bolivia

Bolivia es el tesoro mejor guardado de Sudamérica. Poca cosa sabemos de lo que sucede en las tierras más altas del continente pero basta con investigar un poco para encontrar gemas perdidas que están haciendo mucho ruido en el país. Es que Bolivia como país ha crecido mucho y en esa crecida su música no se ha quedado atrás. Aunque de muy difícil acceso -parece que no hay portales de música en el país o no son muy visibles- al bucear entre las nuevas bandas se descubre una nueva ola de renovación musical en Bolivia. Garage, indie, no wave y post-punk parece ser la tónica de la nueva música boliviana.

Passto

Passto es una banda formada a mediados del 2009 en la ciudad de Cochabamba, Bolivia. Inicialmente bajo el nombre de Lunatic, en el año 2013 cambian el nombre a Passto. La banda está integrada por Jhonny Rojas (Voz y Bajo) y Adrián Rojas (Percusiones) junto a Jorge Barro (Guitarra) y Sergio Barro (Teclados). Musicalmente pueden notarse influencias en su música como Stereolab o el Space Rock. En Diciembre del año pasado lanzaron su primer álbum Eterno Retorno. Escuchá el disco acá.

Ciudad Líquida

Ciudad Líquida es una de las bandas más populares del indie rock boliviano. Formada en 2002 y con 13 años de carrera su música fluctúa entre el post punk inglés de los 80 y el rock alternativo de los 90. Con temáticas y una estética más bien oscura la banda conformada por Álvaro Cuevas (Guitarra), Daniel Prieto (Bajo), César Lugones (Batería) y Julie Marín (Voz) se ha posicionado y logrado un sonido propio a lo largo de su carrera destacando la voz de Julie Marín y el trabajo de guitarras etéreas de Cuevas. Escuchá sus trabajos acá.

Mammut

Mammut son Diego Boulocq en voz y guitarra, Pablo Quiroga en el bajo y Mauricio Moscoso en baterí. La banda volvió el año pasado después de cinco años de silencio, cuando impactaron en la escena con el disco El mundo es un día gris. Se puede escuchar una banda más madura y rockera la que ha vuelto a pisar los escenarios el año pasado. En su nuevo trabajo, llamado Barbarie, se encuentra la canción “Resiste“, que fue la ganadora del Premio Nacional de Cultura “Eduardo Abaroa” el año pasado.  Barbarie fue grabado en Cochabamba, mezclado en Degraw Sound de Nueva York y masterizado en Clio Masterización, en Santiago de Chile. En abril del 2015 lanzaron su nuevo video “Libertino“. Escuchá Barbarie acá.

Avionica

El proyecto del cantante boliviano José Mrochek se posiciona como una de las opciones más populares del techno pop del país. Su primer disco llamado California estaba más cercano al rock alternativo y al indie rock con sus hits “Desde Cero” y “Para Vos“. Con su segundo disco, que será editado en junio, Avionica cambia el rumbo de su música y se acerca al pop con altas influencias de la new wave de los ochenta. El artista ha logrado traspasar fronteras y se ha posicionado muy bien en Colombia y México.

La Luz Mandarina

La Luz Mandarina es un proyecto que nace en el año 2012 y que ha renovado la escena boliviana. Pablo Miño y Julio Ulloa son los cerebros detrás del proyecto. Su música, con una alta dosis de folk y twee, puede ser comparada con la época del If you’re Feeling Sinister de Belle & Sebastian y el anti-folk norteamericano de los Moldy Peaches. La banda presenta como referencias cercanas también a Sr. Tomate y Shaman y los hombres en llamas. Tienen un Ep en su haber que se puede escuchar en su totalidad en Bandcamp.

PervClub

PervClub es un dúo boliviano de new wave, que propone un retorno al sonido de los 80s. Entre sus influencias se pueden encontrar The Fixx, Talk Talk o A-ha. El dúo se encuentra grabando su primer disco y han lanzado un primer EP que ha llamado mucho la atención en la escena boliviana. Considerándose a sí mismos como sonido alienígena también pueden encontrarse rastros de Soda Stereo y The Cure. Con una gran fijación hacia las películas de extraterrestres de los 80, específicamente hacia They Live, los miembros del dúo se hacen llamar Sigur & Shaggall. Su EP está para escuchar completo en Bandcamp.

Visiones

La banda de Santa Cruz de la Sierra ya ha aparecido en Indie Hoy por el lanzamiento de su úlitmo EP. Antiguamente llamada Visiones del Terror en honor a Jay Retard, la banda cambia su nombre a Visiones en 2014. Con una fuerte influencia del noise pop y del post punk la banda presta mucha atención a los arreglos y orquestación de sus canciones. Teclados y guitarras cargadas de reverb soportadas por un bajo más industrial, de pocas notas pero un muy buen ritmo y con ciertos toques de psicodelia. Esto contrasta y muestra un cambio de la banda desde su noise punk inicial hacia terrenos más melódicos. Con apenas cuatro canciones editadas en dos EPs la banda ha logrado llamar la atención. Un puñado de buenas canciones alcanza.