Compartir

El objetivo de Shields para con Loveless fue usar “efectos minimalistas” y no se si lo habrá logrado o no porque al menos para mi, esto es algo que no es fácil de escuchar las primeras veces, que de todas formas a comparación de algún que otro EP es bastante simple. Pero de lo que estoy segura es que le dio origen a una joya de la música con once temas que no tienen desperdicio.

Las sesiones de las grabaciones de este disco comenzaron en el año 1989 con Bilinda Butcher y Kevin Shields en la guitarra, Colm O’Ciosoig en la batería y Deb Googe en el bajo y el tiempo que llevó grabar este disco fue todo un desafío y un problema tras otro ya que se contrataron y despidieron una gran cantidad de ingenieros de sonido durante el proceso y la grabación de este trabajo costó alrededor de 250.000 Libras Esterlinas, una cifra que casi lleva al sello discográfico Creation Records, a la ruina.

«La gente piensa que trabajamos con varias guitarras, cuando en realidad hay menos pistas con ellas que en las demos de mucha gente» dijo en una entrevista Kevin Shields, que se hizo cargo de todos los arreglos: buscaba un sonido en particular y fue así que utilizó varias técnicas como guitarras rasgadas con el trémolo, pistas de batería y efectos de reverberación para crear diversas atmósferas. Todos sabemos que este ya no es un disco nada nuevo pero tuvo un peso muy fuerte en lo que es el shoegaze de fines de los 80s y principios de los 90s. Cuenta con una seguidilla de composiciones donde todas y cada una de ellas producen distintas sensaciones, caracterizandose por la energía, la búsqueda de nuevos sonidos y voces suaves, dando lugar así a canciones que pasan de tener guitarras densas y sonidos experimentales que recuerdan un poco a lo viejo y sucio de Sonic Youth como por ejemplo “Loomer”, algo lleno de distorsión como “Only Shallow”, que es el tema que abre el disco o también melodías sencillas pero perfectas como las de “Sometimes”.

Este álbum recibió muy buenas críticas de artistas de renombre como Brian Eno, Billy Corgan o Robert Smith que supo decir que “está en su top 3 de los mejores discos de todos los tiempos”.

My Bloody Valentine decidió ofrecernos un 4 de Noviembre de 1991 casi 50 minutos de música durante los cuales probablemente más de uno experimentó muchas sensaciones y alimentó sus oídos. Y todavía después de 20 años todas esas sensaciones siguen vigentes cada vez que me doy el gusto de escuchar Loveless.

My Bloody Valentine – Loveless

1991 – Creation Records

01. Only Shallow
02. Loomer
03. Touched
04. To Here Knows When
05. When You Sleep
06. I Only Said
07. Come in Alone
08. Sometimes
09. Blown a Wish
10. What You Want
11. Soon