ÑÑÑÑ es un dúo musical muy particular. Portan una estética de “videojuegos”, como ellos mismos denominan, y a través de la búsqueda de nuevos sonidos con pocos elementos, generan un conglomerado de composiciones en donde se distinguen recursos analógicos y electrónicos. Van más allá de la música, sin miedo, con un sello vanguardista que ellos mismo se adjudican. Hay algo claro: sus canciones son difíciles de obviar.

A través del trabajo en conjunto y de la amalgama de ingredientes que estos dos integrantes aportan en sus creaciones, se genera un rock electrónico de timbres y texturas oscuras y electrizantes que la piel puede percibir. Se posicionan más allá de un género o de un estilo, porque las mismas melodías van evolucionando fuera y, muchas veces, dentro del show.

“Al principio encaramos fragmentando temas que ya teníamos armados al estilo remix, los desarmábamos en elementos y cambiábamos todo, y un poco esa manera de trabajar se mantuvo con los temas nuevos. Componemos los dos, cuando uno trae una idea sabe que puede que sea descuartizada sin piedad, pero ahí está lo bueno. Es muy raro que se mantenga un tema tal cual a como fue pensado en principio.”

Foto: Felipe Torres Cea

Su trabajo data del 2011, año en que se establecen como dúo y generan una puesta en común. Desde aquel año han compartido escenario con bandas de performance muy variadas en festivales o recitales en donde su arte se distinguía de las demás, a veces por su impronta musical y otras veces por el mensaje auditivo que hay que desentrañar al ver a este dúo de pie, en el escenario, rodeados de artefactos que, inevitablemente, llaman la atención del espectador.

“Está buenísimo que nos tengan en cuenta, porque muchas veces no compartimos tanto la estética musical con las bandas o festivales de los que participamos y de alguna manera quiere decir que la propuesta trasciende los estilos y que la música está en primer plano. Compartimos fechas con bandas súper pop, metal extremo, DJs, ensamble de percusión, etc. Y sobrevivimos…”

Foto: Betania Capatto

Su lugar es a un costado del “humo” del mainstream. Gozan de la comodidad que les da la escena independiente, aunque muchas veces se han encontrado con escenarios de espectadores con sus discos escuchados muchas veces, que están a la expectativa de lo que la banda produzca. Innovadores, extravagantes e introvertidos en el show, su relación con el público es de facilitadores de sensaciones, efectos que, indefectiblemente, induce su música, que tal vez introduce al público en una especie de hechizo de baile o simplemente a “pasear la cabeza”.

*

Foto principal: Nicolás Empatico.