagger y quisieran invitarte a tocar con ellos en su país” y yo pensé “Bueno, podría ser divertido, ¿por qué no?”, nunca había venido antes por acá. Y cuando llegué no estaba muy preparado para lo que sería, para el momento los Rolling eran muy importantes, sabes, eran los noventas y los Ratones eran también muy populares. Y yo no estaba listo para todo eso, cuando tocamos me di cuenta lo loca que estaba la gente y lo genial que era el público. La energía que recibía era fantástica y, en el medio de todo eso, tocamos en este teatro que ya no existe más en Belgrano y en esa ocasión, en el encore, al final del recital, hay otro guitarrista en el escenario: un tipo grande y con mucho cabello y yo estaba como “Bueno, ¿quién es?” y cuando empezó a tocar pensé que era tremendo, así que tocamos juntos y estuvo genial. Pero yo no sabía bien quién era. Recuerdo que Charly García estaba allí esa noche, incluso Susana Giménez estaba allí. Cualquier personalidad que podría estar en la Argentina en 1997 estaba allí (Risas). Y entonces conocí a todos, pero en realidad tuve que esperar 11 años después de ello, cuando empecé a venir acá mucho y a tocar los Ratones y la gente todo el tiempo hablaba de Pappo y yo no sabía que había tocado con él. Entonces Juanse tuvo que decirme “Pero si vos tocaste con él aquella vez”, y yo estaba realmente sorprendido de haber caído en cuenta de ello.

L: Bueno, pero ahí tienes una buena historia junto a Pappo.
Sí, pero de haber sabido quién era en ese momento… Sé que Pappo hablaba muy bien el inglés, y me hubiese gustado de verdad llegar a conocerlo un poco más. Me hubiese encantado tener una conversación con él. Sabes que todos tienen una historia con Pappo, algunas son malas, pero la mayoría de ellas son geniales. Yo también tengo una pero desearía que tuviese que ver más con de hecho conversar con él porque creo que seguramente era un tipo muy gracioso y un gran personaje.

L: De eso no cabe ninguna duda. Bueno, esta siguiente pregunta tiene que ver más con la actualidad de la industria musical ¿Cómo te sentís respecto de la distribución de la música en internet? Porque cuando empezaste a tocar este no era precisamente el método más usado por las bandas y ahora la mayoría de los músicos pueden ser encontrados gratis y libremente en plataformas como YouTube y Spotify, etc. Por otra parte, también ahora cualquiera puede desde su computadora grabar por su cuenta y publicar un álbum. ¿Cómo te sentís al respecto de estas situaciones?
Bueno, mi hermano era un genio de las computadoras cuando aún tenías que tomar una tarjeta y ponerla en agujeros para crear códigos de programación informática. Y entonces para programar una computadora tenías cientos de tarjetas, presionabas agujeros toda la noche para hacer un simple programa… Él ha estado haciendo eso durante toda su vida y en 1991, cuando el primer CD salió al mercado, mi hermano, quien siempre ha sido bueno en predecir el futuro, me dijo “¿Sabes qué? Todo el mundo quiere las cosas en formato digital, pero adivina qué…”. Sabes, nosotros tenemos una expresión en inglés que dice “cuando la crema dental sale del tubo, nunca puedes ponerla de vuelta adentro nuevamente”. Y me dijo “Observa, porque esto va a ser un desastre porque nunca vas a poder parar. Puedes encriptar una información, pero luego un chico de 16 años en Dakota del Sur está hackeando y puede romper esa codificación en una hora, sin importar lo que hagas”, y creo que tiene razón, es un desastre. Así que me siento de dos formas al respecto: Es horrible, y por otra parte, qué podemos hacer, esto es lo que tenemos. Desde la posición de alguien que escribe canciones y hace dinero de ello, y de vender discos y todo eso, pienso que ha destruido el negocio de la música. Y la gente, en especial la generación de millenials, no se dan cuenta de ello y de que en realidad si no puedes hacer dinero, entonces quién va a querer hacerlo. Si no puedes ganarte la vida haciendo esto, quién puede costear hacerlo. Si no puedes esperar siquiera recibir un poco de dinero gracias a tu esfuerzo. Y no hablo de ser una estrella de rock con un jet privado, solo recibir lo suficiente para seguir adelante.

L: Ciertamente, entiendo tu perspectiva al respecto. Es una situación irreversible a estas alturas, porque es cierto que internet ya es omnipresente en nuestras vidas. La última pregunta que queríamos hacerte es acerca del show de este sábado junto a Television, y de tus planes futuros con tu proyecto solista.
Bueno, la última vez tocamos acá con Television tocamos apenas un par de canciones de Marquee Moon, solo hicimos tres. Desde entonces, en 2014 nos pidió un promotor australiano si, por mucho dinero, tocaríamos todo el Marquee Moon en vivo. Y Television nunca ha hecho eso, nunca. Ni siquiera en los setentas, ellos nunca tocaron “Torn Curtain”, ni “Guiding Light”. Así que incluso Tom, Fred y Billy tuvieron que re-aprender esas canciones para esos shows. Y aunque no vamos a hacer todo el disco en vivo acá en el show de Buenos Aires, vamos a tocar al menos cinco o seis canciones de ese álbum, incluso podrían ser siete. Vamos a ver qué pasa esa noche. No haremos todas las ocho canciones, pero creo que sí la gran mayoría y es una oportunidad especial. Los asistentes va a estar muy contentos, muy emocionados porque van a ver en vivo las canciones que más aman. Y luego, con mi proyecto en solitario, vamos a tener un show en Roxy Club el 22 de septiembre, presentado mi nuevo álbum Blues Life.

Entrevista por Laura Camargo y Franco Yangua.

Television se presenta en Buenos Aires este sábado 13 de agosto en el Teatro Vorterix, con entradas a la venta mediante Ticketek. Más información.