Hace un año, el músico y productor Gonzalo Elizondo creó Micro Discos, un sello discográfico que se basa en su propio dogma: obras musicales originales que cuentan con una duración máxima de 10 minutos, conformadas por micro canciones. Se distribuyen únicamente en formato digital, incluso haciendo uso por primera vez de Whatsapp: queda claro que es importante que la música esté donde el usuario está.

En este primer año editó seis discos en este formato, que pueden ser escuchados en su canal de YouTube. Este sábado organiza el primer Micro Fest, que lleva al escenario este nuevo paradigma artístico en la era de las playlists y la fugacidad. Hablamos con Gonzalo sobre su proyecto, lo que viene, la realidad del formato físico y del digital, entre otras cosas:

¿Cómo surgió el concepto de los micro discos? ¿Por qué no más de 10 minutos?
El concepto de los Micro Discos nace a través de una sumatoria de hechos que me fueron llevando a desarrollar el dogma. Todos tienen que ver con la inmediatez y el tiempo, en un mundo saturado de información. Hace más de un año y medio, me encontraba componiendo canciones para comenzar con la pre-producción de un nuevo disco de Los Coholins, banda en la cual toco. Desde siempre tuve la costumbre compositiva de desarrollar primero ideas breves, tipo estrofa estribillo, para luego seguir con el desarrollo de las canciones en la sala, con el resto de la banda. Como en ese futuro disco trabajaríamos con productores externos, habíamos acordado con la banda que los demos serían con ese desarrollo breve, para alivianar la escucha de todas las canciones, ya que en LC casi todos los integrantes componen. En esa instancia me propuse escribir 10 canciones, dejando bien claro un concepto estético distinto a lo que veníamos haciendo. Cuando las terminé de grabar (sólo voz y guitarra acústica) junto con Darío Larrondo, también músico y productor, los temas tomaron otra dimensión. Lo percibí más como una obra completa, sentía que no debían tener más partes. Luego de eso la idea quedó flotando en mi inconsciente. En enero de 2015 viajé a Mendoza, de donde soy oriundo, a disfrutar de mis vacaciones. Allí me reencontré con muchos amigos, entre ellos Leandro “Peluqui” Pezzutti, guitarrista de Lavanda Fulton. Charlando con Pelu, me cuenta que quería grabar el disco más corto del mundo, mi cabeza hizo ¡plum! ¡Yo ya sabía cómo hacerlo! Sin dudar me ofrecí a ser su productor e inmediatamente aceptó. Me mostró los demos de lo que estaba haciendo, tenía hasta el momento cuatro temas de música instrumental, con aires de música electrónica. Apenas terminé la escucha le comenté que me habían gustado, pero que era necesario incluir texto, ya que creía que de esa manera el concepto iba a ser más fuerte. En ese momento Peluqui no cantaba, así que pensamos en buscar algún vocalista, o simplemente que se anime a cantar. También le dije que sí o sí necesitábamos 10 canciones, para que realmente sea un disco, que esas canciones no podían durar más de un minuto y que el total de la obra no podía superar los 10 minutos. Casi sin darme cuenta creé las primeras reglas del dogma.
Al tiempo me vuelvo a encontrar con Pelu y me cuenta que se quedó manija con lo que habíamos charlado, que empezó a componer canciones de rock con las pautas que le había dicho y que las iba a cantar él. Al poco tiempo nos fuimos a una cabaña en Tunuyán (en el medio de la montaña) con dos amigos más y una camioneta repleta de instrumentos. Teníamos dos días para grabar la mitad de ese micro disco, ya que tenía que regresar a Buenos Aires. En el medio de ese paisaje, y disfrutando plenamente del proceso de grabación y producción, me di cuenta que estaba dispuesto a levantar esa bandera como músico y productor, para desarrollar de forma concreta las bases del dogma, y plasmarlas en un concepto artístico que genere obra, que busque revalorizar las escucha de discos, adaptándolos a los tiempos que corren. Lo que siguió después fue sentarme a escribir para poder sentar las bases del dogma, y así poder registrar la idea. Luego de eso el desafío sería encontrar nuevos artistas que se sumen a esta forma de grabación y producción.

¿Cómo es el proceso de creación de un micro disco en el sello? ¿Convocás con esa consigna en especial o ya los identificás? ¿Al artista le cuesta la decisión de hacerlo así?
Al principio costó un poco más porque tenía que explicar la idea, no había nada concreto terminado, salvo aquellos demos que había compuesto para Los Coholins (que después se transformaron en un micro disco) y algunas pre mezclas de Las Cosas Que Pasan, entonces tenía que ir marcando las reglas para que las composiciones cumplan con los requisitos. Hasta el momento con el sello contamos con el lanzamiento de 6 micro discos (Las Cosas que Pasan de Peluqui, Ya de Chimba, El Desastre de Nicolas Voloschin, Maximalista de Monotoro, Amor de Los Coholins y 2036 de Leandro Lacerna) en un año, el formato incluye múltiples géneros, todos dentro de las mismas reglas con las que está planteado y con el color propio de cada artista. Esto hace más fácil el entendimiento, y afortunadamente hay mucha gente que de manera muy amable se acerca con interés de poder grabar su md. Los artistas que se han ido sumando ya vienen con una idea previa de más menos que les gustaría hacer, o a dónde quieren llegar, a eso trato de sumarle mi aporte desde la producción, sumando reglas que tengan que ver con un desafío personal dentro de la cabeza creativa de cada artista. Entendiendo esto, a veces el desafío personal es planteado por el propio músico, como en el caso de Leandro Lacerna, que ya venía con la idea de contar una historia en esos 10 minutos, en un marco conceptual al estilo The Wall. El dogma es básicamente un juego, en donde las reglas están puestas para ampliar la creatividad, para buscar nuevos caminos dentro de cada artista y de cada obra.
Hoy siento que los músicos que se acercan con interés de participar, se ven atraídos por la idea, los seduce el hecho de verse a ellos mismos jugando a ese juego, ya tienen puntos de referencia super claros como para saber qué cosas se pueden hacer y cuáles no, y esto implica un desafío, una meta a superar.

¿Demanda el mismo tiempo de producción que un disco tradicional?
Pese a que son 10 minutos de música, los procesos de producción, grabación, mezcla y master son los mismos que si grabaras un LP, se acortan un poco por razones obvias, los temas duran menos, pero a la vez tenés que salir a la cancha con todo, si te guardás algo perdiste, porque se te fue el tiempo. Por eso hay que ser hábil desde la composición y desde la producción, para que se generen las mismas sensaciones que una música de mayor duración, pero en un tiempo menor. Grabar un disco sin dudas es trabajo de un año como mínimo, los micro discos se terminan en meses, es una tarea intensa pero que disfruto mucho. El año pasado por ejemplo grabé 4 md en paralelo, fueron meses muy divertidos, un día estaba en un micro mundo y al siguiente en otro. Disfruté de mucha música en muy poco tiempo, y de la interacción con los artistas en todos los procesos.

Otro punto revolucionario de tu proyecto es la distribución, que además de las tiendas digitales suma Whatsapp. ¿Cómo funciona concretamente este último eslabón? ¿Hay que registrarse en algún lado para que me llegue a mi teléfono?
Whatsapp es una herramienta que por el momento la estamos usando para la gente que está atenta al dogma y aquellos que son cercanos o seguidores de los artistas. Cuando se lanza un md, además de las plataformas en las que ya estamos (iTunes, Spotify, Google Play, Deezer, Tidal, Shazam, You Tube, Soundcloud, Bandcamp) enviamos a través de una lista de difusión las obras por wsp, como un obsequio a nuestros seguidores. A sus vez estos pueden compartir esas obras a sus contactos, con lo cual la difusión se amplía. Aquellos que quieran recibir los MD pueden escribir a: contacto@microdiscos.com o por dm a facebook.com/microdiscos y mandarnos su contacto de wsp.

En una época en la que lo que marca las tendencias musicales puede ser una playlist en Spotify, pero a su vez suben las ventas de los vinilos, ¿sentís que el formato disco-de-12-canciones esté amenazado? ¿Notás que los sellos se estén adaptando a los tiempos que corren?
Creo que hay que separar las necesidades reales de los usuarios con las necesidades generada por aquellos que quieren que consumamos determinadas cosas. El disco físico hoy por hoy representa un fetiche del ser humano, ya que existe otros medios que son mucho más cómodos y efectivos para escuchar música, como los celulares, en los cuales podés escuchar lo que quieras, a la hora que quieras y donde quieras. Sin embargo los vinilos se pusieron de moda, las bandas siguen editando sus discos de forma física (casi siempre haciéndose cargo del gasto que esto implica) y esos discos suelen terminar en escritorios o cajones, no en reproductores de cd. No estoy en contra de que se fabriquen discos, cada uno es libre de hacer lo que desee, pero creo que quienes lo hacen caen en una vieja receta que hoy en día carece de sentido, sobretodo porque todo el mundo está las 24 hs frente a múltiples pantallas. Por eso Micro Discos es un sello que sólo se puede encontrar en plataformas virtuales. Creo que es la única manera de generar una cultura dispuesta a darle valor a la obra, siendo consciente de los recursos materiales que utiliza. Ya se fabrican suficientes celulares, con los cuales podemos accionar múltiples tareas, fabricar tecnologías viejas creo que es una necesidad de sus fabricantes, no de los usuarios. Por eso dentro de las normas del dogma no permitimos la fabricación física de los md.
Los sellos sin dudas tratan de adaptarse a cualquier formato, pero no sé si todos están preocupados en mejorar sus contenidos artísticos. Se confunde a menudo arte con entretenimiento, y en esa bolsa de contenido se mezcla todo. A veces quienes disfrutan de la música pierden mucho tiempo buscando, porque en esa inmensidad que genera el exceso de información se hace dificultoso encontrar verdaderas propuestas artísticas. La música sin dudas entretiene, pero se disfruta mucho más cuando transmite, cuando representa ideas que son comunes a la sensibilidad colectiva. Micro Discos es un sello que prioriza el contenido, lo demás es saber cómo mostrarlo, y para eso ya tenemos nuestra propia forma de llegar a los oyentes.

El sello cumple un año y lo celebran este sábado. ¿Qué nos podes adelantar del festival? ¿Cómo repercutieron presentaciones anteriores de los MD?
Hace tiempo venía con la idea de hacer un festival con las bandas que participaron hasta el momento, sobretodo porque ya hay varias que incluyen en sus shows sus respectivos microdiscos. De ahí nace el Micro Fest. Una excusa para celebrar nuestro primer año, y sobretodo para vernos las caras, y para mostrar al público todo el trabajo artístico realizado.El festival cuenta con el atractivo de ser el primer Micro Recital, en donde las bandas tocarán sus respectivos MD en un tiempo que no podrá superar los 15 minutos de show por banda. Se agregan estos 5 minutos adicionales para el vivo, así los artistas pueden jugar a deformar un poquito las canciones, pero siempre con límite de tiempo para que la creatividad haga lo suyo a contra reloj. En la previa al Micro Recital hay diferentes propuestas artísticas, que bajo este marco, se adaptarán al concepto “Micro”. Por ejemplo: micro tatuajes gratis para aquellos que lleguen temprano, a cargo de R?G tattoo. También nos acompañará el historietista Juampa Camarda regalando micro dibujos al público. Además habrá una expo de platos a cargo de G&H Cymbals, una marca argentina que fabrica platos customizados hechos 100% a mano que suenan increíbles. El Micro Fest estará conducido por Albina Cabrera, quien aportará la información necesaria para disfrutar del Micro Show. El evento comienza a las 21 hs, le recomiendo a la gente llegar puntual para poder disfrutar de las diversas micro propuestas.

¿Algo que nos puedas comentar sobre el próximo lanzamiento?
En cuanto a los próximos lanzamientos, para este año se viene el MD de Luis María Cabezas, Darío Larrondo y El Príncipe Idiota, entre varios. Todos aquellos que estén interesados en sumarse pueden contactarse a través de nuestro e-mail o redes sociales. Siempre estamos atentos a descubrir nuevas propuestas artísticas.

Fotografía: Juan Pablo Di Cesare

El Micro Fest tiene lugar este sábado 11 de junio, desde las 21hs en Ladran Sancho (Guardia Vieja 3811, Almagro, CABA). Se presentarán Chimba, Nicolás Voloschin, Monotoro, Los Coholins y Leandro Lacerna. Más información.

micro discos flyer