Ya han pasado casi cinco años desde la emisión de “Felina”, el último episodio de Breaking Bad, pero, a pesar del tiempo transcurrido, muchos siguen extrañando la serie y tratando de responder a preguntas inconclusas que dejó esta creación de Vince Gilligan.

Por ejemplo, uno de los grandes interrogantes que dejó la tira protagonizada por Bryan Cranston es qué pasó con el sufrido Jesse Pinkman (personaje interpretado por Aaron Paul) después de su última escena en la que se lo ve conduciendo para escapar del lugar en el que Jack Welker y sus secuaces lo tenían cautivo.

Sobre esto opinó el mismísimo Gilligan en un diálogo con Digital Spy y otros medios, diciendo:

“Podría haberse encontrado con la policía a la vuelta de la esquina. O tal vez pudo salir indemne y disfrutar de un futuro de libertad. Personalmente, me gustaría pensar que escapó, porque ya saldó sus cuentas de sobra. Me gusta pensar eso, que logró escapar”.

Luego, el escritor, director y productor siguió:

“Realmente no sé que podría haber hecho con su vida. Sólo espero que escapara, conociera a alguien bueno y que ya no fuera un criminal después de todos los horrores a los que se tuvo que enfrentar. Siempre me ha gustado ese personaje. Siempre tuve una debilidad por él”.

Sumado a esto, Vince no descartó la posibilidad de que Aaron Paul vuelva a encarnar a Pinkman durante algún momento del spin-off de BB, Better Call Saul: “Uno nunca sabe si ese personaje podría aparecer en el futuro. Todo es posible”, se limitó a decir el nacido en Richmond, Virginia.

Por su parte, el propio Paul ya había manifestado en un diálogo con Variety en 2016 que le encantaría volver a interpretar el papel que le valió tres premios Emmy como Mejor Actor de Reparto. “Espero estar involucrado de alguna manera en la serie, pero no sé cuándo podría ser. No voy a decir nada más. Pero estoy absolutamente abierto a la idea. Ojalá suceda. Si es así, estaré metido al 100%”, dijo en aquella oportunidad el hoy actor de 38 años.