El medio Business Insider informó que, según los analistas de Citi, Jim Suva y Asiya Merchant, hay un 40% de probabilidades de que Apple compre Netflix.

La compañía fundada por Steve Jobs, Steve Wozniak y Ronald Wayne en abril de 1976 sería capaz de lleva a cabo este colosal movimiento gracias a nada más y nada menos que Donald Trump, uno de los personajes más odiados en el Silicon Valley en los últimos tiempos, y a la nueva reforma de la ley de impuestos, la cual le permitirá a la empresa de la manzana mordida repatriar gran parte de sus ganancias en el extranjero con un porcentaje menor de impuestos a la hora de tributar. Esto se traduciría en una gran inyección económica (se estima un total de 250 mil millones de dólares que, tras un descuento único del 10% por llevar el dinero a Estados Unidos, quedaría en alrededor de 220 mil millones) en las arcas de Apple para comprar otras compañías.

Dentro del abanico de posibilidades para elegir, Netflix sería la opción cuyo nombre suena con más fuerza, aunque, claro está, los de Cupertino estarían obligados a desembolsar una astronómica cifra de 11 dígitos para concretar la transacción.

Más precisamente, para hacerse con la empresa con sede en Los Gatos, California, Tim Cook y los suyos deberían pagar cerca de 80 mil millones de verdes, superando así ampliamente la compra más cara de la historia de Apple cuando la compañía se hizo con Beats Electronics en 2014 por 3 mil millones.

Por otro lado, la adquisición de Netflix tendría mucho sentido dados los esfuerzos del gigante tecnológico por ganar terreno en el difícil negocio de la producción de contenido audiovisual.