Cuando decimos que el mundo de la televisión creció, explotó y que disfruta de uno de sus mejores momentos creativos, no solo hablamos de encontrarnos con una mayor cantidad de producciones sino también que hay elementos que hoy logran ser revalorizados. Entre ellos la música (tanto desde la apertura como en los episodios) es uno de los ejemplos más claros de este fenómeno.

En este sentido es claro que todos vamos a reconocer el trabajo de Angelo Badalamenti en Twin Peaks o de Richard Marvin en Six Feet Under; sin embargo se trataban de excepciones que ganaron notoriedad porque las series habían alcanzado gran popularidad. Entonces quizá la novedad más importante de la era del PeakTV es que se empieza a prestar mayor atención a los compositores, su trabajo dentro de la ficción y cómo la música se conecta con la historia que se está contando. Entre los nombres que más resuenan está Ramin Djawadi (Prison Break, Game of Thrones y Westworld) y Mac Quayle (Feud, Mr Robot y American Horror Story: Cult), pero es Jeff Russo el favorito de todos los productores.

Con sus orígenes musicales en el mundo del rock (en 1993 fundó la banda Tonic, con la cual posee cuatro discos), su primera experiencia televisiva fue en 2009 de la mano de Noah Hawley a quien, más tarde, acompañaría en sus proyectos más importantes. Confesando que disfruta escribir música para el universo de la ficción y que a la hora de los procesos creativos con quien mantiene una conversación fluida es con los guionistas (y sus guiones), la música de Russo no sólo es fácilmente reconocible al oído sino también disfruta de una personalidad y capacidad narrativa alucinantes.

Fargo

Además del aura melancólico y sonidos fríos con los que Jeff Russo buscó impregnar a la banda de sonido de Fargo, es interesante el trabajo que el compositor hizo con el uso de los silencios. Alcanzando así una combinación que tiene mucho sentido cuando pensamos en el desierto de hielo que Hawley construyó en la primera temporada de la serie.

The Night Of

Con la particularidad que pudo ver la temporada antes de empezar a escribir la música, en este caso es la canción de los títulos la que se lleva toda la atención. Tratándose de un cuarteto de cuerdas (chelo, viola, violín y violonchelo), a través de estos instrumentos logra construir el pulso nocturno de una ciudad como Nueva York, para combinarlo con el drama y tragedia que sufre el protagonista de la serie.

Legion

Mientras que podemos acordar que Legion se convirtió en una de las producciones más disruptivas del año pasado, la gran apuesta de Russo se centró en lograr que las melodías mezcle cierta diversión y entretenimiento, así como la psicosis fracturada y poderes de su protagonista.

Star Trek: Discovery

Frente al desafío de homenajear y renovar al gran clásico televisivo, en repetidas oportunidades el compositor norteamericano contó que su principal búsqueda fue que las melodías exploraran el concepto del recorrido emocional que los personajes enfrentan de manera individual.

Altered Carbon

Con una selección musical que contiene canciones de Daughter, Nine Inch Nails, The Kills, la canción de la apertura compuesta por Russo colabora en la construcción del mundo cyberpunk de Altered Carbon, el cual estuvo fuertemente inspirado en grandes películas como Blade Runner (1982), Demoliton Man (1993) y The Fifth Element (1997).

Waco

Revelando la historia real sobre los 51 días en que David Koresh (un líder religioso norteamericano) se enfrentó al FBI y ATF en 1993, el trabajo de Russo se caracterizó por una melodía fuertemente emocional en donde se demuestra que la serie va a mostrar las dos perspectivas del caso. Con un sonido minimalista, combina la tragedia y estado de alerta que la historia significa.