En el 2014 Alice Glass anunciaba su partida de Crystal Castles, banda que ella misma co-fundó junto a Ethan Kath, alegando “Mi arte y mi autoexpresión en cualquier forma siempre han sido un intento de sinceridad, honestidad y empatía con los demás. Por una multitud de motivos, tanto profesionales como personales, ya no siento que eso sea posible dentro de Crystal Castles”.

Tres años después de ese momento, la canadiense publicó un escrito en su página web en el que explica en mayor profundidad el verdadero motivo de su partida de la banda. Según Glass, el mismo Ethan Kath, a quien conoció en décimo grado, abusó de ella verbal y sexualmente en reiteradas oportunidades. “La primera vez que tomó ventaja sobre mí fue cuando yo tenía 15 años. Él era 10 años mayor que yo. Fue en el asiento trasero de su auto mientras yo estaba extremadamente intoxicada (por tragos que él me había dado esa noche). No hablamos durante meses después de eso. Hizo todo lo posible para encontrarme de nuevo. Me acosaba y conducía por mi secundaria buscándome”, relata la cantante de 29 años. Además, cuenta que Kath la había amenazado con expulsarla de la banda:

“Me obligó a tener sexo con él o ya no iba a tener permitido estar en la banda”.

Más adelante en el comunicado, Glass confiesa: “Me sentía miserable y mis letras, indirectamente, hablaban del dolor y la opresión que estaba sufriendo” y sentencia:

“Dejar Crystal Castles fue la decisión más difícil que alguna vez tuve que tomar. La banda era todo para mí. Mi música, mis actuaciones y mis fans eran todo lo que tenía en el mundo. Dejé todo eso y empecé de nuevo, no porque haya querido, sino porque tuve que hacerlo. Por más difícil que haya sido, sabía que irme era una de las mejores decisiones que había tomado. Me ha tomado años sobreponerme a casi una década de abuso, manipulación y control psicológico. Todavía me estoy recuperando”.

En respuesta a las declaraciones de Glass, Ethan Kath ha enviado un comunicado al medio Pitchfork en el que confesó:

“Estoy indignado y dolido por los recientes dichos que Alice hizo sobre su persona y nuestra pasada relación. Su historia es pura ficción y estoy consultando a mis abogados sobre cuáles son mis opciones legales. Afortunadamente, hay muchos testigos que pueden y van a confirmar que nunca abusé de Alice”.

Podés leer el escrito completo de Alice en este enlace.