mark lanegan

Entrevista por Calamar Xig y Agustina Checa

Nueve discos de estudio, innumerables proyectos paralelos y decenas de colaboraciones que van de QOTSA a Isobell Campbell pasando por Earth a Moby o los Soulsavers… con semejante y variado historial, empezar hablando de Mark Lanegan como un ex-Screaming Trees puede resultar, cuanto menos, injusto. Es que Lanegan, el cantante de la voz áspera que parece elevar el carácter de todo lo que entona, excedió como pocos los límites de la escena grunge y supo darle forma a una carrera ecléctica que parece evitar todo margen de comparación.

Anticipando la salida de Phantom Radio, su nuevo trabajo, aprovechamos a preguntarle sobre sus inquietudes, sus afinidades personales y las posibilidades de una nueva visita a nuestro país.

Empezamos con una obviedad: sos un tipo que hace canciones que se escuchan en todos lados. La primera pregunta tiene que ver con esto: ¿cómo ves el hecho de que las palabras – y lo que querés decir – puedan desdibujarse o pasar a segundo plano en personas que no la tengan muy clara con el inglés?, ¿Creés que le resta fuerza a la canción o te parece que puede proyectarla de otra manera?
No creo que conocer las letras sea una necesidad para disfrutar de la música. Hay mucha música que amo de la cual no entiendo las letras. La música debe ser experimentada de la manera en la que a uno lo conecte más. Y en ese sentido uno puede sacar el mismo goce de una composición sin entender las letras que entendiéndolas.

Sos un músico muy inquieto, colaboraste con muchos artistas a lo largo de los años y también son muchos los que han colaborado en tus trabajos… ¿en qué basás estas colaboraciones? ¿Tienen que ver con tus relaciones con esta gente, amistad o lo que sea, o están más vinculadas a lo que necesitas explorar como músico en esos momentos específicos?
Cuando participo en esta clase de proyectos, generalmente tiene que ver con cosas que yo disfruto de antemano antes de estar involucrado… Después evalúo las posibilidades concretas de hacerlo, sobre todo con respecto al tiempo. No es mucho más que eso…

Cuando aceptás hacer una colaboración con alguien ¿te involucrás por completo o te limitás a hacer lo que te piden?
Cada colaboración es distinta. A veces estoy ahí solo para apoyar la visión de alguien, a veces para compartir esa visión 50/50, y a veces ellos están ahí para apoyar mi visión. Siempre es diferente.

¿Cuál crees que es la colaboración que más te ha enriquecido personalmente?
Todas fueron experiencias muy ricas, saqué algo diferente de cada una, siempre aprendés algo de cada persona. Por eso no creo que pueda elegir una, sólo agradezco haber tenido la posibilidad de tener todas.

No es por querer forzar tu respuesta, pero… sabemos que estuviste re amigo con Nick Cave últimamente… en Imitation versionás un tema de él (pese a que el repertorio de ese disco es eminentemente clásico), y existen algunas colaboraciones breves como el soundtrack de la película Lawless. ¿Qué podés decirnos de esto?
Nick es un gran amigo mío. También es una persona que admiro mucho musicalmente. Lo considero el mejor letrista de mi generación, además es un gran cantante y un excelente showman. Un tipo super talentoso, gracioso, inteligente y es muy divertido pasar el tiempo con él, hicimos muchas giras juntos, compartimos escenario muchas veces.

Ustedes son dos de los más grandes vocalistas actuales, cualquier mortal fantasea con la idea de un trabajo juntos… ¿qué tan cercana la ves?
Bueno, estuvimos en ese soundtrack juntos y en un par de canciones para The Jeffrey Lee Pierce Sessions… pero, no sé. Todo es posible.

Seguimos tratándote de inquieto… ¿sos así también con la música que escuchás?
Sí, es lo que me mantiene interesado en la música. Amo la música, me encanta hacerla tanto como me gusta escucharla. Me encanta descubrir nuevos artistas, es lo que me entusiasma para hacer música. Siempre me considero primero un fan.

¿Qué estás escuchando últimamente?
El último disco de Swans.

Es un gran disco…
Si, es un gran disco. También estoy escuchando el último de The Afghan Whigs y me encanta el nuevo disco de Earth más allá de que esté en él (risas).

¿Alguna vez escuchaste música de Argentina?
Si, escuché la banda de Walas pero no me acuerdo su nombre…

¡Massacre! ¿ Posta?
¡Sí!, me gusta esa banda.

Por más que nos interesaría interiorizarnos en esto, se nos va el tiempo y hay que hablar de Phantom Radio, tu nuevo disco. En Blues Funeral comienzan a percibirse algunos recursos electrónicos dentro de un repertorio que solía caracterizarse por una crudeza más bien analógica, ¿este nuevo disco sigue en la misma línea?
Sí, es básicamente lo que acaban de describir (risas).

¿Puede que este nuevo camino esté influenciado por tu laburo con Moby?
Creo que está más influenciado por mis ganas de remitir a Kraftwerk y los elementos de kautrock que siempre amé… un poco de Joy Division y New Order… creo que es de ahí más que nada donde viene esta inspiración.

Entonces más que nada fue una búsqueda interna…
Siempre que hago un disco hago cosas que siento que después voy a disfrutar tocar en vivo y cosas que voy a disfrutar escuchar.

¿Podríamos coincidir en que existe un velo de optimismo alrededor de tus últimas producciones?
Creo que hay un sonido optimista en la música, pero las letras siguen siendo las de siempre.

Hablemos de tu amigo Alain Johannes. El participó en tu último disco, de hecho es el productor, ¿verdad?
Sí, también toca mucha de la música, al igual que en mis últimos dos discos.

Alain Johannes es un músico extraordinario. ¿Crees que no es lo suficientemente reconocido?
Sí, es uno de los pilares no reconocidos del rock. Es un tipo único, el músico más talentoso que he conocido. Es un verdadero tesoro, debería ser celebrado internacionalmente. Amo el laburo que hace, lo quiero mucho como persona. Mi vida es mil veces mejor desde que lo conocí y mi música es ahora algo que valoro demasiado ahora que él es parte.

¿Cuáles son los aportes concretos que le brinda a tu música?
Es completamente responsable de ella. Por ahí le muestro una idea en la guitarra o en el teclado y le describo cómo quiero que suene el producto final y él es el que lo lleva a la vida. Le da todo lo que pido y cuarenta matices diferentes que yo nunca imaginé dejándolas como obras de arte. Es lo que hace siempre, y por eso es el único tipo con el que quiero hacer discos (risas).

Contanos de la elección del título. ¿Sentiste que de alguna manera cerraba el concepto general del disco?
No (risas), siempre que busco un título para un disco en realidad busco algo que suene bien y parezca en contacto con el resto de las canciones… al fin y al cabo, tenés que llamar tu disco de alguna manera (risas).

¿Tenés en mira una gira internacional con este disco?
Si. Tengo un par de fechas en Estados Unidos en un par de semanas, después en Australia en diciembre y después desde enero a marzo voy a estar en Europa, Rusia, Turquía, Israel, Grecia y después de eso tengo ganas de ir a América del Sur, y después probablemente haga Europa de nuevo. Así que el año que viene va a estar bastante ocupado. Pero definitivamente me gustaría organizar un par de fechas en Argentina en algún momento del año que viene.

Te esperamos ansiosos…