Compartir

Hace unos años, en una de esas tantas exploraciones cibernéticas en busca de nuevo material musical, en las que todos nos aventuramos para buscar un algo, ese algo nuevo, distinto, que nos abra caminos a nuevos mundos, que nos conmocione, que nos sorprenda, que nos haga pedir más, que nos haga danzar, que nos haga recordar, tuve la oportunidad de encontrarme con un material distinto. A veces electrizante, otras veces “baladesco”, este descubrimiento musical me condujo a un torrente de sensaciones y pensamientos que se renovaban cada vez que mis auriculares se encontraban con estas melodías en el bondi, en la calle o en una playa en pleno verano litoraleño.

Los Todopantalla, este conjunto de tendencias pop y electrónicas, surge a principios del 2000, pero sus integrantes no tienen un año definido, sólo saben que vienen tocando desde siempre.

¿Creen que su punto de inflexión fue en el año 2015, cuando compartieron escenario con Él mató a un policía motorizado? A partir de ahí su difusión comienza a crecer.
Ese es el resultado de muchos años de trabajo. Tocar y pasarla no tan bien, viajar mucho. A partir del 2007 empezamos a tocar en Buenos Aires, también visitamos Paraná, Rosario y Córdoba, que eran lugares que concurríamos siempre o donde todo este trabajo nos permitió llegar. En otros momentos, tuvimos etapas más “bajón” musicalmente. Vamos fluctuando, como la vida misma, básicamente.

¿Cómo tomaron la experiencia del año pasado, en donde fueron teloneros de Babasónicos?
Esto significó un reencuentro entre nosotros. Estábamos un poco parados como banda, como conjunto musical. Estuvo buena la conexión que se produjo con la gente, sumado a que muchos amigos querían que toquemos de vuelta. Fue importante ver qué era lo que iba a suceder sobre el escenario, encontrarnos nuevamente todos juntos ahí, en un evento groso. Fue algo mucho más personal para nosotros.

¿Qué nos pueden decir de proyectos venideros?
Lo último que grabamos es un tema tributo a Andrés Calamaro, que aún no sabemos cuándo va a salir, que está producido por José de ÑÑÑÑ. Aún estamos viendo.

¿Entonces no tienen en vista un EP o un disco en un futuro próximo? 
Mirá, la cosa es así: grabamos canciones o cosas que se nos ocurren a cada uno de los integrantes y lo enviamos por audio de Whatsapp. Queremos canciones que sean del momento, que sean nuevas. La idea era comenzar una nueva etapa del 2017 en adelante, no volver a recurrir a los temas viejos, ver qué es lo que está bueno. Estamos medio dispersos por cuestiones geográficas también.

En definitiva, a ustedes les interesa vivir el “aquí y ahora” en cuestiones musicales. Ir construyendo de acuerdo a lo que va sucediendo.
En nuestros 18 años que estamos juntos, nunca paramos. Tocamos, grabamos, fuimos y venimos. Recién ahora paramos un poco, es difícil adaptarnos a la rutina general. Seguimos fantaseando con nuestra banda, poniéndole todo el cariño y el amor. Decidimos frenar un poco la vorágine que veníamos trayendo. Nunca quisimos pegarla, solo tocar, así que estamos contentos con el lugar que nos hemos generado en la escena santafesina.