earworm

A todos nos pasó alguna vez: una canción se nos queda en la cabeza y surge en momentos ultra random de nuestras vidas. Un nuevo estudio publicado en el periódico Psychology of Aesthetics, Creativity and the Arts de la American Psychological Association demuestra que también se puede predecir cuáles canciones tienen ese destino.

Investigaciones anteriores hablaban de diferentes factores, como la escucha constante en la radio y las asociaciones personales con la canción, que pueden afectar lo que se conoce técnicamente como “imágenes musicales involuntarias” (o INMI por las siglas en inglés para “involuntary musical imagery”). El nuevo estudio, titulado “Dissecting an Earworm: Melodic Features and Song Popularity Predict Involuntary Musical Imagery” es la mayor investigación al respecto hasta el momento y descubrió que con ciertos aspectos musicales de una canción podemos predecir que se nos quedará en la cabeza por largo rato.

Estas canciones son, en general, rápidas con melodías básicas y familiares. Además, tienden a tener intervalos inusuales, ya sea un salto inesperado o una cantidad imprevista de repeticiones de determinadas notas.

Uno de los investigadores, Kelly Jakubowski, comentó en un comunicado:

“Nuestros descubrimientos demuestran que se puede, en algún grado, predecir cuáles canciones se quedarán pegadas en la cabeza de la gente de acuerdo a su contenido melódico”.

El estudio se basó en más de 3000 respuestas a una encuesta online que estuvo vigente entre 2010 y 2013. Se pudo saber que las canciones más pegadizas para los que participaron del estudio fueron “Bad Romance” de Lady Gaga y “Can’t Get You Out of My Head” de Kylie Minogue.