Compartir

El Retorno del Yatay ya está aquí y se trata del tercer disco de la banda bonaerense Yataians. En él los músicos se pasean el inglés al español y lo hacen con la misma fluidez, candencia y pulsión que los caracteriza. Los muchachos se juntaron a charlar con nosotros antes de su presentación el próximo sábado 12 de mayo. Nos hablan de sonidos, silencios, improvisaciones y la vida dentro de uno de los grandes grupos grupos de reggae local.

¿Cómo fue el proceso de creación de este nuevo disco, sus motivaciones e inspiraciones?

El proceso de creación fue distinto a los dos primeros discos donde compusimos y ensayamos todas las canciones antes de entrar a grabar con una idea más definida. De repente teníamos varias canciones nuevas más definidas y varios instrumentales que nos gustaban, también una inquietud de experimentar un poco más y tratar de sonar distinto sin perder nuestra esencia, grabamos esos instrumentales en ION donde habíamos grabado nuestros dos discos anteriores en vivo con el doctor Pablo Gómez y Miki Mactas como ingenieros y trabajamos sobre eso con la idea de armar cuidadosamente los temas, elegir bien los sonidos y colores, exigirnos un poco más para evitar repetirnos.

Nos inspira toda la música, cada uno escucha muchos estilos diferentes que nos influencian entre nosotros y nos motiva no caer en ningún cliché. Tenemos un cariño y respeto especial por la música de Jamaica que nos encanta. Aunque muchas veces sea reducida a un solo género (reggae) o un cliché, nos parece ultra variada, abierta a estilos que venían de afuera y pionera en estilos como el hip hop desde el soundsystem o la electrónica con el dub. Algo mágico pasó en esa isla en esos años, quizás por el clima o las plantas, que sacudió y le inyectó aire fresco a la música de todo el mundo. Nos gusta tomar esa bandera y hacer lo nuestro humildemente desde la Argentina.

¿Por qué esperaron hasta el tercer disco para desafiar su propia historia y grabar canciones en castellano? ¿Por qué  Retorno a Yatay?

Necesitábamos un nombre para el disco y en todo el proceso rondaba la idea de una vuelta a las bases donde se formó la banda y la amistad que nos une, aunque ya venía de antes, en la calle Yatay empezó todo medio por accidente, incluso hasta el idioma no fue algo muy premeditado, simplemente se dió así. Nos fuimos del sello donde estábamos y empezamos a producir el disco por nuestra cuenta después de dos discos producidos por Ivi de Nairobi con quien tenemos eterno agradecimiento, al igual que los pibes de Estamos Felices. Durante la grabación Miguel y Pipe que grabaron en el disco y estaban en la banda desde el comienzo se dedicaron de lleno a Los Espíritus, y también en varios ámbitos, en Argentina y en nosotros mismos sentíamos que se empezaba a resetear todo y se daban las cartas de nuevo.

La casa Yatay la van a tirar abajo y nos gustó la idea de inmortalizarla en el disco como un homenaje, es un refugio al que vas aunque sea un rato cuando pinta la tempestad. Y bueno, siempre la música y la amistad son grandes aliados.

¿Cómo se dieron las colaboraciones en este nuevo material?

Damian Asunto que tocaba con Fidel Nadal y en la vuelta de Todos tus muertos era amigo hace ya un tiempo y había tocado algunas veces en vivo con nosotros, grabó como invitado en dos temas del nuevo disco y finalmente entró como nuevo baterista al igual que Amaru en los teclados que grabó en varios temas. Una novedad fue que sumamos más vientos, grabaron como invitados Machingo Russo y Fermin Echeveste a quienes conocíamos por Morbo y Mambo y Miss Bolivia, también están lanzando proyectos solos muy grosos y en vivo para la presentación del disco también se suman Fede Arzeno y Joaco Jurado que forman La Fuerza Mayor con Fermín, una banda nueva con bajo, batería y vientos que la rompen en vivo.

Cuando estábamos grabando pianos en la casa de Migue Tennina (pianista con Prietto) pintó que meta unas teclas para el tema Cada Día y le dio una onda medio blusera que queda muy bien con el tema.

También tuvimos la suerte de laburar con Esteban Descalzo de Aggrotones para la mezcla en su estudio Kingston Factory que entendió bien lo que estábamos buscando e hizo un gran aporte y laburo desde su lado.

El diseño lo hizo Santi Pozzi que se mandó un arte hermoso  y se puso la diez en todo sentido, incluso ayudándonos a redondear el concepto del disco.

¿Cuánto hay de improvisación y “zapadas” en sus composiciones?

Hay mucho de improvisación y zapada en el momento de componer, crear ritmos, melodías, es una parte muy importante de la creación para nosotros, después ordenar un poco el caos y elegir lo que nos gusta y laburarlo.

Hoy en día las presentaciones en vivo se han convertido en el sello de las bandas, la digitalización del acceso a la música ha transformado a los shows en las estrellas del siglo XXI, ¿Qué piensan ustedes? ¿Cómo imaginan y preparan estos shows?

Si el show es la estrella genial, aunque parece que ahora la onda es mostrar lo que el artista está haciendo las 24 horas del día, si bien es divertido en un punto parece medio cansador, pero bueno son modas, las redes y eso son herramientas muy útiles para difundir la música y si sirve para que el artista tome el control para difundir su arte o sus shows está bueno.

A nosotros nos encanta tocar en vivo y es donde mostramos lo que hacemos y lo que tenemos para decir,  siempre hay lugar para lo improvisto dentro de las canciones y es lo que mantiene viva a la banda.

¿Cuál es el motor de Yataians? ¿Qué falta alcanzar?

El motor es seguir haciendo música y ver a donde nos lleva esta búsqueda, siempre disfrutando del camino y tratando de llevar la música a todos lados, este año vamos a ir de gira por el interior del país y por lo pronto estamos enfocados en el show de este 12 de mayo en el teatro Xirgu que va a ser una linda fiesta, presentamos nuestro nuevo disco Retorno a Yatay completo y otros temas de los otros dos discos con el equipazo de vientos que se armó, Fermin, Maxi, Joaco y Fede y el Cuchu en la percusión, van a estar de invitados los Stepping Stone con su soundsystem que la rompe.

* Foto principal: Cortesía de Yataians