“Elegí traducir artificios, procedimientos, y efectos más que palabras”, con esa declaración de principios arranca Leonor Silvestri el prólogo de Irlandesas, 14 Poetas Contemporáneas. Un libro vasto y en lucha por ampliar aun más el horizonte de las nuevas voces femeninas de la poesía irlandesa.

Un libro que condensa su fuerza cuando se vuelve político:

“Bienvenidos a Personal/ Si este teléfono está siendo usado/ para organizar una actividad paramilitar/ por favor marque uno. / Si usted quiere encargar más armas/ por favor marque dos.”

Y cuando redunda callejero: “Viernes a la noche/ comienza con una rotation de pub en pub/ termina con una riña/ callejera vía 8 pintas de cerveza/ 10 shots de algo violentamente azul/ 40 Benson & Hedges/ 2 bichos y un porro”. Sin dudas Aisling Doherty es la poeta más radical de esta nueva ola verde.

Hay acierto en dejar afuera de esta antología a Eavan Boland (Poeta irlandesa ya reconocida). De haberla incluido nos habría negado la posibilidad de encontrarnos con Aifric Mac Aodha. O con Eva Bourke y sus niños muertos antes de ser bautizados.

Finalmente el lema de Silvestri se cumple, eso que ella llama “visibilizar lo invisible” se manifiesta en el centro. Como dice Enda Wyley: “Despertarme a esto/ Si hubiéramos sabido/ No habríamos dormido tanto”.

Irlandesas – 14 Poetas contemporáneas
Selección, traducción y prólogo de Leonor Silvestri
Edición Bilingüe – Bajo La Luna Poesía