Lograr transmitir con nitidez una emoción o una idea desde la simplicidad puede ser, con frecuencia, mucho más difícil que hacerlo valiéndose de múltiples herramientas o recursos. Así que el mayor mérito de Tani probablemente sea el conseguir, desde la grabación casera de sus melodías, ese efecto enternecedor y honesto que irradia su disco debut, Uturnis.

Se trata entonces de un álbum conformado por canciones breves, que narran escenas y frases breves que son como mantras, con las que esta chica de apenas 20 años empezó a darse a conocer como una nueva cantautora de folk/pop íntimo y delicado.

Tuvimos la oportunidad de conversar con ella acerca de su visión artísitica y de sus opiniones respecto del rol de las mujeres en la movida indie argentina que, ciertamente, aún sigue en su mayoría siendo liderada por figuras masculinas. Acá sus respuestas:

En la nota anterior que te hicimos en Indie Hoy, se menciona que tus primeros acercamientos con la música fueron bastante formales. ¿Estudiaste en algún conservatorio?
No precisamente. Tuve muchas clases particulares de distintos instrumentos, pero nunca pude engancharme muy en serio. Aunque desde chica fui a un taller de introducción musical, primero. Al comienzo me llevaron mis padres y luego quise hacer guitarra, piano… Y ahora siempre dudo si estudiar música o qué. Estoy un poco en el limbo de no saber.

Entiendo, es el dilema de muchos que se empiezan a encontrar con la música como vocación, pero no les convence la academia… ¿Y cómo sucedió la transición entre ese enfoque formal que tuviste esos años de estudios hasta lo que lograste crear en Uturnis, tu disco debut?
¿Cómo surgió ese álbum? Bueno, antes hacía otras canciones, pero pensé que eran horribles, así que… igual era otro estilo y en inglés porque no escuchaba mucha música del under ni en castellano. Y luego, el año anterior a grabar Uturnis estuve intentando hacer canciones parecidas a la onda de Laptra, que estaba escuchando mucho en ese momento, y me salieron cosas horribles. Luego de un tiempo, en dos meses me salieron todas las canciones de Uturnis y era como el concepto que quería. Como que estuve un montón de tiempo procesando el estilo que quería hacer y me salió de repente.

¿Y en qué momento decidiste que ibas a mostrar en público esas canciones? Porque una cosa es crear y otra empezar a darle difusión a eso que hiciste…
En realidad siempre quise tener un Bandcamp, pero quería subir algo que me gustara en serio y no subir cualquier cosa. Bueno, y entonces llegaron las canciones de Uturnis y, en realidad quería grabarlas bien porque me parecía como que no era en serio si estaba grabado así, en mi cuarto; pero mis amigos me convencieron y dijeron que quedaba bien así… Y también iba a tardar mucho más si quería grabarlo “bien”, porque no tenía no sé, plata y todo eso. Lo que sí, al principio pensé que era imposible que yo alguna vez llegara a tocar en vivo porque era muy tímida, y en algún momento, con Uturnis sobretodo, dije “Va a pasar, ya está”.

Claro, no es tan fácil vencer la timidez. Y Uturnis quedó muy lo-fi así, eso tiene su magia. Igual quería preguntarte si esas canciones, más allá de que las grabaste de forma casera, tuvieron algún tipo de proceso de producción posterior.
No, ninguno. Quedó todo directo. De hecho, intenté grabarlas mejor; pero como que ya me gustaban los errores que tenían y no quise cambiarlas.

¿Y además de cantar y tocar, te dedicas a otra actividad creativa?
Me gusta hacer collage. Antes escribía, hacía cuentos. Ahora no tanto.

Bueno, y hablando acerca del rol de las mujeres en la escena cultural local, ¿cómo te sentís respecto de la participación actual de chicas en bandas, eventos y demás movidas? ¿Qué bandas y espacios protagonizados por lo femenino quisieras recomendar?
La verdad es que siento que hay pocas chicas, en general. Hay pocas bandas de chicas. Y más ahora con todo lo que está pasando del escándalo de los abusadores en el rock… Nos dimos cuenta y ahora es como “Che, en la escena faltan chicas para que muestren otros puntos de vista”. Y por ahí habría otra actitud de parte de los hombres si aparecen más chicas con sus propias propuestas. En cuanto a ciclos de música protagonizados por chicas para recomendar, no sé. No hay muchos, creo. Pero una banda que me re gusta son Las Kellies, que de hecho hace poco tuvimos una fecha en la que tocamos juntas. Con las Indies Puestas hace poco hicimos un streaming en conjunto, son geniales y están por sacar su primer disco. También están Las Ligas Menores, que han llegado bastante lejos. Después, creo que hay chicas en bandas pero así, sueltas.

Coincido con eso, hay chicas haciendo cosas interesantes, pero hace falta articular más una movida gestionada y protagonizada por mujeres si queremos ayudar a que cambien algunas actitudes en la escena. Y ya que tocamos recién el tema de la denuncia de abusadores en el rock, ¿de qué manera te afectó todo el asunto de Migue de La Ola? Lo pregunto porque él, además de ser un referente en la escena indie pop local, también compartió escenario contigo y se conocían hace un tiempo. Sé que es una situación compleja, así que quiero saber cómo lo has manejado en cuanto a asimilar esos hechos y las consecuencias que conllevan.
Bueno, La Ola era una de mis bandas favoritas, pero luego de enterarme creo que quité todo mi cariño por su música, aunque no era fácil aceptarlo. Se terminó entonces una etapa de tocar con Migue, también. Después sentí como que ya está; como que se caían muchas cosas, y sentí la necesidad de subirme a un escenario y pensé: “vámonos con unas chicas a decir lo que sentimos, o a hacer lo que queramos”, porque lo demás me pareció que era como un circo. Pensé que pueden surgir más cosas, incluso mejores, gestionadas por chicas.

¿Así que la situación te pareció algo así como un detonante o un llamado ante la necesidad de que las mujeres nos hagamos escuchar y tomemos más protagonismo en la escena?
Sí, también antes pensaba que este ambiente cultural era re lindo, inocente, y ahora lo miro de otra forma.

Cierto, uno tiende a pensar que los artistas está luchando por lograr cambios en la sociedad…
Claro, uno cree que son gente diferente, pero hay todo tipo de gente en todas partes.

Es así. Y volviendo a tu música, tengo entendido que tu siguiente etapa se viene más formato banda, no tanto acústico y lo-fi ¿En qué consiste ese cambio y a qué estás apuntando ahora?
Bueno, cambié el formato en vivo, generalmente ahora toco en banda. Pienso que ahora va a ser más divertido, así como va a ser más difícil. Por ahora no pude tener una formación definitiva. Pero creo que también es otra forma de tocar y escuchar el disco, porque es diferente y tiene más energía. Y el próximo disco ya lo estoy grabando con mi novio que también toca en la banda y un amigo que sabe de producción, así que ellos van a ser mi banda en ese álbum. Va a tener mucho piano y es como otro concepto, menos lo-fi porque lo estamos grabando más profesionalmente. Va a ser mucho más pop, más instrumentos…

¿Canciones más largas y “clásicas”?
Claro, desde la forma de grabación hasta eso de la duración y la estructura sonora como tal.

Fotografía principal: Flor Viniarsky

Tani se va a estar presentando en vivo este domingo 5 de junio, junto a Julia Sarasa y Balvanera en el lanzamiento de Bolena Zine que tendrá lugar en Multiespacio Korova. Más información.