El hip hop está de fiesta. Viviendo un esplendor bastante intenso y gozando de una repercusión fuerte, una popularidad que va en alza. Es un género que sin lugar a dudas ya se encuentra masificado, magnificado.

Quizás la gran paradoja sea que empezó siendo de unos pocos, de un grupo selecto y como un género casi marginal y relegado. Todo lo contrario al pop, que encontró siempre en el gran público un lugar importantísimo, siendo un producto más bien creado, casi introducido, en sus oyentes. Obviamente que no podemos descartar que el pop haya tenido una cascada creativa importante, o que haya sido en algún punto transgresor desde su surgimiento y hasta sus días de máximo esplendor.

El hip hop, como movimiento en sí mismo, hoy se halla más libre, escuchado por quien realmente lo quiere oír, siempre permitiéndose mezclar géneros y ablandando un poco su rigidez, introduciendo beats o colaborando con artistas que antes no se hubiera permitido.

Desde grandes exponentes como Kanye West o JAY-Z, pasando por Kendrick Lamar y llegando hasta Tyler, the Creator o Anderson .Paak, o 2 Chainz y Wiz Khalifa, o Vince Staples o a quien sea que nombremos, hoy surgió desde y para el hip hop, ubicándose en un lugar bien mainstream. Lugar que el pop supo ocupar muy bien.

Si el inicio de los 2000 fue la década del pop, estos últimos años son los del rap. Los artistas imponen tendencias, letras, frases, se emparentan con otras vetas artísticas, desde la moda hasta la pintura, y sus nombres suenan más y más fuerte como cada grito que expresan en sus canciones.

Los sonidos y ritmos edulcorados del pop a lo Britney Spears, Madonna, Michael Jackson, Justin Timberlake, por nombrar algunos referentes de los más conocidos, quedaron en el pasado, o si siguen vigentes lo hacen con menos popularidad y menos resonancia.

Actualmente los sonidos son mas intensos, más fuertes, casi como una protesta a la industria, a ese “ser un nuevo exponente”, sin saber que últimamente esa gran industria tiene como gran referente y seguirá teniendo al hip hop. Incluso es tal la influencia hoy en día, que músicos que antes erigían sus sonidos en un determinado estilo, ahora mezclan en sus canciones esos golpes, esos ritmos característicos del rap y aunque si bien el pop no dejará de existir como género, cada vez se encuentra mas diluido y solo concentra su poder e influencia en unos pocos artistas.

Pero el hip hop es revolucionario, balsámico, no se anda con vueltas y dice eso que quiere decir directamente, un nítido espejo de la sociedad hiperconectada en la que vivimos. Es un género que siempre ha buscado su reinvención, su alteración, que encontró aristas que pulir y recovecos donde inmiscuirse.

Quizás el hip hop como género en algún momento se debilite, pierda su fuerza e incluso el pop y todas sus bandas o solistas que alguna vez estuvieron en lo más alto y cayeron estrepitosamente vuelvan a resurgir, eso nunca puede saberse. Pero en el futuro inmediato parece ser una fuerza que no va a detenerse tan fácilmente.