Mueran Humanos se presenta este viernes 20 de abril en Palermo Club. El dúo argentino, radicado en Alemania, nos hace su visita anual, esta vez otoñal. Tengo recuerdos de los últimos recitales de Mueran Humanos bajo el calor agobiante del verano. Carmen y Tomás viven en Berlín desde hace varios años y allí convivieron a fondo con su experimento llamado Mueran Humanos, no sólo en su creación, sino también en su relación con toda una escena que encontraron afuera del país, pero también en cada lugar que visitan. Son grandes conocedores del underground porque lo curtieron en todas partes del mundo, nunca se quedaron quietos y experimentan con todo lo que hacen. Mueran Humanos también le da la oportunidad a sus seguidores de conocer un montón de bandas de difícil acceso aún en tiempos avanzados de internet. Escuchar Mueran humanos ayuda a interiorizarte en un montón de otras cosas, desde personajes como Lovecraft y Burroughs a otros como Luis Alvarado.

¿Qué encontraron allá que decidieron quedarse?
Carmen: En Berlín nos quedamos porque estaba lleno de lugares en los que íbamos a preguntar si podíamos tocar y nos decían que sí. Y con respecto a la escena, no sé, hay una escena más abierta.
Tomás: En ese momento no existía la banda cuando viajamos, no nos fuimos pensando mucho qué era lo mejor para la música. Pero obviamente siempre que estamos en cualquier lugar, necesitamos tocar. Nos encontramos allá y empezamos a tocar. Después cuando nos mudamos de Barcelona a Berlín, ahí sí que fluyó lo que ella dice.

¿Hay otro tipo de circuitos?
C: Lo que tiene es que hay otro tipo de manejo. Ponele que vos tenés ganas de organizar un ciclo, en determinado lugar, hablás con su dueño de ir poniendo las bandas que te gustan, una vez por mes, algo fijo; el chabón te da muy fácil el sí. ¿Entonces lo harías?

Sí, obvio.
C: Bueno eso es lo que pasa y está lleno de esto.

¿Y en cuánto a la variedad de estilos?
T: El rock argentino para mí está en decadencia. Si uno piensa en las bandas más grandes de los ochenta, puede gustar o no, pero rápidamente puede nombrar: Soda Stereo, Sumo… ¿La vas a comparar con Las Pastillas del Abuelo? Eso no es ni rock, es como Arjona hablando de drogas, nada más. Solamente cambia que en vez de hablar de una chica, habla de un faso, es la única diferencia. Es la misma mierda. Obvio que hay un montón de bandas que hacen un montón de cosas buenísimas, pero el público está en cualquiera. Van a ver esas bandas de mierda y pienso que estamos yendo para atrás, no es que somos un país que nunca tuvo nada de rock copado. Acá siempre hubo un rock bueno, lo que pasa es que en una época ese rock bueno tenía un público que era curioso y lo agarraba. Los que van a ver las bandas que están buenas son los mismos músicos que tienen otra banda.

¿Cómo recibe la gente sus letras en español?
C: Sorprendentemente como si fuera algo normal.
T: Nosotros no lo pensamos, hicimos lo que nos pintó y a la vez mucha gente también lo rechaza, pero un montón de gente no. Los que lo rechazan sienten que no les estás hablando a ellos… “Ah están hablando de sus cosas… no me hablan en un idioma que entiendan, entonces no me están hablando a mí”. Que es una boludez en realidad, pero hay mucha gente que lo piensa.

Antes, Tomás tocaba en Dios y Carmen en Mujercitas Terror. ¿Ya habían dado por finalizado sus continuación en esos proyectos antes de irse o iban retomando al venir de visita?
T: Nos fuimos en diferentes momentos, yo me fui antes. Yo ya hacía tiempo que no tocaba en Dios. Tocaba en Travesti cuando me fui.

Recuerdo el documental que vi en el Gaumont. Carmen algunas filmaciones son tuyas…
C: Sí bastantes, de él y Pedro en Barcelona y un poquito más.
T: De los shows no porque ella nunca pudo ver a Dios. Ella vino el último show de Dios, nadie sabía que era el último y la echaron por un faso antes que tocáramos.
C: Sí, entré con un porro, y el dueño me dice “sos una pelotuda, sos una pelotuda… andate”. Creo que murió por lo que me enteré.
T: Sí… que en paz descanse.

¿Qué año era?
T: 2001.
C: Me quedé mirándolo y lo mandé a la mierda y se pudrió todo, me sacaron afuera y me perdí el último show de Dios.

Una vez encontré en internet una foto de Nick Cave con el casete de Dios en la mano. ¿Podés contar esa anécdota?
T: Se lo dio un chico que se llama Fabián Jara, en el escenario de Dr. Jekyll. Una amiga mía le sacó una foto, durante muchos años la foto desapareció. Es rara porque está cantando y tiene el casete y lo está mostrando como si supiera lo que es, pero es totalmente casual, nunca supe qué pasó. La imagen es bastante impresionante.

¿En Mueran Humanos cuánto hay de las demás artes?
C: Nos encanta el arte en general. Él es un lector voraz.

¿Las tapas de los discos las hiciste vos?
C: Sí, los diseños los hago yo, desde hace mucho tiempo dibujo, pinto o hago collages, experimento, siempre me interesa buscar técnicas nuevas.
T: Para nosotros siempre estuvo bueno tomar el control de todas las cosas, involucrarse en todos los elementos que conforman una banda.

Entre la literatura y el collage, ustedes usan la técnica del cut-up. ¿Cómo es el experimento en la música?
T: Hay muchas letras que son cut-ups originalmente: “Cosméticos para Cristo”, “Éxito de una ex santa”, “Guerrero de la gloria negativa”. Y en la música no sé, no hacemos lo que sería un cut up, digamos de grabar cosas, cortarlas y pegarlas al azar para ver qué pasa, eso no lo hacemos, que sería algo radical, usar el cut-up en forma radical. Pero sí que hay muchas combinaciones de canciones unas con otras, o cosas que hacemos por separado se terminan uniendo con la otra. Para mí lo interesante es la rotura de la linealidad cotidiana que te permite ese tipo de técnicas. Rompen con la lógica de la costumbre y se abren otras cosas. Un poco también por la razón que la gente toma drogas, para romper con los estados mentales y no necesariamente tener que tomarlas, ya que podés hacer este tipo de cosas. Para mí el collage o el cut-up son técnicas por la cual vos podés acceder a tu inconsciente y romper con tu cotidianeidad, sin necesidad de comprarte una sustancia y meterla en tu organismo… que tampoco está mal, no estoy diciendo nada en contra de eso.

Siempre tuvieron una forma muy particular de utilizar los sintetizadores. ¿De dónde viene?
T: Con los sintetizadores nosotros siempre buscamos mucho pervertir. Usar los instrumentos de una forma con la que no están pensados para ser usados. En nuestra banda hay sintetizadores que suenan como guitarras, bajos que suenen como guitarras, no hay guitarras por ningún lado, o bajos que suenan como sintetizadores. Somos muy curiosos y no nos gusta leer los manuales de nada, en ningún sentido. Nos gusta jugar, agarrar algo e irnos para cualquier lado. Es de lo que veníamos hablando de romper con la cotidianeidad, con la cárcel. En la música también todo empieza con algún tipo de experimento extraño que hacemos.

¿Se pasan mucho tiempo componiendo?
T: Todo el tiempo, por suerte ahora giramos mucho y salimos de nuestra casa. Nos quemamos mucho la cabeza también, ya que cuando te planteás algo libre, sin esquemas y abrís demasiado, se vuelven demasiadas posibilidades. Y ahí tenés que empezar a aplicar la decisión y es más difícil, sobre todo dos personas.

¿Nunca sintieron la necesidad de algún integrante más?
T: Sería medio raro. La banda es esto, literal.
C: No, estamos bien así. Lo que sí, nos gusta trabajar con el ingeniero de nuestros discos, Boris, acabamos de terminar el nuevo disco con él.
T: Es el ingeniero de Neubauten.

¿Y el disco nuevo?
T: Está buenísimo, lo acabamos de terminar.
C: Un día antes de venir, estuvimos en el estudio todo el día. Lo grabamos como el anterior, que fue grabarlo en nuestra casa y llevárselo a Boris. Lo que hicimos con este fue quitarle todo lo que no aportaba algo y sólo quedaba lindo; lo que no sumaba, afuera. Fuimos más minimals. Trabajamos con los elementos puramente necesarios para cada canción y menos adornos.
T: Eso hizo que tuviéramos muchas alternativas, teníamos un montón de líneas de bajo, montón de teclados, montón de samplers, pero en este caso fuimos radicales en cortar, cortar y cortar, tirar, tirar y tirar y quedaron como bastante esqueléticas. Con pocos elementos, pero para bien, creo que queda lo más esencial.

¿Con qué sello? ¿Y cómo es su relación con estos?
T: ATP, el que hacía el festival All Tomorrow Parties. Son los que sacaron Miseress.
C: El festival cerró, pero el sello sigue vivo.
T: Con los sellos siempre tuvimos buena onda, porque se nos acercaron a nosotros y siempre hubo un entendimiento.
C: Siempre trabajamos con gente sólo que nos cae bien, sino no hacemos nada.

Les quería preguntar sobre dos bandas más con las que se cruzaron. ¿Tocaron con Suicide?
T: Con Martin Rev dos veces. Yo lo admiro muchísimo, él es muy importante para la música que hacemos. Pero es un tipo re sencillo, es muy volado como lo imaginás, pero es cero diva, todo lo contrario. Es muy dulce y muy amigo, es cariñoso y alucinante.

Y otro personaje es Genesis de Psychic TV.
C: Sí, todo el mundo sabe que es un personaje.
T: Con Psychic TV compartimos un montón de fechas. Cuando tocamos la última vez, su guitarrista era el dueño de nuestro primer sello. Estuvo bueno porque tocamos en dos escenarios pegados. Nosotros terminamos y ellos empezaron.
C: Eran dos escenarios gemelos, uno se apagaba y se prendía automáticamente el otro. También tocamos en una exposición de sus collages.
T: Hace años que nos venimos cruzando, pero esta vez nos conocimos bien.

Anduvieron de gira por todos lados últimamente, también giraron con The Horrors. ¿Cómo fue todo este tiempo?
C: Toda Europa. Eslovenia, Italia, Alemania, Hungría, República Checa, Lituania
T: Fueron treinta fechas en treinta y seis días. Algunas fechas nuestras y otras con ellos. Con The Horrors tocamos en lugares que nunca habíamos pisado, como Luxemburgo. Ellos con nosotros re bien, nos invitaron porque les gusta la banda, hace años que nos invitan a cosas.
C: Después de la gira nos invitaron a tocar a la fiesta de año nuevo en Londres. Son una banda de la puta madre y re buena gente, muy amables, muy educados, muy elegantes, son divinos.

¿Y en Latinoamérica dónde más sienten este tipo de cariño?
T: México, Perú, a Colombia también vamos mucho. A mí me llama la atención Perú, todo lo que gira alrededor del sello Buh Records. Luis Alvarado, que es el dueño, fue el que nos llevó todas las veces que fuimos a Perú. Su trabajo, su música y las bandas que edita, todo es increíble.
C: Un par de personas más como él en Latinoamérica sería muy bueno. No para de organizar shows, hace programas de radio, rescata música perdida experimental de los ’70, cosas industriales, cosas muy chifladas.
T: Es incansable, un superhéroe. Hoy diría que la persona más importante de Latinoamérica para la cultura musical a la que nosotros estamos cerca es Luis Alvarado. Es un tipo que empezó organizando shows de noise para diez personas y ahora está llevando a Killing Joke, en el medio nos llevó a nosotros tres veces.
C: Va consiguiendo subvenciones del estado o dinero de empresas como puede, como que hace lavaje de dinero pero al revés, para el punk, para la contracultura, es un capo.
T: Duerme en el suelo de su casa para darle lugar a la banda.
C: Y su mamá te hace el desayuno.
T: Luis es muy importante porque tiene en claro que quiere unir personas. Está todo el tiempo armando, tiene un festival de música experimental latinoamericana que lo hace una vez por año y se llama Integraciones. Ha llevado bandas de Chile, Colombia, Ecuador, lugares que están fuera de la idea que uno tiene de dónde está la música.
C: Y siempre teniendo el factor comercial cero en cuenta. Le importa un carajo.

¿Qué nos pueden decir sobre DHD, la banda que abre el show?
C: Con DHD tocamos antes en Perú gracias a Luis también. Él escucha DHD desde hace un montón y a mí siempre me rompía la cabeza cuando lo escuchaba a la pasada y no podía creer que no lo conocía. Cuando los vi en vivo me volaron la cabeza y no dudé en invitarlos.
T: Ellos son de Formosa. En el viaje anterior, Luis Alvarado un día me pidió que le mostrara bandas, el chabón no puede parar. Le mostramos DHD y el loco los llevó a tocar.

*

Foto principal: Txema Novelo.

Mueran Humanos se presenta esta noche en Club Palermo (Borges 2450, CABA) a las 23.30hs. Las entradas anticipadas están a la venta mediante Ticketek.