Mick Harvey incursionó en el ambicioso desafío de versionar a Serge Gainsbourg en 1995, con su álbum Intoxicated Man. El proyecto vio el subsecuente lanzamiento de Pink Elephants (1997), Delirium Tremens (2016) y ahora, Intoxicated Women (2017), la más reciente entrada en su discografía.

Para celebrar la ocasión, conversamos con el ex-Bad Seed y colaborador usual de PJ Harvey sobre un amplio espectro de temas.

Intoxicated Women es la última entrega en un proyecto que abarca varias décadas, volviendo incluso hasta los ’90. ¿Qué tiene Serge Gainsbourg que te haya atraído en primer lugar e inspirado semejante devoción por tanto tiempo?
Primero que nada, el proyecto tomó lugar en los noventa y ahora más recientemente de nuevo, así que en verdad no hubo nada por veinte años. Y en ese intersticio, no hubo interés de mi parte en hacer nada con Gainsbourg o tener algo que ver con él otra vez. Hice los primeros dos discos, terminé eso y luego no tuve un interés real en volver. De hecho, la asociación era tan fuerte que yo, personalmente, me sentí feliz de tomar algo de distancia. Así que volver a esto es bastante extraño. Sólo consideraría hacerlo si fuera disfrutable y luciera divertido, que es lo que fue: disfrutar mucho el proceso y no sentir ningún tipo de presión al respecto ni nada. Así que más bien fue un receso de dos décadas. No podría decir que fue una obsesión por un período largo de tiempo porque en verdad estuve desinteresado por veinte años. *risas*

Aun así, es impresionante el hecho de volver a esto tanto tiempo después.
Viste, siempre regreso a la gente cuya música realmente adoro. Nina Simone, Johnny Cash, o la Velvet Underground. Siempre puedo volver y encontrar aquello que amo sobre esas cosas otra vez. Sigue igual, uno no pierde eso. Si lo escucho ahora y lo vuelvo a poner en un par de años no se vuelve aburrido. En realidad, a veces solo te gusta más. Así que mi apreciación medio que crece de una forma curiosa, porque no hay mucho que salga que sea así de impresionante o conmovedor.

Creo que esa apreciación se evidencia en el hecho de que la curación de las canciones sea tan vasta y tan diversa.
Es que con Gainsbourg hay demasiadas cosas que él hace musicalmente que no me gustan tanto. Hay varios de sus discos que escucho y pienso: “no me interesa tanto esta canción”. A veces hasta escucho muy buenas letras pero no me llama la atención desde el aspecto musical. Fundamentalmente, el período de Gainsbourg donde hay un gran porcentaje que sí disfruto mucho es el que abarca desde mediados de los sesenta hasta principios de los setenta. Ahí sí me gusta lo que estaba haciendo musicalmente. En su material más temprano, sólo estaba copiando el jazz y también estilos caribeños. Sólo estaba copiando otros estilos de música situados en un género real, y a mí personalmente no me interesa tanto cuando las cosas se encierran en un género determinado de música. Así que para su primera etapa, me esforcé en buscar aquellas canciones que sí se destacan como piezas de escritura a pesar de que la producción y los arreglos no me interesen necesariamente.

Justo te estaba por preguntar acerca de eso. ¿Cómo hacés para elegir qué canciones son apropiadas para que vos las versiones? Porque me acuerdo que la primera vez que te escuché, estaba en una disquería y de repente esta canción empieza a sonar pero las letras no y pensé: “¿Cómo conozco esto?”. Y de repente, era “Bonnie & Clyde”.
Ah, sí. Tiene una atmósfera muy particular sucediendo en esa canción. Pasa esto – es medio difícil de explicar. Empieza a finales de los sesenta. Gainsbourg estaba muy interesado en el proceso de escribir canciones, y una vez que las había escrito, se contentaba con que sean procesadas y arregladas y producidas en el estilo que más vendía. No le importaba después de haber escrito las canciones, así que simplemente agarraba el estilo que estaba de moda en el momento. Y a finales de los sesenta, el estilo era ser innovador y surgir con tus propias cosas. Era un período donde artistas como los Beatles rompieron los límites impuestos: la gente experimentó y puso a la canción pop al servicio de diversos estilos. Gainsbourg se inspiró entonces en las bandas británicas y, típicamente, contrató a todos los ingleses y grabó en Londres todo el tiempo. Contrató londinenses, arreglistas ingleses para que escriban las cuerdas, y empezó a inventar cosas nuevas con libertad. Para mí ese fue su período más fuerte porque justamente no estaba encerrado en el género que estaba de moda ese año. Y eso ayudó a que su música sea muchísimo más interesante.

Tiene sentido que digas eso ya que sos, para mí, uno de los mejores arreglistas. Y se muestra en el primer tema del disco, “Ich Liebe Dich… Ich Dich Auch Nicht”. Amo las cuerdas ahí.
Esa es la versión de “Je T’aime”. Por supuesto, hay dos versiones: la de Jane Birkin y después la de Brigitte Bardot. Y fusionamos las dos para los arreglos de cuerdas. Sabía cómo quería que suene. Sonorizamos mucho el disco y hubo mucho énfasis en cómo lo mezclamos.

¿Cómo te sentís acerca de traducir canciones de su lenguaje original? ¿Estás tratando de alcanzar una audiencia más grande o es una forma quizás de resaltar la poesía detrás de sus letras?
La razón de mi idea particular con Gainsbourg en primer lugar fue que, como con todo lo que uno hace, hay un gran componente que es exclusivamente para uno: para tu propio beneficio, tu propia inspiración, tu propia necesidad de descubrir cosas mediante un medio artístico de expresión. Por eso la gente hace arte: el impulso original es para uno mismo. Con Gainsbourg me pasó eso. Entender de qué estaba escribiendo era un detalle que se me escapaba, así que la idea de traducirlo emanó, antes que nada, de querer entender mejor de qué se trataban las canciones. Luego noté que mucha gente se sentía de la misma manera, entonces empecé a decir: “alguien debería traducirlo para que la gente lo pueda entender”. Y luego de un tiempo, empecé a pensar que quizás yo debería traducirlo y para mi sorpresa, nadie dijo: “eso suena raro”, o “esa no es una buena idea”. A todos les pareció fantástico. Así que llegué a eso desde una dirección curiosa. No empecé con una idea de querer hacerlo, sino con un deseo de verlo hecho por alguien más. Espero haber hecho un trabajo lo suficientemente bueno. Hay muchas opiniones al respecto, obviamente. La traducción es un área contenciosa porque siempre hay decisiones que tomar. Hice lo mejor que pude con lo que considero importante.

Sos el hijo de un vicario y creciste en un hogar muy religioso. ¿Sentís que esa crianza religiosa todavía impregna tu trabajo? ¿Está arraigada en tu ADN o es algo de lo que intentás alejarte conscientemente?
Creo que mi trabajo es fuertemente laico, a pesar de haber estado involucrado con Nick [Cave] y él escribiendo tanto sobre esas temáticas y tomando tanto de la Biblia. Para ser honesto, nunca me sentí muy cómodo. Creo que hizo un gran trabajo, pero cada vez que lo hacía, yo sentía que regresaba a la escuela los domingos. *risas* Nunca me sentí 100% cómodo con él metiéndose en esos tópicos porque era algo a lo que ya no me interesaba particularmente volver. De todas maneras, sí fui muy influenciado por la música de iglesia mientras crecía. Me gusta mucha de esa música, de hecho, y creo que todavía tiene efecto sobre la música que yo toco. Y la búsqueda espiritual de las personas en este mundo me parece una temática de canción muy, muy válida. Probablemente la más válida. He estado pensando en eso últimamente, pero no desde una perspectiva religiosa o cristiana. Como tema, la moralidad cristiana es de suma importancia en las sociedades de Occidente y es una lástima que se esté perdiendo porque es la base de todo lo que consideramos importante hoy. Hay ideas maravillosas sobre el amor y es importante conocer de dónde vienen esos valores occidentales y cómo es que la gente los está empezando a perder. Muchos conceptos básicos de la moralidad occidental son cristianos, y eso es algo de lo cual enorgullecerse porque son ideas muy positivas. Pero no creo en Cristo como una deidad. Sin dudas ha interpretado un papel grande en mi vida, pero no tanto en mi música.

Esa respuesta fue fascinante. Creo que podría centrar toda la entrevista en torno a este tema.
*risas* Es interesante cuando hablo con jóvenes hoy, cosa que hago un montón. No sé cómo será en Argentina, pero el Cristianismo ya no es una presencia fuerte en países como Australia. Pero hay ideas a las cuales apoyamos que supuestamente se “oponen” a nociones provenientes de donde sea que la gente piense que vienen, como el estado Islámico o Asia comunista. No creo que la gente más joven entienda de dónde vienen esas ideas, especialmente en este modelo capitalista donde todo es dinero y comercio en detrimento de lo realmente importante. Las noticias sólo giran en torno a dinero y mierda, ¿dónde está la base y el entendimiento de una moralidad sobre bondad y justicia? ¿Cómo entiende la gente de dónde proviene todo o por qué siquiera importa? Muchísimos de los problemas que asedian al mundo hoy en día son muy complejos considerando las preguntas sobre el Occidente y la clase de responsabilidad que asume sobre todo lo que está sucediendo en otros lugares. La codicia occidental causó tantos de estos problemas en sitios como Siria, que no quiere jugar según las ideas de cómo debería ser el cambio. La gente tiene que empezar a mirar las cosas de una forma distinta para poder entender lo que sucede. Me encantaría escribir sobre estas cosas sin meterme en el aspecto más específico, como escribir específicamente sobre conflictos en Siria o lo que sea. Polly Harvey de hecho ha estado escribiendo sobre estas cosas recientemente, de forma directa, y no sé cuánto me interesa a mí ser literal o específico sobre estos asuntos. Obvio que en lo que concierne a PJ Harvey escribiendo de forma tan directa, hay un lugar para eso y me parece importantísimo que alguien lo esté haciendo.

Creo que es la artista más calificada para hacerlo y quiero volver a Polly Harvey en un segundo, pero ya que lo mencionaste hace un rato. ¿Seguís en contacto con Nick Cave?
Sí, estoy en contacto a veces. Él no tiene mucho contacto con gente que no pertenece a su círculo directo. Siempre ha sido muy impulsado por sus propias necesidades diarias, así que tendrá vínculo con su familia inmediata, la gente con la que esté trabajando en ese momento, y un par de amigos. No se sale de ese círculo, no es una persona muy sociable y si no estás metido en su círculo inmediato no se comunica con vos. Pero sí hablamos ocasionalmente.

Imagino que eso se debe haber acentuado desde la tragedia.
Sí, se puso más extremo desde el accidente. Ha estado muy introvertido y metido adentro suyo muchísimo más.

¿Escuchaste Skeleton Tree? ¿Qué te pareció?
Sí. Es un álbum muy difícil de escuchar como alguien que conoce a Nick. Pero ya he pasado por esto con amigos míos que han hecho discos muy emocionales y desgastantes. Fue muy difícil de escuchar para mí pero también me pareció increíble. Algunas de las canciones son realmente hermosas de una forma muy bizarra y eso es fantástico. Son muy inusuales, y me resulta fantástico que él haya hecho el disco más allá de cualquier otra cosa. Fue y grabó algo porque necesitaba hacerlo. Personalmente, Nick necesitaba hacer algo porque de lo contrario se hubiera vuelto loco sentado en su cuarto. Siempre hace algo, y se arroja por completo a su trabajo. Así que hizo eso. Todavía no vi la película [One More Time with Feeling], pero aparentemente en un punto dice: “No sé qué estoy haciendo o por qué estoy haciendo algo o por qué estoy haciendo esta película”. Puedo comprender que se encuentre en esa mentalidad sin entender lo que sucede pero aun así haciendo cosas porque eso es lo que él hace.

Acabás de mencionar a PJ Harvey y antes que nada, felicitaciones por la nominación al Grammy de The Hope Six Demolition Project. Ese fue uno de mis discos favoritos del 2016 y quería saber si podías contarme un poco sobre eso y la gira.
Ese disco lo grabamos a principios del 2015, y fue un proceso de grabación muy inusual porque fue mitad exhibición – mitad estudio. Había muchísima gente ahí mientras nosotros estábamos tocando y haciendo muchos overdubs así que fue un proceso de grabación muy extraño pero también divertido. Y desde entonces, la gira ha sido increíble. Los shows son realmente fantásticos. Todos hemos estado pasándola fantástico haciendo eso y por el simple hecho de ser parte. Algunos de nosotros incluso hemos estado haciendo cosas bastante inusuales que normalmente no haríamos, como yo y Alain Johannes. Es algo minimalista lo que estamos haciendo en comparación a lo que haríamos con otras cosas pero al mismo tiempo es muy importante y las temáticas son muy relevantes y es simplemente una cosa fantástica de la cual poder ser parte. Estamos todos pasándola maravilloso haciendo esto.

Vi el show en el Primavera Sound el año pasado y fue el punto alto del festival para mí.
Ese fue nuestro primer show grande. Antes de eso, habíamos hecho sólo dos recitales en un club pequeño como para poder tener todo en orden y el Primavera fue nuestro tercer show. Se ha vuelvo todavía mejor a medida que tocamos más fechas, y más intenso.

Para cerrar, ¿hay negociaciones para traer la gira de The Hope Six Demolition Project a Sudamérica?
Sí, están tratando de organizar una gira para finales del 2017. Están tratando de organizarla, eso es todo lo que puedo decir. Y sé para qué mes están tratando de organizarla, pero no debería decir nada para no meterme en problemas. El plan definitivamente es llevar el show a Sudamérica así que realmente tenemos ganas de llevarlo ahí. Ojalá suceda, porque no voy a Sudamérica desde hace veinte años, así que sería hermoso poder regresar. Espero que pase, todos lo hacemos. Y si no sucede vamos a estar muy decepcionados. La banda de PJ Harvey quiere ir y sé que Polly también. Así que ojalá se pueda organizar.

Estaríamos muy agradecidos de tenerlos acá. ¡Muchas gracias, Mick! Sos uno de mis australianos favoritos.
¡Junto a Hugh Jackman! Gracias. *risas*

Foto: L.J. Spruyt