En febrero de 2017 la vieja administración del Ayuntamiento de Bristol, en Inglaterra, anunció la intención de realizar un recorte de 1,4 millones de libras esterlinas en su servicio bibliotecario. Esta medida puso en peligro a 17 de las 27 bibliotecas de la ciudad.

Sin embargo, el nuevo comité político de la citada organización logró frenar esta situación el pasado mes de junio cuando comunicó que se había encontrado el dinero suficiente “para mantener todas las bibliotecas” abiertas. Además, confirmó que presentaría un plan salvador en un informe en los días posteriores al anuncio.

Ahora, el Ayuntamiento podría haber encontrado un aliado clave en esta misión de evitar el cierre de las bibliotecas de la ciudad: Banksy.

Según reportó el medio Bristol Live, el mundialmente conocido grafitero cuyo nombre real se desconoce se ofreció para ayudar a mantener abiertas las 27 bibliotecas locales, tal y como lo reveló su alcalde, Marvin Rees, quien dijo:

“Una persona muy conocida de Bristol escribió y nos preguntó la naturaleza del desafío para ver qué tipo de apoyo necesitamos como ciudad para enfrentarlo. Esa persona era Banksy”.

“Él se adelantó y habló sobre apoyarnos. Veremos cómo se desarrolla esto. No hay nada confirmado y hasta ahora sólo hemos tenido una conversación”, agregó el político.

Por su parte, la Concejal Asher Craig aseguró que el del artista es tan sólo uno de varios nombres que mostraron su apoyo y ofrecieron ayuda ante esta situación:

“Banksy es una de las tantas personas externas de interés que podrían hacer inversiones en partes de la comunidad en las que no invierten los cofres del consejo”.

Los representantes de Bristol actualmente están hablando con grupos comunitarios, usuarios de la biblioteca, personal y expertos para descubrir cómo desarrollar un servicio “relevante, modernizado y sostenible”.

Craig reveló que los grupos comunitarios habían presentado ofertas para administrar 16 de las 17 bibliotecas amenazadas en la ciudad y dijo que “confía en” las comunidades para “encontrar soluciones que funcionen para ellos”.

“Para dejarlo en claro, las 27 bibliotecas permanecerán abiertas como lo están ahora, con muchas conversaciones comunitarias en marcha”, sentenció Craig.