Dos marzos atrás, poco antes de llevarse a cabo la edición 2015 de nuestro Lollapalooza, la organización del evento anunció que NOFX se bajaba de visitar Argentina y Chile. Esa vacante la ocupó The Last Internationale, una banda casi desconocida para quienes planeaban asistir al festival, pero que venía con el sello de aprobación de Brad Wilk (Rage Against The Machine), quien también estaba presente en el line up de ese año (como batero de los Smashing Pumpkins). Brad de hecho había tocado y grabado con el grupo en sus primeros años, luego de que los presentara el mismísimo Tom Morello.

De todas maneras, The Last Internationale se trata esencialmente de un dúo. A Edgey Pires, un violero bien clásico y hardrockero, lo acompaña la tan dulce como intrépida Delila Paz, una joven con una voz y un perfume que remiten muy directamente a personajes como Grace Slick (Jefferson Airplane) o incluso Joan Baez, a quien se acerca también por lo contestatario de sus letras. Es que pocas bandas de hoy en día se molestan en llevar una bandera y defenderla tan firmemente como lo hace este dúo neoyorquino. Van al frente con denuncias políticas muy directas, temas duros como el genocidio de los pueblos originarios o los derechos de la clase trabajadora, y todo al ritmo de un rock bien clásico, duro y algo vintage, aunque con también algunos blues y baladas folk como las de principios del siglo pasado; siempre con mucha fuerza, como si con cada canción buscaran que la Tierra se desgarre un poco. Cuando debutaron en el show de David Letterman, el conductor se quedó sin habla: “Dios mío, no sé qué decir. Eso fue increíble. ¿Puedo irme de gira con ustedes?”

A pesar de haber entrado sin pedirnos la llave, en esa oportunidad The Last Internationale dio un show maravilloso y con una atención muy cálida de los argentinos, que los recibimos con lo que mejor sabemos hacer: coros sobre los riffs, rondas de pogo y cantitos masivos. Ahora se preparan para grabar su segundo disco, volver a Latinoamérica para la mitad del año, vivir de cerca las elecciones presidenciales y muchas otras cosas que nos contaron en esta entrevista exclusiva para Indie Hoy.

Se viene un nuevo disco. ¿Cómo será su sonido? ¿Qué lo diferenciará del anterior?
El sonido será muy distinto con respecto al primer álbum, o a cualquier otra cosa que hayamos hecho antes. Es difícil describirlo en este punto, tan temprano, pero definitivamente podemos decir que estamos dejando todo en este disco. Es nuestra obra más atrevida, intransigente y creativa hasta el momento. Nuestra meta es hacerlo el álbum más peligroso que haya para aquellos que han secuestrado y profanado el rock and roll con fines de lucro y fama. Es tiempo de reclamar el rock and roll para la gente.

¿De qué tratará? ¿Y cuando saldrá a la luz?
Aún es muy temprano como para decirlo. Estamos en una etapa compositiva, y tenemos canciones como para hacer tres discos. Todavía tenemos que elegir un sello, un productor, meternos en el estudio. Esperamos tenerlo todo grabado para el verano.

Sus letras y su discurso como banda tienen un fuerte contenido político. ¿Sobre qué cantarán en las próximas canciones?
Hemos estado escribiendo mucho sobre las dificultades socio-económicas de la gente normal. ¡Los bluses! La gente no puede pagar sus cuentas o tener un salario digno cuando toda la riqueza está concentrada en el 1% de la población. Estuvimos escribiendo mucho sobre el amor y conectar relaciones con política. También sobre guerra, sobre la perversión de la cultura, la apatía y la zombificación de nuestra generación, nuestras experiencias personales con los sellos discográficos, la esperanza, la traición, la desesperación…

¿Y cómo se llevan los jóvenes con eso? ¿Se toma bien el mensaje, se aprecia?
Sí, la música es rebelde y genuina y creemos que eso es lo que atrae a los adolescentes. Muchos de ellos nunca vieron a una banda tocar sus instrumentos y cantar sin un millón de samples y efectos. El problema es que están constantemente bombardeados con el Top 40 y toda esa mierda, más los productos que les meten por la garganta sin parar. Es muy difícil encontrar tu música entre todo ese despelote.

¿Es difícil crecer o siquiera sobrevivir en la industria musical llevando ese fuerte mensaje?
Definitivamente hemos visto el lado oscuro del negocio, pero apegarse a la integridad es lo que nos ha hecho más fuertes como personas y como músicos. No podés tener un nombre como The Last Internationale y hacer música que encaje en publicidades de Coca-Cola.

Ustedes son una banda rockera, pero tienen algunas canciones bien folk también. “Timber” me llevó directamente a cuando Delila hizo esa canción de Victor Jara en nuestro Lollapalooza. De hecho el folk va muy bien con ustedes porque es un género que siempre tiene un contenido fuerte, algo para decir. ¿Cuáles son sus referentes folk, tanto en EE.UU como en el resto del mundo?
En la música folk hay un linaje muy rico. Woody Guthrie, Bob Dylan, Bruce Springsteen, todos siguen un patrón similar. Nuestras principales influencias vienen del folk y el blues. Artistas que expresan un profundo dolor y una verdad en sus voces y letras. Eso es lo que nos mueve. Eso es lo que es importante y real, especialmente en estos días donde nada parece ser sagrado.

Hablando de Víctor Jara, sé que a vos Delila te gusta mucho su trabajo. Un fan me pidió que te pregunte: ¿alguna vez pensaste en grabar un tema en español?
¡Sí! “Manifiesto” es una de mis canciones favoritas. Y definitivamente voy a grabar una canción en español en un futuro cercano.

A la Argentina vinieron casi de sorpresa y el público los amó. ¿Cómo fue esa experiencia? ¿Qué piensan del país y su gente?
Recordamos a la gente cantando el solo de “Wanted Man”, eso fue hermoso. Man, no paraban de cantar y brindarnos su energía. El público en Estados Unidos no suele cantar los solos de guitarra. La experiencia fue realmente estupenda y después del show nos pasamos toda la noche hablando y conociendo a la gente en el festival. Además, dos fans geniales llamados Martín y Ramiro nos dieron buzos con nuestros nombres. ¡Viva Argentina!

Se ganaron muchos fans esa tarde. ¿Planean volver?
Sí, planeamos volver en nuestro verano. Posiblemente en julio. Vamos a anunciar la fecha ni bien esté confirmada. Va a ser un show exclusivo y contamos con que esos nuevos fans hagan correr la voz.

¿Y qué más planean para este año?
Terminar de preparar el disco, grabarlo, salir de gira, recuperar el rock and roll y seguir luchando por la justicia social. Pero no necesariamente en ese orden.

Su música parece estar muy influenciada por los sesenta y los setenta. ¿Qué música actual escuchan y los inspira?
Pudimos escuchar un adelanto del nuevo álbum de Tom Morello y es fenomenal. Además nos cabe Gary Clark Jr, PJ Harvey, Alabama Shakes, Run the Jewels

¿Y cuáles son sus héroes del pasado? Abrieron para bandas como The Who y Robert Plant, e hicieron covers de Janis Joplin, Woody Guthrie…
Nuestros héroes del pasado son muchos y la lista sigue creciendo. Para nombrar algunos, Crazy Horse por su dedicación a su gente; Gil Scott Heron por su poesía altamente real; Jane Fonda por su activismo, que aún continúa; Nina Simone por su arte; Muhammad Alí por su convicción; Howard Zinn por su historia por la gente…

¿Qué piensan de las redes sociales? ¿Es una herramienta para que la gente se reúna en torno a una causa o luche frente a diferentes temas?
Las redes sociales hacen que sea muy fácil diseminar información y promover eventos. Son también extremadamente divisorias en la medida en que la gente vive en sus computadoras y prefiere comunicarse con texto en lugar del cara a cara. La calidad de nuestras relaciones ha disminuido, definitivamente. Eso hace que sea más duro formar comunidades, lo cual es la base de construir organizaciones. Por supuesto que la Internet puede llevar gente a una protesta, pero cuando la protesta termina se vuelve cada uno a su aislada vida. Tomá por ejemplo la campaña de Bernie Sanders. Le debe mucho de su éxito a las redes sociales, pero ¿qué va a pasar cuando termine la campaña? ¿Qué va a pasar con toda la gente y las celebridades motivadas por los ideales de Bernie? Sin organización, el entusiasmo se disipa. Necesitamos ir más allá de las redes sociales y empezar a organizarnos como hicieron el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (SNCC) o las Panteras Negras en los ‘60

Se viene una elección grande en EE.UU. ¿Van a tomar partido públicamente o formar parte de alguna manera?
Apoyamos a Bernie Sanders. De todos los principales candidatos, es el único que no es un criminal sociópata y ha sido siempre consistente en su lucha por la justicia social. Incluso si gana la presidencia, nuestro trabajo solo está comenzando. Y ese trabajo es en las calles.