Compartir

Estamos calentando motores para vivir el Isenbeck Rock n’ Chop que reúne la formación original de los Ratones Paranoicos, este 16 de septiembre en el Hipódromo de Palermo. La marca de cerveza vuelve a llenar la ciudad de rock con esta plataforma que estuvo presente en eventos, festivales y recitales, demostrando su autenticidad y conectándose con sus consumidores en una combinación que no falla: rock y cerveza posta.

Repasamos 5 canciones que, creemos, deberían sonar en este histórico recital que promete quedar en la memoria de todos sus asistentes:

1. “Sucia estrella”

El primer disco de los Ratones Paranoicos, homónimo, fue editado en 1986 y tiene canciones que el tiempo calificaría como de culto entre los seguidores del grupo: la canción fue versionada varias veces por bandas muy dispares. El disco se limitó a 3000 copias, cifra altísima para una banda debut de ese entonces, pero marcaba el camino de lo que vendría.

2. “Isabel”

Incluida en su disco de 1993 Hecho en Memphis, esta canción se convirtió rápidamente en un clásico del grupo por su original riff, (algo) diferente a lo que Juanse y compañía venía haciendo. El disco es recordado por haber contado con la colaboración del mismísimo Mick Taylor: el mito de ser los Stones argentinos ya daba vueltas hace rato, y supieron aprovecharlo.

3. “Rock del pedazo”

En 1991, los Ratones publicaron Fieras lunáticas, su quinto disco de estudio. Entre canciones en español e inglés (en parte debido al trabajo del productor Andrew Oldman, quien colaboró con los Stones, Rod Stewart y Eric Clapton), “Rock del pedazo” caló hondo en el imaginario del rock argentina: una letra sobre faso y un riff inconfundible seguía haciendo del rock stone algo masivo en el país.

4. “Juana de Arco”

Los muchachos de Villa Devoto recibían los ’90 con Tómalo o déjalo, su cuarto álbum y el primero mediante una multinacional (Sony Music). Marta Minujín es la responsable del logo stone que para ese entonces comenzaron a usar. “Juana de Arco” fue el primer sencillo que se conoció de este disco:

5. “Ciervo motor”

El milenio lo cambiaba todo y a eso también apuntaron Ratones Paranoicos en su disco de 1999, Electroshock, el primero que grabaron con Fabián Quintiero en bajo. El cuarteto apostó en esta entrega a una vuelta a los principios stone y temáticas clásicas de sexo, droga y rock & roll que parecían haber dejado de lado en su anterior entrega Planeta paranoico. En este disco también incluyeron una particular versión de “Me gusta ese tajo” de Pescado Rabioso. “Ciervo motor” abría el álbum:

Las entradas para Isenbeck Rock n’ Chop están disponibles a través de Tu Entrada.