los 50 mejores discos de los 70

10. Bob Dylan – Blood On The Tracks

1975 – Columbia

Bob Dylan - Blood On The Tracks

Cada cierto número de álbumes, hay un ‘antes y un después’ cuando se trata de Dylan, pero el caso de Blood on the Tracks va más allá por ser un estándar en su discografía dentro de una década que ofreció clásicos eternos. Lo que se traduce como ‘sangre en las pistas’ es un conjunto de canciones introspectivas meticulosamente arregladas y un punto de referencia para futuras generaciones.
D.A.R.

09. Television – Marquee Moon

1977 – Elektra

Television - Marquee Moon

Un momento en la música que nadie vio venir, nadie supo clasificar, pero todos reconocieron como hito. Crítica y sequito por igual tuvieron en frente una deconstrucción musical que ofrecía complejos arpegios más terrenales pero poéticas letras en medio de canciones disonantes de dos minutos sobre inhalar pegamento o llamadas telefónicas. Un disco que existe dentro de su propio espacio-tiempo, con su métrica, sus melodías y su propia elocuencia. Ninguna guitarra ha sido la misma desde Marquee Moon. Reseña completa.
D.A.R.

08. Pink Floyd – The Dark Side of the Moon

1973 – Harvest / Capitol

Pink Floyd - The Dark Side of the Moon

Las limitaciones del lenguaje se hacen evidentes en este tipo de situaciones. No existen palabras suficientes para explicar todo lo que hace a Dark Side of The Moon uno de los discos más importantes de nuestro tiempo. Por más que hablemos de lo hermosas que son sus canciones, lo emotivo que resulta en cada segundo y la fuerza contundente con la que se separa de toda creación previa o posterior, todavía no estaríamos haciendo justicia a la verdadera experimentación del disco. Un regalo invaluable en la vida de todo individuo.
A.C.

07. Led Zeppelin – Led Zeppelin IV

1971 – Atlantic

Led Zeppelin - Led Zeppelin IV

Uno de los discos más eclécticos e interesantes de la banda que condensa todo el misticismo que los caracteriza. El sonido vintage rockero de los dos primeros temas luego se convertirán en tremendos hits: “Black Dog” y “Rock and Roll“. Los matices que establecen “The Battle of Evermore” y la increíble obra “Stairway to Heaven“, que desde ese momento se inmortaliza como himno hardcore y rockero
J.A.

06. The Clash – London Calling

1979 – CBS Records / Epic Records

The Clash - London Calling

Sólo un par de semanas separan este disco de esta lista y la siguiente, ya que vio la luz el 14 de diciembre de 1979. Lo indiscutido es su pertenencia, a esta o cualquier lista que releve discos que marcaron historia. London Calling, es el tercer álbum de The Clash, y es aquel que se convirtió en emblema del legado de Joe Strummer. Al incorporar elementos del rockabilly, ska, reagge en el punk y la consigna de rebeldía, London Calling es el disco más ecléctico de la banda, y sin embargo el más cohesivo. Infaltable en cada momento de la juventud.
A.C.

05. The Velvet Underground – Loaded

1970 – Cotillion / Atlantic

The Velvet Underground - Loaded

Con Loaded, Lou Reed cierra su etapa con The Velvet Underground. Lanzado tres meses después de que él dejara la banda por las diferencias que hubo en el proceso de mezcla, Loaded estuvo catapultado a naufragar. Su título (“cargado” en español) viene a colación de que el sello Atlantic les pidió un disco “cargado de hits”… su fracaso comercial es toda una contradicción porque en Loaded se encuentran las canciones más accesibles de la banda: “Sweet Jane”, “Rock and Roll”, “New Age”, son temas que van completamente a tono con lo que sonaban en las radios de la época. A menudo se dice que Loaded es el disco menos esencial del catálogo de la Velvet, pero a pesar de las presiones artísticas del sello, Reed se despide a lo grande de su banda. Y además que luego vendría un disco sin Reed, y mejor ni hablar.
R.P.

04. Ramones – Ramones

1976 – Sire / Philips

Ramones - Ramones

¿Quién iba a decir que un álbum que fue grabado en tan solo siete días iba a tener tanto impacto en el mundo de la música? Este disco homónimo marcó un antes y un después en el punk rock y con letras inspiradas en alguna que otra chica, la playa y su surf, la marginalidad del momento y algo de política, los Ramones fueron clave para muchos artistas que se conocen actualmente. Con canciones que apenas pasan los dos minutos, la banda se caracterizó por la rapidez de sus composiciones sin dejar de lado a los temas melosos y más romanticones como “I Wanna Be your Boyfriend” o los más alegres como “Let’s Dance“. ¿Mis favoritos? “Today your Love, Tomorrow the World“, “Chainsaw” y “Havanna Affair“.
F.G.

03. David Bowie – The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars

1972 – RCA

David Bowie - The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars

Existe un tipo de mixtura que consiste en ser vanguardia y mainstream al mismo tiempo. Es una construcción antes que un don, y muy pocos la lograron, ya que es casi una “regla artística” que la naturaleza de cada creador se incline por una de esas dos tendencias. David Bowie es la excepción que confirma esa regla: The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars fue el álbum que catapultó a la fama al compositor británico, transformándose en una de las más importantes obras de la historia del rock. Publicado en 1972, Ziggy Stardust tuvo una muy buena recepción y se convirtió no sólo en el disco por excelencia del glam rock, sino también en un trabajo de culto que marcó a diferentes y brillantes compositores: desde Morrissey a Trent Reznor; desde Joy Division a Pulp, como así también a muchas bandas del primigenio indie rock de los ‘70, principalmente las de postpunk y new wave. La originalidad de este inmenso trabajo de Bowie radica en conseguir fusionar las influencias de Scott Walker, Lou Reed y Marc Bolan, tres artistas que definieron la impronta estética y musical del camaleón.
A.R.

02. Lou Reed – Transformer

1972 – RCA

Lou Reed - Transformer

Si alguien estuvo inmerso en la locura del “under” de New York de los ‘70, fue Lou Reed. Perdido en una adicción a la heroína y el vértigo de un mundo tan cambiante, Reed siempre supo canalizar todos sus sentimientos en las fuertes letras que acompañan sus trabajos. Hoy, mucho tiempo pasó de esa realidad sórdida, marginal, corrupta y candente que Transformer relata fervientemente, y aún así no podemos dejar de imaginarla. Y es que así se siente, como un relato de sus andanzas en ese clima tan sombrío y visceral. Con un particular énfasis en los detalles y en la descripción de cada personaje, Reed nos encamina en este viaje por el vertiginoso under neoyorquino, nos invita a “caminar por el lado salvaje”. Reseña completa.
A.C.