Estamos por estos días en la ineludible temporada de balances y recuentos previos a los festejos de fin de año. Pues bien, quisimos aprovechar la ocasión para recomendar algunos discos que pueden o no haber sido los mejores de la escena independiente uruguaya -porque sabemos que aquello es un asunto bastante subjetivo, una cuestión de gustos-, pero sí se trata de un listado de álbumes que no merecen pasar desapercibidos. Cabe recordar que, motivados por ese mismo espíritu y las ganas de dar un espaldarazo a la meritoria movida emergente uruguaya, hace unos años publicamos esta selección que puede ser leída antes de incursionar en la de este agitado 2017.

Alfonsina – Pactos

Bizarro

A lo largo de este álbum, la joven uruguaya sale de su zona de confort y compite con el estilo de grandes cantautoras del rock alternativo como PJ Harvey y St. Vincent. Es que, si bien este vendría a ser el álbum sucesor de El bien traerá el bien y el mal traerá canciones,  no se parece a esa anterior producción suya en lo sonoro ni en lo conceptual. Esta vez Alfonsina apostó por un pop más actual y bastante alejado del swing, el bossa nova y demás corrientes que teñían de un aire bohemio su obra pasada. En cambio, se animó a abordar los dilemas de la posmodernidad y nutrirse de arreglos electrónicos. Entre las canciones más recomendadas de esta obra, cabe destacar la que le da inicio: “Ese Frío Vacío”, que despliega secuencias sofisticadas y decididas frases como No soy lo que quieren hacer conmigo, no soy ese frío vacío; así como “Juego con Fuego”, que hace gala de una rica instrumentación pero no suena recargada en absoluto, por el contrario, ofrece un talante sobrio y contundente. Se trata entonces de un disco muy íntimo, con grandes letras y que busca cuestionar lo desechable de muchas interacciones humanas tras el auge de las redes sociales. La artista, que ya ha cosechado cierto reconocimiento a nivel local como poeta, e incluso dice identificarse como tal antes que como cantante, logra a través de Pactos encarnar una nueva identidad, al tiempo que ahonda con precisión en asuntos importantes, como el de la comunicación en nuestros tiempos. Se puede escuchar completo en Spotify.

Algodón – Jazmines

La órbita irresistible

Según cuenta en internet el líder y vocalista de la banda, este disco nació durante un verano solitario en Montevideo, alentado por su fascinación por Blonde on Blonde de Bob Dylan. En el viaje sesentero de Jazmines se entrecruzan el jazz y el blues y se complementan con letras espontáneas, que coquetean con consignas del hippismo y hablan de priorizar la felicidad cotidiana, esa que es posible hallar en los pequeños placeres de la vida. Todo eso edulcorado con afables arreglos de guitarra y voces con coros armónicos. El espíritu beatleano -de la época del St. Pepper’s– es entonces el gran protagonista, y se erige de este modo un estilo que evoca tardes de primavera, cargado de luminosidad e idealismo. Igualmente, las referencias a los ídolos que inspiran esta producción hacen parte de ella de forma explícita, con menciones a George Harrison, Luis Alberto Spinetta, y Fito Páez en varias canciones. Pues bien, con ese panorama de trasfondo, este álbum resulta tan florido como su nombre lo indica y propone un folk pop de mucha calidad; tal vez demasiado ensoñador para el gusto de algunos, pero que no carece de encanto. El cierre, no obstante, es ejecutado con un corte más bien sedicioso, con mucha distorsión, titulado “Chau Jazmines”.

Dani Umpi – Lechiguanas

Otras formas

Más de cinco años esperarían los seguidores del multifacético uruguayo por esta producción que por suerte no decepciona, sino todo lo contrario. Dani Umpi es ya un popstar de culto y con Lechiguanas eso queda más que confirmado. Del mismo modo que la variedad de avispas que da nombre a este disco, cada una de sus canciones destila una miel tan dulce como venenosa. Nos encontramos con una oda discotequera tras otra; jocosas referencias al mundo del jetset en “Punta 92 2002”; arengas empoderadoras que embisten con un optimismo inesperado en canciones como “Tebas” y “Cleopatra entrando en Roma”. En todo caso, el momento más pendenciero y contagioso llega con el coro de “La Yuta”: “Ahora elijo bien a quién quiero besar/ Que la yuta me venga a buscar”. Por otra parte, también se destaca la participación de Diosque en “Lucifera”, tema que narra una historia de desamor con tintes esotéricos. Sin dudas, el contundente sonido de este álbum da cuenta de la madurez y refinación de este artista tras una larga trayectoria en la escena; así como evoca lo mejor del pop sudamericano de estos años recientes (léanse Alex Anwandter y Miranda!): melodramático y bailable a más no poder

Desayuno Continental – Todas las mentiras que querías escuchar

Independiente

Un sexteto para el cual las letras de las canciones no están de relleno para acompañar los acordes, sino que forman parte crucial de su mensaje, presentó uno de los debuts más brillantes de la escena de su país, tal y como reportamos hace unos meses.  Con una clara vocación de narradores de historias cotidianas, y una agudeza notable para hacer canciones pop que distan de ser ingenuas, los Desayuno Continental pisaron fuerte a nivel local con este disco. Los sintetizadores y las voces nítidas, adornados con guitarras delicadas, se roban el protagonismo en pistas que cuentan historias de amor realista, fracasos y la decisión de un hombre por encontrar a su verdadero padre; todo eso al tiempo que incluyen referencias al cine de Hollywood en “Braian Skywalker”, “El Hijo de E.T.” y “El lado oscuro”, esta última es, por cierto, un cover de una composición de Mike Love de los Beach Boys, aunque bastante adaptada a esta región porque hasta se menciona en un estribillo a Peñarol, popular equipo uruguayo de fútbol. La intención de esta banda, entonces, resulta tan desesperanzada como tímidamente optimista y la resumió con claridad uno de sus integrantes al enunciar en una entrevista que buscan transmitir “la sensación muy vaga de que algún día, por fin, vas a hacer algo bien, y va a valer la pena”.

Fede Julen – La Fiesta de la Tristeza

Independiente

A sus escasos veintitantos, Fede Julen ya se ha convertido en un referente de la escena indie rioplatense. De hecho, su banda Julen y La Gente Sola estuvo en nuestro referido listado de artistas recomendados del vecino país, publicado en 2015. Hace poco, el músico presentó estas canciones en solitario que agrupa con un título que lo dice todo, o casi todo. En estos nuevos temas, en los que comenta haber estado trabajando desde mediados de 2016, por instantes nos sorprende y se sale de su habitual lírica tierna/sensible para tirar frases honestas e incómodas como: “Tengo que dejar de pensar con la punta de la pija, me estoy tomando demasiado en serio y esta mierda la verdad ya me cansó” en una de las estrofas de “Respuestas”. Después escuchamos una carta de amor que reza: Vos sostenés el mundo. No es nada fácil, amiga”, en “La Estrella del Verano”. Luego en “Ensueño” nos encontramos con fragmentos a capella, voces fantasmales, guitarras de riffs difuminados y sintetizadores con melodías frágiles. Así como más adelante es posible hallar una versión junto a Antolín de “Insignia”, canción original de sus amigos peruanos Juan Gris. Y finalmente, cabe avisar que hay un bonus track oculto al final de “Volcán”, último tema de la placa. En suma, con La Fiesta de La Tristeza, su autor se consolida como un gran narrador de historias, al estilo desahuciado de Elliott Smith y Daniel Johnston.  Y estamos seguros de que esa era su intención con este álbum, porque en sus redes sociales Fede declaró que quiere que sus oyentes “la pasen bien y mal escuchándolo”.

Hermann Holsgr – Lepoferal  

Independiente

Una producción ambiental y avant-garde nos sorprende desde la República Oriental del Uruguay. Las tensiones y los paisajes construidos en esta placa nacen de un sólido proceso de experimentación por parte de Santiago H. Holsgr, más conocido como Hermann Holsgr. La incursión llevada a cabo en este trabajo, si bien es seductora y digna de mención, está basada en un disco anterior de este mismo autor, pues se trata de la versión noise de Diamantiferal, publicado hace unos años. Lo cierto es que compases tan misteriosos como viscerales inundan sus 11 tracks de corta duración hasta casi desbordarlos. Estas canciones, que bien podrían ser enmarcadas dentro de la etiqueta de música electro-acústica que tanto ha estado en auge estos años, y que perfectamente podrían haber musicalizado algún episodio de la tercera temporada de Twin Peaks, tienen el poder transportarnos a escenarios espectrales con tan solo escucharlas con atención, o mejor aún, con los ojos cerrados. Más allá de la gran calidad de sus composiciones, si tenemos en cuenta lo poco común que resulta la exploración de este estilo en Sudamérica, resulta aún más meritoria la apuesta de Hermann con este álbum que se puede escuchar completo en su Bandcamp.

Los Ultraman – Paradigma Jurásico

Independiente

Tras haber debutado en 2011 con Saicoreverberante, este grupo de vocación psicodélica, con guiños a la ciencia ficción, nos regaló excelentes melodías para bailar y entregarnos a los placeres de la playa. Al escucharlos de nuevo con este reciente disco es imposible no evocar a The Ventures y otros grandes nombres del rockabilly. Aunque los referentes locales más directos vendrían a ser los Maniquíes, que también ostentan ese sonido fresco y soleado, aunque un poco más orientado al garage rock y la new wave. Los Ultraman, en este caso optan por la inclusión de instrumentos de viento, como un saxo que brinda un toque más orquestal y festivo a “Non DNA Man”, el primero de los ocho cortes que componen este álbum. Además podemos encontrar un homenaje a David Bowie: una bella versión instrumental de “Life On Mars” que destila encanto veraniego. Se trata de un disco entretenido, bien logrado, adictivo, que no extraña en absoluto la participación de voces y tampoco tiene nada que envidiarle al surf rock de otras latitudes, sino todo lo contrario.

Los Zalvajes – Están Padentro

Independiente

Un enérgico rock garajero, rematado con mucho sentido del humor es lo que nos ofrece la banda montenvideana que, como su nombre lo indica, y comentamos hace unos meses, tiene mucho de agreste en su sonido. La incursión de los teclados le dan ese toque melódico que hace sus compases aún más disfrutables, mientras que la impronta de rebeldía local es palpable no solo en las letras, sino hasta en los títulos desfachatados de algunos tracks, como el que abre esta producción: “Viva La Joda”. Más adelante, nos topamos con un homenaje al legado de Kraftwerk en la segunda pista titulada “La Modelo”, en la que se reinventa un éxito de los precursores de la electrónica y el krautrock. Al rato, una confesión tan simple como ingeniosa, y un envolvente noise-pop nos embiste en “Mal”, otra de las canciones de esta placa que en una estrofa genial y repetitiva expresa: “A veces hago mal, a veces huelo mal, a veces pienso mal y es que a veces sale mal”. Ya en el cierre de este trabajo, “El Asunto de la Paz” se despliega con una sólida instrumentación que acompaña las voces que gritan claras posiciones políticas: Dile no, a la ONU dile no. Y dile sí, Palestina libre sí. En Irak, en Irán, en República de Kuwait y en Siria también. Dile no”. Así que en el buffet de este álbum, el menú se presenta bastante variado. El estilo de Los Zalvajes podrá ser cualquier cosa menos aburrido. Ellos mencionan que hicieron los efectos de esta producción de forma comprometida y desordenada. Se puede dar fe de tal fervorosa labor desde la primera escucha.

Paul Higgs – Adivinanzas

La órbita irresistible

Al igual que Fede Julen, Paul Higgs es otro joven promesa que se ha hecho un nombre en la escena under uruguaya. Es ya considerado como un prolífico compositor, con creaciones colmadas de sosiego y buen humor. De hecho, algunos lo conocen como parte de otros proyectos como Cascabeles, banda con la que sacó un disco homónimo de pop rock psicodélico a fines de 2015, o bien como el líder de Algodón, grupo que también incluimos en este listado. Se podría decir que asimismo, sus creaciones como solista son bastante cercanas en estilo a las de su coterráneo Juan Wauters, el juglar exiliado. Ahora, en el caso de Adivinanzas, las melodías del piano son la columna que sostiene y a su vez adorna la mayoría de temas. Acá nos encontramos con un Higgs abocado al blues, que profiere frases reconciliadoras como Argentina y Uruguay se deberían amar/Solo quiero dar amor, nada de pavadasen la letra de “Ovejas Tatuadas”.  Asimismo, en este disco cabe lugar para lo no dicho, ya que dos de las pistas (la primera y la penúltima) no tienen nombre, o en vez de ello están tituladas con tres guiones consecutivos. El despliegue de Paul se cierra con “El rock del alquiler”, que parece ser una canción en broma que quedó, que de paso revive el inocente rock ‘n roll propuesto por Buddy Holly en los ’50, que años después fue reencauchado por tantas grandes bandas, entre ellas los Beatles y The Hollies. En resumen, un álbum solista ligero, con mucha candidez y originalidad para reconfortarse en tiempos de pesimismo.

Trópico Duclos – Imagen Inestable

Buen Día Records

En medio de reverberaciones, nos llega desde Playa del Cerro un compendio de 10 temas con impronta shoegaze, tan ruidosos como melódicos. El rol de las guitarras eléctricas y un violín está subyugado un clima de excitación en la canción que da nombre a este álbum; en ella son palpables influencias hardcore, al tiempo que los riffs atacan con fiereza durante esos casi tres minutos. Como contraparte, en “Canción para Kim Gordon” y “Ciervo de Miyajima” nos encontramos con tracks downtempo, de texturas delicadas, que invitan a la introspección. Sin embargo, es perceptible una gran cohesión sonora a lo largo del disco que le otorga ese salto de calidad al que aspiran la mayoría de bandas con su primera producción. “Mi Trópico Duclos” quizá sea la pieza que mejor representa su estilo, al arrancar con lentos compases que van deviniendo una sinfonía más agitada y compleja. Un disco para escuchar más de una vez, con auriculares y el volumen alto. Tal y como ellos recomiendan en su Bandcamp.