the wedding present

—Che, vos escuchaste Wedding Present?
—No, creo que no. A ver, esperá un poquito, ¿es la banda esa que tiene un disco donde en la tapa está el mítico jugador irlandés Georgie Best; ese jugador que en los ’70 la gastaba en el Manchester United, y que además salía en los diarios porque se tomaba hasta el agua de los floreros?
—Claro, esa banda.
—Ah… sí, sí. ¡Qué disco, por dios!
—Ponelo, ponelo que de paso preparo algo para tomar.

Y sí, generalmente es esta la conversación que siempre se da cuando uno se pone a recordar a The Wedding Present –la banda de Leeds- y su ya mítico disco de 1987 George Best. ojo!!! No vayan a confundir y a mal interpretar esa mini charla, no es que el disco haya quedado en el olvido –muchos menos la banda-, sino todo lo contrario: el disco fue genial, tanto que opacó todo el resto de su material. Entonces cada vez que se habla de The Wedding Present enseguida viene a la mente el mismo disco de siempre: George Best.

Cuando Wedding Present dio a luz este material, Inglaterra sufría la disolución de The Smiths –una de las bandas más emblemáticas del país-, y con esa terrible pérdida sobre los hombros, la crítica musical estaba ávida de poder encontrar melodías que pudieran suturar, al menos por un rato la herida que había quedado abierta; entonces fue en ese preciso momento cuando cayó del cielo Wedding Present para hacerse eco de estos pedidos y tirar sobre la mesa un disco que tenía la velocidad del punk y la melodía del pop, o sea tenía lo necesario para curar esa herida. El debut discográfico fue bautizado con el nombre de la persona que había sido figura en el club inglés Manchester United, George Best, una especie de Maradona –con excesos incluidos- mezclado con la elegancia y habilidad de Cruyff. La verdad que si nos ponemos a contar las andanzas de este hombre y sus goles no terminamos más, así que les recomiendo que lo busquen porque además de ver lindos goles también se van a divertir. Y las chicas van a recrear, un rato, su visión-.

El disco de Wedding Present resumió la velocidad de los Buzzcocks y la melodía vocal que rememoraba a bandas como Orange Juice, o los mismos Smiths. Nada mal, ¿no?. “Bueno, en esa época era lo más rápido que podíamos tocar”, dijo Gedge en una entrevista hace algunos años atrás para hablar de la forma que habían adoptado para grabar el disco.

La banda de David Gedge –el único integrante que siempre fue estable, el resto fue y vino cuantas veces quiso- pisó el acelerador desde el minuto cero de la grabación, y el resultado fue esta obra melódicamente rápida y efectiva, y con una voz de crooner absoluto liderando la tropa. 23 canciones, sí, 23 canciones tiene la reedición más poopular del disco entero, y todo lo hacen sin bajar un solo cambio.

Después de este disco, Wedding Present, grabó algunos más pero ninguno como este. No es que hayan perdido la magia, pero quizá se les cansó un poco la muñeca de tanta rítmica anfetaminosa. Gedge, si no grababas más discos te íbamos a querer igual, con este tenés cuerda para rato.

Vale decir: cuando está por terminar el disco, meten un tema acústico –igual, como todo el disco, lo tocan a las chapas-, una delicia.

The Wedding Present - George Best

The Wedding Present – George Best

1987 – Reception Records

01. Everyone Thinks He Looks Daft
02. What Did Your Last Servant Die Of?
03. Don’t Be So Hard
04. A Million Miles
05. All This And More
06. Getting Nowhere Fast
07. My Favourite Dress
08. Shatner
09. Something And Nothing
10. It’s What You Want That Matters
11. Give My Love To Kevin
12. Anyone Can Make A Mistake
13. You Can’t Moan Can You?
14. All About Eve
15. Nobody’s Twisting Your Arm
16. Nothing Comes Easy
17. Don’t Laugh
18. I’m Not Always So Stupid
19. Why Are You Being So Reasonable Now?
20. Not From Where I’m Standing
21. Give My Love To Kevin (Acoustic)
22. Getting Better
23. Pourquoi Es Tu Devenue Si Raisonnable?