“Venimos a seguir sacando discos, a recuperar nuestro lugar en el mundo”, fueron las palabras que Joaquín Levinton utilizó para mejor ilustrar la vuelta de Turf al mapa musical rockero, celebrando así sus más de veinte años de carrera y dejando en claro que la banda nunca dejó de ser banda.

Se trató, sin embargo, de un regreso premeditado, que ya venían tentando desde 2014, cuando a través de una serie de shows y el lanzamiento de dos sencillos lograron colmar la ansiedad de los fans, y que tuvo su momento cúlmine con la presentación de Odisea, un registro en estudio de doce canciones originales que representa un nuevo punto de partida para la banda.

En la previa del show de presentación del álbum, que se llevó a cabo en Studio, un nuevo venue en el barrio porteño de San Telmo, Indie Hoy se adentró en un encuentro personal con Joaquín Levinton y Leandro Lopatín, a través del cual logramos inferir un poco en las razones y circunstancias de este regreso tan esperado.

Después de haber dilatado varios años la vuelta, ¿qué los hizo reunirse y volver al estudio a grabar un nuevo álbum?
Joaquín Levinton: No siento que la realidad del grupo sea la de haberse separado en su momento para ahora volver y proponer la grabación de un disco. En todo caso, creo que la banda tuvo una pausa después de un largo tiempo de estar en la ruta. Fueron trece años de compartir juntos casi mil shows, y de estar tocando por momentos cinco veces por semana. Vivimos una situación que fue para todos muy desgastante, por lo que cada integrante del grupo tuvo la necesidad de un espacio. Nunca nos peleamos y dijimos “no nos gusta más esta banda”, sino que tuvimos un descanso de nosotros mismos, para con el grupo y con nuestros compañeros. Por eso mismo, el regreso de Turf no tiene que ver con “sacar un disco nuevo”, ni mucho menos. Venimos a seguir sacando discos, a recuperar nuestro lugar en el mundo, por así decirlo. Volvemos para grabar muchos más discos.
Leandro Lopatín: Nos dedicamos a hacer música, y para hacerla en vivo primero hay que grabarla. Eso es lo que nos lleva a hacer discos, lo cual no es poca cosa. El tener que sentarte a componer, a grabar… De alguna manera, toda esa “odisea” quedó plasmada en un álbum que le da un poco de sentido a todo esto. Es una obra.

En el caso de Turf, ¿cómo comienza el proceso de grabar un disco?
J: Turf es un grupo bastante desestructurado. No forzamos las cosas, ni tampoco nos ponemos a pensar “hay que hacer un disco”. Fuimos juntando temas. Primero salieron los dos singles, “Kurt Cobain” y “La Canción del Supermercado”, y después nos sentamos con Lea, que en esta ocasión fuimos los que más compusimos, a escribir otras canciones. De todas maneras, eso tampoco es una condición sine qua non, ya que puede que yo haga una canción con Leandro, o que yo escriba un tema solo y viceversa. O que venga Carlos con una música. Puede ocurrir de cualquier manera.

¿Con qué cosas se encontraron que pensaban que no iban a encontrarse? ¿Qué no se esperaban?
L: Generalmente, y por suerte, no todo es sencillo y nada es lo que parece. De hecho, el nombre del disco representa un poco eso, ya que se trata de una odisea, de un viaje, con las aventuras y las desventuras que eso conlleva. Pero bueno, los Turf somos campeones de aventuras. De cosas buenas, de cosas malas, de cosas para sortear y aprender… Nada es fácil, todo requiere mucho esfuerzo; el juntarnos y llevar las cosas hasta este punto. Son como “odiseas herzogianas” de alguna manera (risas).
J: Mirá qué hermoso es ver la palabra “Turf” (señalando el arte de tapa en el decorado) después de tantos años acompañándonos. Mirá qué lindo es el solo hecho de poder volver a leer la palabra, el que haya regresado el grupo… (risas). La verdad es que estamos disfrutando mucho de esta nueva aventura. Evidentemente había una necesidad, no sólo de nosotros sino también de la gente, que está muy contenta de que la banda haya vuelto.

A esta altura, ¿sienten que tienen que demostrarle algo a alguien? ¿Y a ustedes mismos?
J: La verdad es que yo nunca hice las cosas de esa manera. Quizás a mi abuela. Pero no para demostrarle algo, sino para hacerla sentir bien.
L: A Turf siempre le gustó hacer las cosas bien, y el cómo buscarle la vuelta a esas cosas. En lo musical tenemos un estilo entreverado y con ritmos; somos un abanico de músicas diferentes que hace que las cosas no sean sencillas. Hay que ponerle mucho amor y mucho tiempo, y dedicarle todo. El día a día, las 24 horas. Para mí Turf es todo. El desafío es hacer las cosas bien y grabar el mejor disco posible, con el mejor sonido posible y tocarlo en vivo lo mejor posible.

¿Cómo ven el circuito del rock en la Argentina actualmente?
L: A mí particularmente me gusta. Hay una buena movida, con muy buenas bandas. Además, los chicos son mucho más abiertos que en nuestra época. Antes se vestían todos de negro, y las bandas renegaban de tocar los hits… Había toda una historia con eso, pero por suerte ahora los jóvenes son mucho más abiertos a nivel musical y mental, y me parece que así ganamos todos.

¿Cómo se posicionan ustedes dentro de ese circuito actual?
J: Somos una banda clásica, con una trayectoria muy larga y de una influencia para los otros grupos muy importante. Venimos a seguir manteniendo viva la llama de la magia y la fantasía, así como la ilusión de lo que es un grupo que transita a través del tiempo y el espacio, y que además se mantiene intacto. Y haciendo buenas canciones y buenos discos, que siguen funcionando como influencia ambos. Esto va para los chicos nuevos, los chicos que recién empiezan. Representamos una manera de ver qué lindo que es tener una banda y cómo se proyecta durante el tiempo, lo lindo que es hacer discos y cómo todo eso es posible.

¿Sienten que ya tocaron su techo de popularidad? ¿O creen poder volver con algo de la magnitud de sus primeros discos?
L: No lo sé, pero la idea acá es otra. No sé a dónde llegaremos, pero el plan es seguir tocando mucho, presentarnos en vivo. Porque cada vez que tocamos la gente es muy feliz, y eso nos vuelve a nosotros también. En este momento estamos muy contentos con el álbum nuevo, porque la lista de canciones se agranda. Es una locura. Tocamos algunos temas nuevos y temas clásicos, más alguno escondido para los más fanáticos. Está buenísimo.

¿Se viene una gira? ¿Tienen algún lugar favorito para tocar?
J: Estamos tocando por todo el país, y en noviembre sale una gira por toda latinomérica, que además se empieza a proyectar hacia el año que viene. Me encanta tocar en Córdoba.
L: En mi caso, no tengo ningún lugar favorito donde tocar. Para mí cada ciudad tiene su magia y su encanto.

¿Qué bandas o artistas están escuchando ahora mismo? ¿Qué nos recomiendan a los lectores de Indie Hoy?
J: Me gusta mucho Beck. Me encantan los últimos temas que fue lanzando, que creo son tres. Me parece espectacular el último single, tanto a nivel video como a nivel musical, y además Beck como chabón.
L: De acá me encanta Perras On The Beach, y de afuera LCD Soundsystem, que de hecho hoy publicaron su nuevo disco, al igual que nosotros.

Para finalizar, ¿cuál es el mensaje que Turf le quiere dar al mundo el día de hoy, año 2017?
J: (risas) Es un mensaje de amor, paz, alegría y comprensión.
L: ¿Viste cómo es el nuevo Joaquín Levinton? Es un amor (risas). Para mí, es un mensaje musical.

Foto principal: Fotografía de Toilette.