Fotografía: Pantano Estudio Fotográfico
Fotografía: Pantano Estudio Fotográfico

Tomando su nombre del controvertido astro del fútbol, a quien ellos consideran un personaje con mucho rock, este par de hermanos provenientes de la zona oeste del conurbano bonaerense han venido haciendo presencia en distintos espacios de la escena local desde hace algún tiempo, destacándose por cuenta de una aguerrida actitud y ruidoso sonido en eventos como la más reciente edición del Festipulenta. Dentro de los conceptos abordados por la creación musical de los Surfing Maradonas, es posible encontrar una peculiar mezcla entre ciencia ficción (aliens, criaturas monstruosas e historias apocalípticas) y la crudeza de una realidad en la cual se viven horrores de otro tipo (miedo, frustración y profundas desigualdades).

Después de haber escuchado su nuevo álbum titulado Holocausto Alienígena (2015, Discos Dojo), tuvimos la oportunidad de formular varias preguntas a estos dos chicos que consiguen fácilmente llegar a su público valiéndose estrictamente de la honestidad de su propuesta, y la potencia de su voz, guitarra y batería.

Hace poco leí que ustedes tienen la intención de completar una trilogía a través de sus álbumes, una saga con la cual desarrollar una historia de ciencia ficción, o algo muy parecido a ello. De ser así, Holocausto Alienígena viene a ser su segunda entrega, y su próximo disco sería el cierre de la saga ¿Ya tienen en mente cómo piensan continuar aquel concepto o historia, o van a ir decidiéndolo una vez estén embarcados en el proceso compositivo de su próximo disco?
Fochi: Tenemos varias canciones, todavía no hay nada cerrado. Supongo que entre las que tenemos vemos cuáles van a quedar. De ahí va a salir el nombre del disco y pensaremos cómo cerrar la historia.
Esteban: La verdad que no hay nada definido acerca del próximo disco. Sí sabemos que va a completar la trilogía, que van a ser otros 6 temas, pero todavía no hay nada definido en cuanto al contenido. Estamos componiendo y ensayando temas, viendo cuál garpa mas tanto para grabar como para el vivo. Vamos a ver qué aparece. A veces primero aparece la canción, la obra, y después nos damos cuenta de que ahí estaba el concepto.

¿Cómo ven al sonido stoner como orientación rockera en la Argentina y en Latinoamérica? De acuerdo con su visión de aquella situación: ¿Creen que puedan surgir en el futuro cercano algunas grandes bandas como Los Natas, o les parece más bien que los nuevos músicos están cada vez menos interesados en ese sonido?
F: Hay una movida stoner bastante grande. La mayoría suenan iguales entre sí, a mi me aburre eso. Me gusta mucho Queimada, que es una banda que tiene cosas del stoner mezclado con cosas de bandas como The Mars Volta que no tienen nada que ver con ese palo. Poseidótica también va por el costado del camino del stoner. No considero que Surfing Maradonas sea stoner, pero sí tomamos cosas de ese estilo. Para mí Los Natas son únicos y es imposible que otra banda ocupe ese lugar. Seguramente van a salir bandas muy buenas.
E: No lo sé, no lo pensé. Me parece que tampoco está bueno el encasillamiento. Me interesa que existan bandas, y que existan buenas bandas. Después si es estilo stoner, o si es indie o lo que sea no me importa tanto. Es más, los sonidos que se ajustan demasiado a ciertos parámetros preestablecidos me terminan aburriendo porque son predecibles. En mi modo de ver las cosas es mucho mejor experimentar, romper con las etiquetas, buscar lo inclasificable y con eso hacer algo bueno. Los Natas son una de las bandas más zarpadas que tuvo este país sin lugar a dudas. Está dentro de cierto género, el stoner, pero me interesa más la banda que el estilo.

Durante los últimos 2 o 3 años en la escena musical del rock independiente en Buenos Aires ha habido una especie de auge del formato de dúo, que en otros tiempos fuese popular mayormente entre músicos folk o más acústicos. Podría nombrarles a los Dedés, El Sur, Los Octocats, Riel… De hecho hace poco algunos de ellos se presentaron en “No toques bajo”, un festival local de solamente dúos rock. ¿Se sienten ustedes de algún modo parte de esa movida? ¿A qué creen que puede ser atribuida esa tendencia de solo voz, guitarra y batería?
F: Yo no me considero parte de esa movida. Creo que hay una movida muy grande donde no pasa tanto por el estilo musical, sino más por la cabeza. Como por ejemplo, tener en claro la autogestión o una postura frente a los lugares a la hora de organizar una fecha. Creo que los dúos se dan porque ahora hay una mayor libertad a la hora de buscar sonidos.
E: Sí, me siento parte. Al menos así te lo hacen sentir y es un honor. La tendencia al dúo tiene que ver con el hecho de que muchos nos animamos a tocar con formatos que quizás no son tradicionales, así como tampoco tocamos estilos tradicionales ajustados a las normas preestablecidas de las que hablaba antes. El dúo es parte de la búsqueda de algo propio. Si mi hermano y yo tocamos dúo es porque desde siempre nos sentimos cómodos así y la música fluye dentro de este modo de llevar a cabo las cosas. Poner un bajo no estaría mal, pero… ¿por qué deberíamos tener bajo? Quizás por mero conservadurismo, y el arte es todo lo contrario.

Fotografía: Luciano Maccione
Fotografía: Luciano Maccione

¿Y qué paisajes o cosas de su natal San Justo creen que los han inspirado al momento de crear y plasmar una visión artística a través de su música?
F: De San Justo me inspira Almafuerte, cosas del escritor y más que nada la banda. Me inspira que no pase nada artísticamente, o que no se salga del metal, el rock barrial y la cumbia. Me inspira que el intendente podría ser tranquilamente Maradona. El paisaje en cada cuadra es un cartel de Perón, una parrilla y un taller mecánico. Así constantemente, cuadra tras cuadra. La parrilla puede variar por una panchería o un pizza libre.
E: En La Matanza, en el oeste del conurbano bonaerense, pasan muchas cosas que, si bien pasan en todos lados, son mucho más visibles. La violencia institucional es tremenda y súper evidente. La mafia política vacía los pocos hospitales y escuelas que hay, y es protegida por la mafia policial que tiene libertad de hacer lo que se les ocurra de la manera que se les ocurra. Sin ir más lejos, Luciano Arruga fue desaparecido por la misma policía que en los setentas torturaba y también desaparecía personas. El terror nunca se fue, solo cambió de forma. La gente vive con miedo y a la defensiva, y los medios confunden. Terminanos creyendo que el enemigo es el que tenemos al lado, cuando en realidad el enemigo es el poderoso que le paga a los medios masivos para hacer creer que los malos somos los pobres. En otros lugares, al menos te la maquillan con bicisendas (los nazis la maquillaban con brazaletes hermosos). La clase dirigente hizo y hace estragos, y ese ambiente se respira todos los días. Yo creo que eso es imposible de sacárselo de encima, y con los Surfing Maradonas tratamos de transmitir la idea y la sensación del miedo inconmensurable.

¿Qué tipo de actividades podemos encontrar haciendo a los hermanos Maradonas cuando no están tocando?
F: Yo cuando no toco ahogo bebés en la bañera y me aturdo con el programa de Santiago del Moro.
E: Fochi labura con sonido y yo soy psicoanalista. Es un trabajo tremendo, súper desgastante, pero no podría no hacerlo. De alguna manera cumple una función parecida al arte, ya que el análisis tiene como objetivo romper con los condicionamientos impuestos por la sociedad, por la familia, por el conservadurismo, sea cual sea. Todo apunta a la libertad del ser como fin último. También trato de aprovechar los espacios para salir, ir a fechas de bandas amigas o que no conocemos. La música nos tira muchísimo y nos sale naturalmente estar metidos todo el tiempo en esto.

Más allá del nombre de su banda y de la ineludible figura de Diego en la cultura popular argentina, ¿les gusta el fútbol? De ser así, ¿a qué equipo le profesan devoción?
F: A mí me gusta el fútbol, solo veo los partidos de la Copa Libertadores de cualquier equipo argentino. Veo los partidos del mundial cuando hay. Soy hincha de Vélez, pero si hay un equipo que juega bien lo sigo. No soporto la violencia que se genera por el fútbol. Hablo de los mafiosos que se pelean por poder, y de los boludos que pelean para ver quién es más poronga.
E: Soy hincha de Racing. Por momentos me apasiona y por momentos me aburre de muerte.

De tener la posibilidad de compartir escenario con un artista internacional ¿A quiénes elegirían?
F: Queens of the Stone Age, Flaming Lips, cualquiera de los Sonic Youth que venga.
E: Los Pixies.

¿Qué planes tienen para el futuro cercano? ¿Nos pueden compartir la fecha y lugar de su próxima presentación?
E: Tocamos el jueves 23 de abril en Club V en el marco del Ciclo Knock Out de Discos Dojo, sello del cual formamos parte. Después de eso vamos a seguir tocando, ensayando, pensando cosas. No nos queda otra, nos encanta.

Evento en Facebook

surfing-maradonas-fecha