Compartir

El fin de semana pasado, más específicamente el viernes por la noche, la agrupación de artistas urbanos llamada Indecline llevó a cabo una ágil y curiosa operación para instalar en uno de los campos de golf del actual Presidente de los Estados Unidos un cementerio con lápidas que nombran todas las cosas que Trump parece haber asesinado con su gestión durante su primer año.

El grupo supo ingeniárselas para ingresar al predio con un falso vehículo de Time Warner Cable y procedieron a de forma rápida y discreta a colocar su obra a modo de protesta. El predio en cuestión se encuentra ubicado en Bedminster, Nueva Jersey, y estaba efectivamente custodiado por fuerzas de seguridad que ni se percataron de lo que estaban haciendo los artistas, bien sea por descuido de ellos en su labor o por la agilidad de los instaladores, aunque pensamos que es probable que haya sido por una mezcla de ambos factores.

Los creadores mencionaron al respecto que trabajaron varias horas en la nieve soportando un fuerte frío, además agregaron:

“Los policías condujeron un par de veces, pero no lograron vernos. Realmente se necesitó mucha logística y planeación, mucha más incluso que en nuestros proyectos anteriores”.

Más concretamente, y gracias a las fotos que han subido luego a internet celebrando la intervención en suelos del millonario devenido en político, las tumbas conmemoran la muerte de la “Decencia”, “Nuestro futuro”, “El Sueño Americano” y “El último muñeco de nieve”, esta última lápida hace referencia a la actitud renuente del Presidente con respecto a las medidas y tratados internacionales que buscan frenar el calentamiento global (como su decisión de sacar a Estados Unidos del acuerdo de París acerca del Cambio Climático).

La audaz agrupación luego de lograr su cometido subió a la plataforma Vimeo este registro audiovisual de la hazaña para difundir y dejar aún más en claro su mensaje de crítica y preocupación por el porvenir de Norteamérica y el resto del mundo.

Grave New World from Indecline on Vimeo.