Compartir

Wavves va a tocar por primera vez en Argentina este viernes 13 de abril en el escenario de Niceto. La salida del primer disco de la banda liderada por Nathan Williams este año cumplirá una década, pero en este tiempo nunca vinieron. Todo aquel que conozca la banda puede asegurar que eso no implica que Nathan esté quieto. Es una persona que le gusta meterse en otros proyectos musicales, buscando siempre la manera de divertirse. Cruzamos unas palabras antes de su arribo y lo primero que se me ocurrió preguntarle fue qué haría en nuestro país aparte de tocar sus canciones:

“¡Comer! ¡Ir a la playa! Beber y ver la ciudad”.

Nathan haría lo mismo en cualquier parte y seguro su visita por Sudamérica lo llevará por distintas aventuras, que su publico se irá enterando a través de sus historias de Instagram. El otro día lo vi andando en una moto de agua subiendo y bajando las olas y casualmente pensé en el GTA, quizás porque fue lo más cerca que estuve de ese vehículo, pero, más seguramente fue porque Wavves compuso una canción para la quinta edición del videojuego. Encima, es la canción que suena cuando lo ganás y te da esa sensación de poder, quizás inconscientemente por ese flechazo. “Nine Is God” es una canción excelente y mucha gente de su publico llegó a la banda por haber jugado a la Play. Es una canción donde se dialoga con el arma, el 9 es el calibre y se lo equipara a Dios. Nathan no es religioso (nos lo terminó de afirmar en su video del párroco que es dealer y cliente de la prostitución), pero sí una persona que cree en la violencia del estado en sus distintas ramas, por eso la poética es perfecta. De tanto escuchar la canción coincidimos en una cosa del juego:

“Hay una misión de robo de banco hacia el final del juego que es súper salvaje”.

Después me pregunté cuántas veces habrá intentado Nathan ganar el juego sólo para escuchar su canción. Pero eso me lo guardé por miedo a hacerlo sentir egocéntrico. Yo quizás lo haría, me divertiría mucho. Es otro plus: pasarse horas matando millones de enemigos por el premio de escuchar tu propia canción. Enemigos como el nombre de aquella canción de su último disco salido en el 2017, “Million Enemies“. ¿Podés nombrar alguno que esté entre esos millones?, le pregunté. Y Nathan, como si siguiéramos en una misión del juego, respondió:

“Mi peor enemigo soy yo”.

Hubiera apostado a que me iba a decir los productores de la Warner Bros., por ejemplo, ya que los había criticado arduamente por su desorganización, pero esta literalidad no es siempre cosa del género:

“Eso Fue más sobre sentir que todo estaba en mi contra. La mierda simplemente no parecía ir en mi dirección.”

Wavves trabajó en dos oportunidades con la superproductora y fueron discos excelentes: Afraid of Heights en el 2013 y V en el 2015. El rápido crecimiento después de King of the Beach fue alucinante, no en el sentido de estilo, sino en sentido de producción. Pero después de esa disputa, la banda sacó su último disco desde su propio sello, Ghost Ramp, y decidió retomar el camino de la independencia. De lo que antes podía parecer un fracaso, en estos tiempos permite ciertos lujos para romper las cadenas y seguir arriba.

“Fue genial, pero no es fácil… hay altibajos, pero creo que las cosas positivas superan los obstáculos que tenés que saltar cuando lo hacés vos mismo”.

Ghost Ramp es el nombre del sello que Nathan Williams fundó, en el que también se publicaron discos y singles de otras bandas, como Courtney Love y su “Miss Narcissist“. “Pase lo que pase, tenemos la opción de hacerlo nosotros mismos”. También dentro de los productos de su sello se encuentran los trabajos de sus otros dos proyectos, Sweet Valley y Spirit Club, ambos con su hermano pero con distinto baterista. Son proyectos menores a Wavves, pero sumamente interesantes donde se conserva ese estilo surfer. Con respecto a la continuidad de los proyectos, Nathan nos dijo:

“Grabamos un nuevo disco de Sweet Valley que sale el 20 de abril”.

“Tony Soprano, Bart Simpson y Jerry Seinfeld” nombró cuando se le preguntó por sus personajes de ficción favoritos. Wavves también está cargada de humor, tanto en sus videos como en sus actuaciones en vivo. Se muestran como unas personas muy divertidas: no solo Nathan, sino el resto de la banda.

“Escucho muchas historias de personas que consumen hongos y ácidos con nuestra música y me parece divertido”.

Antes de meterse de lleno en el mar del pop-punk, Wavves hacía mucho más ruido, a lo que se le llama noise. Era una mezcla de ambas, pero en su primer disco sobresale mucho más. Luego la cosa fue cambiando un poco y se acercaron más a un sonido similar al de Blink-182, con quien compartieron escenario algunas veces.

¿Pensás que se hicieron más accesibles para otra gente?
– No estoy seguro, pero nunca pienso en lo que es y no es fácil de escuchar para el público. Solo hago lo que quiero hacer y lo que creo que suena genial. Si eso suena egoísta es porque probablemente lo sea.

La música de Wavves tiene claras influencias del punk californiano que viene sonando hace tiempo y perdura hasta hoy, desde la primer etapa de Green Day sin dejar de lado otras ramas del punk como Misfits. Wavves grabó un cover de estos últimos. Pero en cuanto a sus influencias contemporáneas no se sabe mucho. En el mismo año que salió V, salió un disco junto a Cloud Nothings, No Life For Me. Sobre las colaboraciones nos contó:

“Acabo de hacer algo similar con una banda llamada Culture Abuse. ¡Me gustaría hacer un disco completo con Weezer!”

¿Qué discos de estos últimos cinco años sirven como influencia para lo nuevo de Wavves?
– Es una pregunta difícil… siendo honesto, no demasiados. Mi inspiración proviene de los años ’90 y ’60.

Misfits no suena como Wavves, pero sin embargo se pueden encontrar ciertas raíces en torno a las distorsiones y algunos ritmos. Pero todo el horror que caracteriza a Misfits se diluye en las olas; lo bueno de un cover es saberlo traducir. El fin de semana anterior, Nathan desde sus redes sociales, bromeaba comparando a los Beatles con Angels and Airwaves, la banda de Tom DeLonge, ex Blink-182. Claramente Nathan se burlaba del grupo inglés pero declaró que la canción de los Beatles que mejor sonaría en clave pop-punk sería “Please Please Me”, según él.

Wavves dará su primer show en Argentina en Niceto, que tiene la estructura perfecta para que Nathan salte hacia el público, como varias veces lo repitió en distintas partes del mundo. El show lo van a estar abriendo El sur y Las ligas menores, y para terminar me interesaba su conocimiento de nuestra escena musical, pero solamente, y por más extraño que parezca, conoce a Sandro. También es necesario aclarar que, según la lista de bienvenida a conciertos de Wavves, no son bien recibidos racistas, ni misóginos, ni homofóbicos, ni fanáticos de Donald Trump. Si cumplís con esas condiciones, las entradas están disponibles mediante Ticketek.

*

Foto principal: Catherine Roif.