Luz Marus

Con la excusa de la reciente publicación de su primera novela, mantuvimos una charla con La amante de Stalin. Conversación que decidimos publicarla así, con los errores y las típicas desprolijidades que se dan en el chat.

Miguel: (…) En vez de reseñar, pensé que quizás es mejor una entrevista

Luz: Mejor!
Más divertido te cuento de otra novelas inéditas

Miguel: ¿Pero no se pierde un poco la magia?

Luz: ¿Por qué? ¿Magia de qué?

Miguel: De todo, Stalin tiene un aire de misterio, no sé si hay que hablar del personaje, quizás hay que rodear esa situación para no contar tanto,
bueno, empiezo, nombre y apellido?

Luz: Acá estoy eh, se tildaba, ¿ah ahora? Dale, Luz Marus

Miguel: Segundo nombre

Luz: o sea, entrevista por chat, yo hice una vez una…tiene más onda que por mail, Luz Marus, eso es todo lo que voy a decirte

Miguel: qué estas leyendo?

Luz: Un libro que me regaló Dorio, de él, en realidad lo estoy leyendo para después hacerle una entrevista. Se llama “La verba infamada.” Pero todavía no lo empecé.

Miguel: ¿Qué leíste últimamente que te rompió la cabeza?
¿Te acordás cómo nació La Amante de Stalin? ¿Si fue por una imagen, por un recuerdo…?

Luz: Lo que me rompió la cabeza fue hace años, Chejov, Dostoievski, nada de lo que leí últimamente me “rompió la cabeza”, o tal vez, sí, algo que me flasheó un poco o algo así, fue algunos pasajes de “Argentinismos“, de Caparrós.
La amante de Stalin” nació una noche, madrugada del 14 de julio, después de haber tomado vino y haber llorado bastante

Miguel: ¿Esa noche está en la novela?

Luz: Y (esto es primicia, al principio me daba pudor decirlo) la terminé de escribir el 18 de julio. Después fue corregir y agregar los dos últimos capítulos que tienen que ver con la publicación.

Miguel: ¿O sea que la escribiste en 5 días prácticamente?

Luz: Algo de esa noche claro, está en la novela
Así es, salvo los dos últimos capítulos “La corrección” y “La publicación”. Después la “Fiesta de escritores” fue una sugerencia del editor.

Miguel: Hay algo muy atractivo en la novela, con ella sobre todo, que es tan apasionada, tan desbordada, esa es la palabra me parece, desbordada, como que ella no puede con ella misma, y lo que hace es a pesar de ella

Luz: Es una novela desbordada. Esa es la palabra.

Miguel: Eso me hace suponer que vos sos así también, no te conozco, pero la manera en que está escrita parece tan honesta, que cuando la lees estas pensando que todo es real

Luz: No sé si soy así. Fui así, al menos, eso seguro.
Esa es la idea que me gustó generar, y que me gusta creer a mí cuando leo algo.

Miguel: ¿Porqué Stalin, y no el Che Guevara o Fidel Castro¨? (pregunta boluda, ya sé)
Nombraste a Dostoievski y Chejov, ¿qué libros en particular?

Luz: No, está bien. Stalin es un dictador malo. Me gustó la idea de que un malo puede enamorar a una chica. De todas formas es una exageración, a modo de chiste. Stalin es porque, salvando la distancia con el ruso, me seduce esa idea de verticalismo, de “se hace lo que yo digo”. Si a ese alguien lo admiras, y encima sos su preferida, es muy interesante.
Memorias del Subsuelo” y “Noches Blancas” de Dostoievski.

Miguel: Respondeme lo de Dostoievski y Chejov

Luz: “Tio Vania” “La gaviota” o el cuento “Una bromita” de Chejov.
jaja yes sir

Miguel: ¿Porqué? ¿qué hay en ellos que no hay en otros?
Dale, nos queda media hora, no pienses tanto

Luz: En realidad te iba a decir, todos los de Chejov, pero me hiciste elegir y me salieron esos, no sé bien por qué. En “Tio Vania” hay una reflexión (como en muchas de sus obras) sobre la abulia, el sinsentido, el aburrimiento. En la gaviota, por el principio “Por qué viste usted siempre de negro, Masha”? y ella le responde “Llevo luto por mi vida, soy desdichada.”
En “una bromita” el tipo le dice “te amo Nadenska” sólo cuando se tiran en trineo y el sonido del viento la hace confundir, y después se hace el boludo y se lo vuelve a decir cuando se tiran. Lo de ella es “te sabes hacer cargo, o no te sabes hacer cargo, eh??” eso nos pasa a las mujeres, con los hombres no tan directos, tal vez narcisistas, tal vez algo soberbios, o sea, los más interesantes. Si te sabes hacer cargo y confías en vos, lo tenés, si no te sabes hacer cargo, lo perdiste.
Memorias del subsuelo” porque es un tipo atormentado y encantador que lucha contra lo que siente y se hace el malo pero ella lo ablanda y el dice “Y de repente, Lisa, a pesar de que yo la humillaba y despreciaba, vi lo que ve una mujer cuando ama de verdad, que yo era desgraciado.” no cite textual porque estamos chateando
Y “Noches blancas” no sé, es muy triste, ella se hace amiga de él, (el narrador) porque él la encuentra llorando en un puente, llorando por otro, la consuela, y después de un año, el tipo vuelve y ella sale corriendo y lo deja. En la película de Visconti, pega un grito desgarrador, ella. No sé por qué me gusta, Está muy bien contada, es triste y cruel, pero suena a verdad.

Miguel: Todos rusos, veo que tus obsesiones se amplían a la lectura también

Luz: Ja, si es cieto. Cierto, corregí la errata por favor

Miguel: Ya lo sabías, obvio

Luz: Y si queres te hablo de Tarkovsky, el cineasta

Miguel: Pará, ¿cuál es esa del puente? Ahora vamos con Tarkovsky

Luz: La del puente es “Noches blancas” de Dostoievski.

Miguel: Ah, no la vi.
Tarkovsky me gusta mucho, pensé que no habías visto nada de él, es un prejuicio que tengo con las mujeres, creo que las mujeres no ven “buen cine”
Cuál de Tarkovsky viste y la flasheaste?

Luz: Solaris

Miguel: ¿Qué más?

Luz: Por eso de que al tipo se le materializan los recuerdos

Miguel: Ahá, y Andrei Rubliev? ¿La viste?

Luz: Y esa escena donde la mete a la mujer en una nave espacial, para alejarla, vuelve a la cama y ella está otra vez, y al final alguien dice:
“Los recuerdos siempre tienen vida propia, nos abandonan cuando ellos quieren.”

Miguel: Excelente, que raro que no pongas esas frases en tu muro

Luz: Yo en ese momento estaba muy enamorada de mi primer amor, ya nos habíamos separado, y yo no podía olvidarlo, tenía como su fantasma todo el tiempo. Ver Solaris me hizo entender, que no dependía de mí olvidarlo, que no podía hacer nada, que se iba a ir el recuerdo cuando quisiera. Lloré y me relajé, Cuando salí del cine (la sala Lugones del San Martín) la gente no entendía por qué lloraba en una película de ciencia ficción, me miraban como pensando “esta piba rara, por qué llora”?
Con respecto a lo de las frases, en fb soy más liviana, no todo es para Facebook. Por eso vos me estás haciendo esta entrevista, y algunos la leerán, otros no.

Miguel: Ah mirá vos, a mi me parece que al revés, que en feizbook convive todo, esa historia de la Lugones es para otra novela.

Luz: Puede ser.
Siempre creí que escribiría una novela sobre este primer amor, pero al final nunca lo hice, apenas un cuento olvidable le dediqué.

Miguel: Volviendo a los rusos, hay uno que está de moda, Béla Tarr, lo tenés?

Luz: No. (Perdón esa respuesta monosilábica)

Miguel: Uh te va a partir la cabeza, tiene una que se llama La condena

Luz: Ah
Bueno ya la leeré

Miguel: http://www.youtube.com/watch?v=pmzPH2B9P3k
Es una película, ahí te pego una escena

Luz: Dale

Miguel: Por algún lado está completa, es grosa. Hoy mi amigo se llevó tu libro, así que otro día cuando lo tenga a mano te hago preguntas más pertinentes

Luz: Todo bien…igual para mí quedó, puede ser cortita, además no tiene porque ser del libro.  ;)

La amante de stalin

La amante de Stalin

Luz Marus
2012 – Pánico el pánico / Colección Potlach