Compartir

Pilotos grabó su primer disco bajo la influencia de los primeros Ratones Paranoicos, escribiendo canciones con la misma fórmula: Mezclar la rabia de los Sex Pistols con el rock and roll Stone de Exile On Main St. Hoy, después de ese anfetamínico debut, los chicos desempolvaron los discos de Supergrass, Oasis, Blur y los míticos Soup Dragons, para darle un giro a sus canciones.

Facundo, cantante y guitarrista de Pilotos, dice:

“No queríamos hacer lo mismo que el primer disco, y aparte se dio naturalmente. Empezamos a escuchar a otras bandas y creo que con los productores logramos ese sonido, ya que ellos la tienen re clara con el estilo”.

La producción del nuevo disco, Visor Retro, estuvo en las manos de dos miembros de Turf: Nicolás Ottavianelli y Fernando Caloia. Quizá ahí está la clave para este nuevo sonido de Pilotos más orientado al estribillo pop mezclado con ese estilo inglés que los Turf supieron tener en su primer y lejano disco debut. Facundo no solo compartió la producción de su último disco con Ottavianelli y Caloia, también toca, hace un tiempo, la segunda guitarra en la vuelta de Turf a los escenarios porteños. Y formó parte de Ríspico, la banda de Nico Otavianelli.

“Los conocí cuando tenía 16 años. Ensayaban a la vuelta de mi casa. Yo en esa época tomaba clases de guitarra con el Vasco Bazterrica de Los Abuelos de la Nada, y él siempre paraba ahí y les hablo de mí. Aparte también mi hermana los conocía. Un día me llamo Rispi (Nicolás Ottavianelli) para que nos juntemos a tocar ya que con Turf iban a parar un tiempo. Fue por el 2007. Ahí armamos Ríspico, que también la integraban Fernando Caloia y Sebastian Alonso. Tocamos mucho, grabamos dos discos y paralelamente armé Pilotos, allá por el 2011. Y en Turf empecé a tocar el año pasado porque Joaquín se fracturó el brazo y no podía tocar la viola, entonces me llamaron para un show en Niceto y a partir de ahí fueron pintando más shows, me aprendí más temas y seguimos”.

Cuando Pilotos habla de sus influencias, deja una larga lista que está unida por un estilo y sonido bien marcado.

“Para nuestro último disco escuchamos mucho Road to Rouen de Supergrass, Modern Life is Rubbish de Blur, Burt Bacharach, Arctic Monkeys, Primal Scream, Spiritualized, Soup Dragons, etc. Pero no queremos quedarnos encasillados en un estilo porque lo que vendrá seguramente sea diferente, como lo venimos haciendo”.

El último disco de Pilotos no solo trae nuevas melodías e influencias, además tiene un invitado de honor. El mismo que supo tener Turf en Una pila de vida: el señor Charly García. “Estuvo increíble. Él grabó su último disco en Estudio Cathedral, que pertenece a los Turf, y una noche de grabación cayó para hacer lo suyo, no sabíamos si se iba a acordar de grabar nuestro tema. Esperamos un par de horas, no le dijimos nada y él solo nos dijo que le pasáramos la canción (“El Papel“). Grabó con un Rhodes y después unas cuerdas. Lo hizo todo en dos tomas. Al final del tema grabo unas cuerdas que parece “I Am the Walrus” de The Beatles, eso nos encantó”.

En Visor retro hay un poco de todo: momentos de cuelgue, como en el tema “El Papel”, o minutos cargados de guitarras al palo al mejor estilo de los Supergrass de “Caught by the Fuzz“. “Buenos músicos, lindos chicos y muy buenas canciones con melodías pegadizas”, dice Facundo. Y parece la mejor forma de resumir y explicar el trabajo de Pilotos.