Foto: Laura Layana

No es novedad que a la gente le gusta agruparse, encontrarse, intercambiar, celebrar, discutir, desarrollar en conjunto. Tampoco es nueva la existencia del club como punto de reunión, como espacio para el ocio. Bajo esta tradición es que surge Fotósfera Club, una gran plataforma que nuclea fotógrafos de toda Latinoamérica con el fin de generar una comunidad fotográfica actual.

“Creemos en insistir, en ser autodidactas, en romper los esquemas”, dicen los integrantes de este club que tiene por objetivo intercambiar información, mostrar lo que se está produciendo en la escena under y difundir a los fotógrafos independientes emergentes a través de su obra y vida.

Gina Torchia, fundadora del proyecto, cuenta que Fotósfera surge de la necesidad de generar un buscador de fotógrafos nuevos y emergentes, de mostrar el trabajo de amigos y a partir de eso generar movidas alternativas y accesibles.

¿Qué importancia tiene para vos la idea de generar una red que nuclee y agrupe a los fotógrafos?
Después de contarle a un amigo esta idea de generar un espacio para nuclear todo lo que se está produciendo, vino la parte de empezar a activar de verdad, porque el primer paso era virtual. Hacer una plataforma virtual donde subir a nuestros amigos que ya eran un montón y de ahí bucear buscando otros fotógrafos. Después, a partir de tener una página y estar en las redes, empezar a hacer muestras, charlas, publicaciones y demás para que esa red de internet no muera ahí, sino que nos conozcamos y flasheemos una todos juntos. Nos parecía muy importante que no sea solo subir el nombre del artista y un par de fotos, sino también saber un poco de la vida de cada uno, para que la obra tenga un contexto. Vivimos en diferentes ciudades así que nos dividimos tareas para activar el proyecto. Me parece importante generar una red porque aparte de que facilita que sea un solo lugar donde podes chequear 100 fotógrafos distintos, creo que el mundo del arte en general es bastante selectivo, cerrado y elitista, para pertenecer a algo tenés que tener CV o contactos. Este proyecto es para que cualquiera pueda exponer, hacer un fanzine, dar una charla, subir una foto a internet o contar que hace fotos, sin la necesidad de tener una mega carrera, una mega cámara y sin ser amigo de nadie.

Acérrimos de la exploración de nuevos formatos, lenguajes y soportes, la mayoría de los fotógrafos que participan del club son hijos de la era de lo digital, pero eligen la foto analógica. ¿De dónde viene esta elección? ¿Creés que hay un auge de la fotografía analógica?
Yo creo que eligen lo analógico porque les gusta más el proceso, como más romántico, más manual. Pueden hacer sus rollos, revelarlos, ampliarlos o escanearlos todo en su casa ellos mismos y puede ser más atractivo pensar en todo eso. Creo que tiene que ver con cómo te llega la fotografía, si analógica o digital y qué elegís, si laburás o no de foto. Creo que hay un auge sí, las nuevas generaciones también son re curiosas a experimentar y lo eligen a full, también está un poco de moda, esto de que lo vintage vuelve.

Foto: Julieta Feresin

Una de las banderas que levantan es la de la de ser autodidactas, convencidos de que en el do it yourself y en la experimentación es mucho lo que se gana. Siguiendo esta línea, se permiten ahondar en diferentes disciplinas artísticas, hacerlas dialogar con sus producciones y tomar inspiraciones de ellas. Tanto materiales como temas y técnicas se mezclan y dan lugar a nuevas obras. ¿Qué creés que se gana al formarse de esta manera? ¿Pensás que hay más libertad de relacionar la producción con otros formatos?
Creo que al ser autodidacta tenés la creatividad totalmente libre. No tenés que aprender estresado, sin reglas, sin evaluaciones, sin dormir, sin exigencias y sin maltrato. Por ahí al ser autodidacta y estar en constante contacto con otras personas que hacen cosas es más fácil que salgan proyectos entre varias disciplinas, porque uno le enseña lo que hace al otro y muchas veces termina en proyecto.

Además de los festivales y de la comunidad de fotógrafos que se está generando a partir de Fotósfera, ¿tenés en mente reunir el material que se está produciendo?
Por ahora estamos editando fanzines de los fotógrafos que participan de Fotósfera, la idea a largo plazo es hacer un libro.

Foto: Fotósfera Club

Este grupo de entusiastas está convencido de que el boca en boca y el intercambio con colegas y pares es fundamental para formarse en su rubro. Es así que una de las metas del club es generar un espacio para que artistas puedan dar sus primeros pasos, encontrar un equipo de trabajo y ponerse en contacto con gente con una sensibilidad similar.

Por eso, este domingo 22 de abril se reúnen más de 60 fotógrafos en la segunda edición de Festival Fotósfera. La cita es a partir de las 18hs en La Cultura del Barrio Villa Crespo, donde además habrá proyecciones, feria de publicaciones y música. La entrada es libre y gratuita. Visitá el sitio oficial del proyecto.