De ídolo teen a macho pelo en pecho. Hoy celebramos los treinta años de Faith (1987), el primer disco solista de George Michael. Ese que lo transformó del adolescente ingenuo que cantaba “Wake Me Up Before You Go-Go” al emblema sexual de los ochenta.

Puede gustar o no, pero Faith es mucho más que un disco lleno de hits ochentosos. Es el primer disco de un artista blanco en alcanzar el número uno de los rankings de R&B, y el que consagró a George Michael como una de las voces más talentosas del Reino Unido y del mundo.

Un año después de la disolución de Wham!, el dúo teen pop que tenía con Andrew Ridgeley, George Michael lanzó su carrera solista con un disco maduro en el que pudo decir todo eso que como una estrella teen tenía que callar. Faith es un disco que habla abiertamente de sexo en épocas de auge del SIDA y que cuestiona la monogamia en temas como “I Want Your Sex“. Un disco que habla sobre violencia de género en “Look at Your Hands“, y sobre la adicción a las drogas en temas como “Monkey“. Y también, claro, sobre reinvertarse y respetarse a uno mismo en “Faith“, el corte que da nombre al disco. Ese mismo tema que en 1997 reversionaría Limp Bizkit.

Treinta años, veinte millones de copias vendidas, y menos de un año desde la muerte de George Michael; Faith sigue siendo uno de los mejores discos del pop y del R&B. Según la Rolling Stone, de hecho, uno de los 500 mejores de todos los tiempos.

George Michael – Faith

1987 – Columbia / Epic

01. Faith
02. Father Figure
03. I Want Your Sex
04. One More Try
05. Hard Day
06. Hand to Mouth
07. Look at Your hands
08. Monkey
09. Kissing a Fool