Los canadienses de Arcade Fire aprovecharon su presentación de ayer en Londres para invitar al escenario a uno de sus más cercanos y talentosos amigos: Jarvis Cocker. Juntos interpretaron una canción del británico titulada “Cunts Are Still Running the World” con la que, según su mero título sugiere, se busca denunciar la clase de personas sin escrúpulos que nos gobiernan.

Antes de empezar a tocar, el siempre histriónico vocalista de Pulp aprovechó para decir unas palabras y contar que había escrito ese tema hace 20 años, y agregar lo siguiente, haciendo hincapié en su intención de criticar a la clase política:

“Esperarías esta canción que fuese irrevelante hoy en día, pero por desgracia… no es el caso”.

Recordemos que en todo caso, a los Arcade Fire les gusta tocar canciones de músicos que admiran. Como muestra de ello, hace poco rindieron homenaje a la fallecida vocalista de The Cranberries al versionar su clásico “Linger” en vivo.