Ernest Greene, más conocido artísticamente como Washed Out, lanzó su tercer álbum este año, Mister Mellow, y está llegando a nuestro país este jueves para presentarlo en un show único e irrepetible. Este último material lo encuentra al joven en otra posición, tal vez en su etapa más libre y experimental como artista.

Antes del show, el músico tuvo la gentileza de hablar con nosotros sobre sus comienzos, el trabajo en este nuevo disco, las diferencias entre hoy y el principio de su carrera, todo lo referido a las visuales en Mister Mellow y muchísimo más.

Mister Mellow es tu último álbum y tiene la particularidad de ser un material audiovisual. ¿Cómo nació la idea de hacerlo de esa manera?
Sí, edité mi último disco en el 2013. Después de un largo tour con una banda completa y de haber presentado ese proyecto más orientado al rock, quise intentar algo totalmente nuevo, así que este disco lo hice todo yo solo, fue hecho con la idea de samplear otra música y trabajar sobre eso, una especie de collage, diferentes sonidos que tienen sentido cuando los juntas. El proceso fue muy diferente y por eso creo que suena distinto a todo lo que hice en el pasado.

Trabajaste con muchos directores diferentes en los videos. ¿Estuviste involucrado en la elección de cada uno? ¿Formaste parte de ese proceso creativo o dejaste que ellos trabajaran como quisieran?
Soy muy fan de todos los artistas que trabajaron en el proyecto, la verdad que llevó mucho tiempo buscarlos. Lo bueno es que cada director tenía su estilo individual y una vez que tuve las canciones, me tomé el trabajo de elegir cuál era la ideal para cada uno. Les di mucha libertad para hacerlo a pesar de que yo tenía varias ideas sobre cómo quedaría al final. Desde el comienzo pasamos mucho tiempo con cada director, asegurándonos que se entienda el concepto y que ellos comprendan mi interpretación y cuál sería la mejor manera de transformar la música en algo visual. Fue un poco de las dos cosas pero les di mucho espacio libre para que trabajen porque creo que así es cuando se ven los mejores resultados, cuando uno experimenta. Estoy muy contento con el proyecto.

Me imagino que habrá sido un trabajo extenso terminar con esto y que quedara como querías. ¿Fue difícil lograr que todo tenga sentido al final de la grabación del disco sumando la parte audiovisual?
Una de las grandes inspiraciones para terminar de mezclar los dos mundos fue una gran cantidad de animaciones y de arte visual, fui tomando ideas de todos lados para ver lo que realmente me gustaba. Mientras hacia la música en mi cabeza me imaginaba ideas para las visuales. Trabajar con los directores fue como cumplir un sueño porque soy a menudo una persona que piensa de una manera visual, siempre estoy pensando en el mundo que estoy creando con un nuevo disco con respecto a las imágenes. Fue un logro trabajar en este proyecto, no se me hizo difícil para nada, de hecho fue la parte mas fácil. Tal vez lo más complicado fue que la naturalidad de los videos nació de trabajarlos a mano, así que la paciencia jugó un papel importante.

¿Cuál es el concepto principal del disco?
Tuve un momento difícil en el que no estuve capacitado para escribir canciones, no se me ocurría ninguna historia ni tampoco personajes. Mientras había cosas con las que estaba lidiando en el día a día, fue un momento de descubrimiento personal. Ahí es un poco donde nació el concepto, una de esas cosas era la aplastante sensación de vivir en una época moderna donde existe internet y la constante circulación de información. Tuve dificultad con eso y en un momento decidí alejarme un poco pero soy una persona curiosa, me gusta estar informado. El estrés que viene con esto siento que fue creciendo con los años. La música del disco es un poco sobrecargada, el reflejo de estos tiempos, pero a su vez mis canciones son para que la gente se relaje, así que mantuve esa vibra muy tranquila y sumé algunos momentos más oscuros.

Si bien el disco nuevo no se aleja de tu sonido característico, está enfocado de otra manera, es un poco más bailable en canciones como “Get Lost“. ¿De qué manera encaraste este nuevo material? ¿Lo ves muy diferente a tus discos anteriores?
El disco anterior estuvo preparado para tocar en vivo con una banda completa, un poco más rockero. Este nuevo, a la hora de hacerlo, fue diferente, y pienso que esa es una de las razones por las que suena tan único, pero también porque me pasé los últimos años escuchando música de todo tipo, inspirado por otras cosas. Además, creo que la música bailable es una de las influencias más grandes en este álbum. El hecho de que estuve haciendo DJ sets es una inspiración para mí. Nunca había escrito una canción en ese estilo, tomé un poco de productores que trabajan en este género y hip hop. Mister Mellow me hizo encontrar una nueva manera de trabajar y explorar, fue algo muy emocionante. El disco lo encaramos de manera diferente, tuve la oportunidad de hacerlo como quería y no creo que vuelva a hacer algo parecido nunca más.

Luego de la salida de Paracosm, estuviste realizando una gira extensa y este disco sale cuatro años después. ¿Cómo fue la experiencia de grabarlo? ¿Cómo superaste ese momento en el que la inspiración desapareció?
Estuve de gira por un largo tiempo, casi dos años muy distraídos viajando y dando conciertos. Hubo un tiempo largo en el que las ideas no aparecían o no me cerraban del todo, no me apuré. Exploré diferentes caminos, quería descubrir el sonido correcto para este disco. Una vez que solucioné eso, lo primero fue hacer un montón de música y después concentrarme en la parte audiovisual. Me llevó ocho meses tener todos los videos, fue lo más largo. Fue un lujo que me di esta vez que no creo vuelva a suceder.

Es tu primera vez en Argentina en una carrera que se acerca a los diez años. ¿Cuál es el balance que hacés del camino recorrido? ¿Qué diferencias hay en Washed Out hoy en día comparado con aquel chico que comenzó siendo parte del chillwave en el 2009?
Es mi primera vez en Argentina, hice algunos shows en Sudamérica con la gira de Paracosm pero no habíamos llegado a su país. Estoy muy emocionado porque el show actual es bastante único, especialmente para Washed Out. Tenemos unas visuales que están mejor que nunca. Nos focalizamos en tener pantallas con proyecciones, videos e imágenes, todo lleno de contenido. Es excelente comparado con los shows del comienzo, siento que crecimos un montón así que el balance que hago es bueno, estamos pasando un momento único.

¿Es cierto que trabajaste con Microsoft para la parte visual del show?
Sí, en realidad hay un componente interactivo en el show de la mano de Microsoft. Hay un sensor de movimiento y tiene cámaras que leen lo que hace tu cuerpo. Cada uno de nosotros tiene uno de estos sensores en el escenario y mientras nos presentamos en tiempo real, atrás nuestro se va proyectando lo que el sistema lee. Kinect es muy único y hace que el show sea muy diferente a uno del 2009, es bastante más complejo (risas). Cuando arrancamos el tour por Estados Unidos aun no lo entendíamos mucho pero a medida que pasó el tiempo hemos mejorado, va a estar muy bueno, ya lo verán.

Te moviste de Sub Pop Records a Stones Throw. ¿Cómo fue el haber cambiado a una discográfica diferente?
Stones Throw esta más dedicada al hip hop o cosas similares, Sub Pop en cambio era más enfocada al indie rock. Washed Out está en el medio de las dos cosas y la verdad que nos sentimos bien de cualquier manera. Stones Throw es probablemente mi discográfica preferida de todos los tiempos, mis mayores influencias cuando comenzaba eran personas como Madlib o J Dilla, ese tipo de hip hop instrumental clásico. En los últimos cinco años, Stones Throw se expandió muchísimo y ha editado mucho más que solo hip hop, me siento muy cómodo con ellos ya que me dejaron hacer este último disco bajo ningún tipo de presión, tuve el tiempo que quería y está bueno que hayan aceptado el material tal como es.

¿Qué te gustaría alcanzar como artista luego de este proyecto tan ambicioso? ¿Qué sigue para Washed Out?
Es una buena pregunta. No estoy muy seguro pero considero que tener la oportunidad de editar otro álbum seria un lujo. Eso es lo que me gustaría si me preguntás ahora, también amo viajar y dar shows por el mundo. No sé qué es lo que viene pero quiero entrar al estudio y hacer algo diferente, me aburro muy rápido de trabajar en lo mismo, me gusta cambiar y nunca hago lo mismo dos veces. Me tomé cuatro años para este disco, no creo tardar mucho para el próximo.

Washed Out se presenta este jueves 2 de noviembre en Studio Crobar, a las 21hs. También tocan El Zar y Valdés. Las entradas anticipadas siguen a la venta por Ticketek. Anotate en la lista de descuento de Indie Hoy.