kah-band

En el 2014, Kill All Hipsters lanzó su primer trabajo discográfico: Kanpai. El álbum fue elegido como los mejores del año por varios medios, entre ellos nosotros. Este año, la banda de Julieta Ruiz, Victoria Mórtola, Rocío Alem y Mailen Gayoso presentó Turbio, su segundo disco, con un sonido bien definido y mucha potencia. Fue grabado en vivo en Rinoceronte Estudio, producido y mezclado por Santiago Desimone en 7am Mixing y masterizado por Estanislao Lopez en Caja de Ruidos. El arte de tapa es una creación del artista Santiago Alem.

Poco después del lanzamiento, comenzaron a llegar los cambios. El primero (y más triste para los seguidores), fue la noticia de que Mailén Gayoso dejaba la banda; el segundo, que se mudaban a Inglaterra, donde actualmente residen; el tercero, y último hasta ahora, fue el cambio de nombre: ahora la banda se llama KAH.

Entre la nostalgia y el entusiasmo por lo que vendrá, las chicas respondieron algunas preguntas sobre el disco (pueden escucharlo al final de la nota), los cambios y la nueva experiencia de llevar su música al viejo continente.

Después de mucho tiempo de búsqueda y crecimiento, Turbio es un disco sólido, con mucho rock y un sonido bien definido, consecuente con tantos años de trabajo. ¿Cómo fue el proceso de grabación y edición?
Julieta: Fue interesante y diferente al disco anterior. La bajada de estética y concepto lo pensamos con Mai en mucho tiempo libre en la sala que alquilábamos en enero de este año. Tiempo libre porque Vicki y Ro estaban de vacaciones. Santi Desimone, el productor con el que trabajamos Turbio (hoy un gran amigo), propuso que grabemos en vivo y la verdad es que sentí la diferencia.
Rocío: El proceso de grabación lo hicimos en dos días. El primer día todas las bases instrumentales y el segundo día las voces. Fue intenso pero muy divertido, veníamos ensayando durante mucho tiempo, pero aún así había canciones que no sabíamos cómo iban a quedar o si íbamos a tardar mucho en sacar una buena toma, como nos pasó con “Desierto“, que es un separador/tema que armó Mai y que es más nuevo. La etapa de mezcla fue mucho más extensa y minuciosa, teníamos una idea general homogénea resuelta para el álbum y creo que nos sarpamos en especificidades (en el buen sentido) .
Mailén: Yo creo que si hubiéramos intentado grabar el disco anterior así, probablemente no nos salía como nos salió éste. El sonido definido surge porque teníamos una idea más concreta en el momento de cranear Turbio. Algo que Santi De Simone entendió a la perfección y lo potenció.
Victoria: Haber grabado en vivo no es lo único que lo distingue de Kanpai. La propuesta de Santi, que coincidía exactamente con lo que estábamos buscando, de darle un enfoque más grunge y sucio, con un sonido no tan limpio y claro, que por momentos puede sonar artificial. También siento que este disco tiene una homogeneidad que nuestro anterior EP carecía. El haber tenido que ensayar cada tema para que salga perfecto en una toma, logró que pudiésemos alcanzar una precisión como banda que se nota en el vivo.

El tema 7, “Lenny (tu quoque, fili mi!)“, está hecho en base a uno de los separadores de Kanpai. ¿Cómo surgió hacerlo?
J: En verdad el separador está en hecho en base a la canción. Veníamos trabajando en el segundo disco ya desde el primero. De hecho el hidden track de Turbio es una canción que pensamos estará en el tercer disco, pero no le cuentes a nadie…
R: Que esto lo explique Vicki, pero quiero aclarar (?) que los dos separadores de Turbio (“Desierto” y “Gay vs. Dyke“) no solo son temas, sino que son ¡TRES temas! “Gay vs Dyke” es la combinación de dos temas de Juli, y “Desierto” tiene su versión completa de Mai. El tema escondido al final del album (¿lo descubriste?) es un tema de Vicki que siempre tocaban/tarareaban en los ensayos y le ponían letra arriba.
V: Tanto “Lenny” como “22nd Century” fueron canciones que ya estaban trabajadas en la época que grabamos Kanpai; pero no estaban lo suficientemente pulidas para incluirlas. Entonces se nos ocurrió hacer separadores de alguna manera “anunciando” lo que iba a traer nuestro próximo trabajo. Hicimos lo mismo ahora, y supongo que lo seguiremos haciendo. Tenemos millones de canciones en el tintero, por eso también grabamos demos y los subimos a nuestro SoundCloud.

A diferencia de Kanpai, que tiene temas en varios idiomas, en Turbio hay solo una canción en español y el resto son todas en inglés. ¿A qué se debe la elección del idioma a la hora de componer?
J: Mai es la que siempre compone en español. “Televisión” es la canción que más costó que salga y creo que es porque por primera vez siento que esa es una canción que se compuso de a cuatro y no una sola llevando el tema y las demás acoplando, por eso es mi favorito.
R: Creo que simplemente depende de lo cómodas que se sientan las chicas a la hora de componer. “Televisión” es un tema de Mai y ella siempre prefirió expresarse en español, además tiene muchas mas influencias de bandas nacionales que Juli y Vicki, por ejemplo. A mi parecer no es algo premeditado, depende pura y exclusivamente de la que componga el tema. Creo que para algunos temas se eligieron otros idiomas apropósito para “flashearla” más, como con el japonés en Kanpai en el álbum anterior.
V: En lo personal se me dificulta cantar (y por ende componer) en español; aunque me encantaría poder hacerlo. Me gusta que Mai sea la que aporta esto a la banda, porque siento que como banda argentina que somos, no puede faltar al menos un tema en español.
M: A diferencia de las chicas, yo no suelo componer en inglés. Creo que en parte es porque la mayoría de la música que escucho es en español, por eso los temas que hice para KAH siempre fueron en español. Además porque sentíamos que no quedaban descolgados. La esencia de nuestras canciones es muy similar entre sí, más allá del idioma con el que elijamos hacer la letra.

Arrancaron el 2015 con muchos cambios (de formación, geográficos, etc) ¿Cómo ven el nuevo rumbo?
J: Somos optimistas, nos extrañamos mucho, yo extraño mucho el ritmo que teníamos en Buenos Aires. Este cambio, el geográfico y el de formación, es muy duro y muy radical. Sobre todo porque siempre fuimos muy amigas las cuatro, estar separadas y sin el ritmo de siempre a mí me enloquece un poco. De todas formas siempre fui optimista y todas queremos lo mejor para todas. Por ahora estamos recién estableciéndonos en esta otra gran ciudad al otro lado del charco, con una próxima fecha en Norwich y trabajando de a poco para hacernos un piso acá.
R: Por ahora a mí esta especie de hiatus de cambio se me está haciendo muy difícil. Pasar de ver a tres muy amigas mías casi todos los días de la semana a no verlas más, o con menos frecuencia en el caso de Mai, y perder el ritmo de ensayos y de fechas en vivo fue un cambio muy abrupto. Por más que sepa las razones de ese cambio, es algo que no deja de afectarme.
V: Todavía nos estamos acomodando. Extraño mucho la formación completa y es muy difícil considerar la banda desde otro enfoque. Tenemos planes, ambiciones y somos optimistas de poder alcanzarlos, aunque requiere de mucho esfuerzo y dedicación.

¿Por qué decidieron empezar a usar el acrónimo de Kill All Hipsters (KAH)?
J: Estábamos cansadas de las mismas preguntas de si queremos matar a los hipsters en serio o mismo esas frases como “pero se dan cuenta que son hipsters, ¿no?” Estábamos por empezar de cero nuevamente, vimos la oportunidad de cambiar el nombre y lo hicimos.
R: Lo veníamos comentando hacía un tiempo y el cambio de etapa dio pie a hacer cambio de nombre.
V: La banda ya no es lo que era antes, ni estética, ni musicalmente, ni en ningún aspecto; y pensamos ¿por qué no cambiar también el nombre?

¿Qué tal la experiencia de expandirse más allá de la escena local?
J: Creo que aún no podemos hablar mucho al respecto porque no considero que tengamos tanta experiencia en eso todavía. Por ahora podemos decir que es excitante. Todo es nuevo y todo es una gran locura. Desde Chile hasta Uruguay y ahora Inglaterra.
V: ¡Nos falta mucho para saber! Pero queremos expandirnos aún más!

Antes de irse a Inglaterra, hicieron algunas fechas en Chile, ¿cómo fue eso?
J: Eso fue, hasta ahora, lo que me llevo con más orgullo y felicidad en el corazón, mal! Lo organizamos nosotras con ayuda de Productora Mutante (productora de Chile a cargo de Ervo Perez) y fue un fin de semana de ir y venir, cargar con los instrumentos, no dormir nada, estar hechas zombies; pero felices, demasiado felices. Yo siento que quizás ese fue hasta ahora el punto más alto de la banda en sí.
R: Fue una experiencia efímera pero increíble. Como un pestañeo psicodélico, no sé. Estuvimos dos días y medio en Santiago y Valparaíso, pero fue como condensar un mes de experiencias en ese fin de semana. Conocimos gente muy copada, como Ervo Perez, que nos alojó e hizo de guía turístico – espiritual -psicológico. Nos tuvo taaanta paciencia, ¡es un genio! Haber podido tocar en una terraza mirando al mar y la ciudad en Valpo junto con mis amigas es algo que nunca voy a olvidar, como tampoco voy a olvidar llegar al borde del delirio por falta de sueño al aeropuerto de vuelta a Buenos Aires.
V: Fue una locura. Fue como tomar una maravillosa droga, llamada “no dormir bien y correr de acá para allá”. El último día no sabíamos ni cómo nos llamábamos y hay un video que lo prueba.
M: Fue muy lindo. Tocar en otro país es muy flashero. Cambia el público, la comida, la cama, todo. Duró solo 3 días y vivimos cosas de todo tipo. Creo que el video del tour lo refleja a la perfección.

¿Encuentran novedades en la movida cultural británica a la hora de organizarse y llevar adelante sus proyectos?
J: Hasta ahora lo que veo de novedoso es que son más estructurados, es decir, para organizar una fecha se tarda demasiado porque tienen todo ya previsto con mucha anticipación. En Argentina y en Chile sentimos que las fechas las hacíamos en el momento, quizás porque hay una manijeada más importante en Latinoamérica en comparación con Europa, ni idea realmente. Pero más allá de eso no encontré algo tan diferente a la hora de organizarse para llevar adelante el proyecto.
V: ¡También siento que es muy pronto para decir! Hace nada llegamos a UK y todavía nos falta mucho por recorrer. “Todavía no soy grande, debo esperar…”

Cuando comenzaron con la banda, ¿se imaginaban haciendo lo que hacen hoy?
J: En un punto sí, somos mujeres muy pujantes, siempre tiramos a más y siempre quisimos más. No me parece raro que estemos donde estamos ahora. No me parece raro de hecho que estemos luchando con todos estos cambios pero no perdamos las ganas, a veces dan ganas de tirar todo y listo, pero después te envuelven los recuerdos y todas las cosas que vivimos hasta ahora y se me hace imposible no tirar para adelante.
R: Yo toco la batería hace dos años y medio, así que no, no me imaginaba haciendo esto ni en pedo, no me imaginaba capaz de grabar dos albumes (uno con KAH y otro con Zep Tepi), ni de tocar en vivo, ni que estas tres pibas y nuestros ensayos y nuestras fechas se iban a convertir en una parte tan importante y única de mi cotidianeidad; ni de planear seguir expandiendo esto en otro continente. Es todo muy loco.
V: No, no me imaginaba nada de lo que pasó o está pasando. Empecé tocando el bajo, la primera vez que toqué temblaba. Tenía “miedo” de cantar o de mostrar mis canciones. Hoy componer y compartirlo es lo que más me gusta y les lleno la casilla de mails a las chicas constantemente con canciones nuevas (re odiosa). La banda me transformó como persona, y pude descubrir costados de mí que no pensé que tenía.
M: Para nada, empezó casi como un juego. Unos covers acústicos que tocamos con Juli en un evento en la casa de un amigo. Después nos empezaron a invitar a fechas y nos dimos cuenta de que estaba buenísimo.

¿En qué se diferencia KAH de sus otros proyectos?
J: En que es un proyecto con un amor único. Los otros proyectos tienen muchas cosas hermosas también, pero esta banda es un matrimonio con sus idas y vueltas, sus momentos bajos y sus momentos altos, amor y odio; y todo eso que tiene un matrimonio que se ama.
R: En mi caso, se diferencia creo por el flujo de composición de temas y por ende la heterogeneidad de estilos. En Zep Tepi todos colaboramos instrumentalmente, pero los temas los compone Alex y él es la voz principal. En KAH la canción varía según quién la compuso. Es un proceso un poco más enquilombado, pero igual de divertido.
V: Este es mi primer proyecto musical ever. Es como mi primer amor.

¿Qué es lo más importante para ustedes?
J: Para mí, no olvidarnos lo mucho que nos importa sentirnos unidas, incluso cuando estamos separadas físicamente.
R: Los amigos, la familia, la música, las series, el cine, hacer lo que uno ama, Kendrick Lamar y la birra.
V: Comer, dormir, tocar, grabar, la música, la amistad, por más cursi que suene, más cosas que no vienen al caso y le robo a Ro las series, el cine.
M: Comer (y bajonear), cantar, tocar, tocar en vivo, dormir, cocinar, reírse hasta que te duela la panza, la amistad, el amor e intentar pasarla lo mejor posible.

Dale play a Turbio, de KAH a continuación: