Julián Aznar es un músico, compositor y productor de música pop/rock/electro de la ciudad de Buenos Aires.

En 2009 editó el single “Electric Gigolo” y se convirtió en el primer músico argentino en tener su propio videojuego. En 2011 fue nominado a los Premios Gardel 2012 como Mejor Álbum Música Electrónica por su trabajo Early Singles. Y a principios de 2012 sufrió una hipoacusia súbita, perdiendo la audición en su oído izquierdo.

Desde chico se fue haciendo paso en la música a base de experimentación y mucho de autodidacta. Marcado por los videojuegos de su infancia y los sintetizadores encontró en la música un escape a lo terrenal. Creó personajes imaginarios como Narcisious Voice, un músico pop alemán que fracasa sin poder encajar ningun hit en los charts y que termina en una remota isla desierta del Tigre. O bajo el pseudónimo DJ Patrick King, reversionando canciones de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota en formato electrónico. O en proyectos como Nussbaum, en ek cual se desempeño como compositor y productor. Hasta finalmente encontrar su punto máximo, aquel Gigolo Eléctrico: el cliché del motociclista nocturno que debe enfrentarse a temerarias pandillas para poder salvar a la chica. En eso se basa su videojuego, que fue pensado a raíz de una hipotética película que nunca existió.

¿Siempre te gustó eso de crear personajes?
Sí, inclusive mucho antes de hacer música. Escribí todo tipo de cosas, guiones para historietas, para películas, novelas… Casi todo inconcluso.

Hasta que finalmente te convertiste en un Electric Gigolo..
Esa era una canción que originalmente pensé para un personaje que había creado, “Narcisious Voice“. Después me la apropié para mi persona.

¿Cómo surgio la idea del videojuego?
Junto a Pontura, guitarrista de mi banda y programador, en un viaje en auto a Mendoza, a donde íbamos a tocar (por eso el viaje total en el videojuego dura 1000km). Él tenía una programacion muy simple que usamos de base y la modificamos. Yo me puse a hacer el arte pixel por pixel. La idea ya estaba hacía mucho y aprovechamos todas esas circunstancias para ponernos a trabajar y llevarlo a cabo. Fue una gran experiencia.

¿Qué opinas de ese eterno retorno a los 80’s? ¿Crees que sigue vigente o que ya perdió su sentido?
Calculo que siempre estará vigente. Como los 70’s o los 60’s. Obviamente esa frescura del retro 80s ya no existe porque se dio por primera vez hace bastantes años. Ya se creó mucho sobre eso. Las parodias ya no son tan graciosas, etc. Pero todo depende de la edad que tengas y cuánto hayas consumido de todo eso. Siempre habrá público nuevo, que desconozca esa década y se seguirá creando material al respecto.

¿Que estás haciendo ahora?
Estoy produciendo, mezclando y masterizando. A Naomi Preizler, WOM, Piscis Machine, Marcianos, etc.

¿Sigue en pie tu carrera solista?
Por supuesto, siempre está presente.

¿Tenés en mente volver a sacar otro disco? ¿O te sentís más cómodo en el rol de productor?
Tengo mucho material. Pienso sacar varios discos más. Igual en el rol de productor me siento muy cómodo. Siempre me sentí muy cómodo, aún antes de producir a nadie.

¿Como fue el proceso de perder la audición?
La audición en el oído izquierdo la perdí de un día para el otro. El proceso largo fue el de acostumbrarme a mi nueva situación. Y ese proceso continúa hasta el día de hoy.

¿Y cómo afectó a tu forma de trabajar?
Al principio pensé que mucho. Que tenía que modificar todo. Pero rápidamente me di cuenta que no afectaba casi nada. Excepto el efecto stereo. El resto sigue igual. Ahora tengo ambos monitores del mismo lado y uso softwares que me ayudan a chequear el estéreo. Aparte de escuchar todo dos veces por el lado derecho…

¿Cuáles son tus influencias musicales?
Son miles. Podría nombrar muchísimos músicos de la historia y cosas desde la escala temperada hasta acá, pero actualmente son más aquellas que no decido escuchar. Pero que escucho todo el tiempo, cuando camino por la calle o cuando, esté donde esté, suena algún tema.