fanzines

¿Qué es un fanzine?

Antes de ahondar en lo referente a la escena local, empecemos por lo que se suele entender por fanzine, la palabra nace de la conjunción de fan magazine (revista hecha por aficionados) y muchos suelen automática identificar este término con publicaciones de tipo artesanal, breve (pocas páginas), que normalmente abordan temas políticos, de denuncia y/o contraculturales.

No obstante ese estereotipo, en la realidad no siempre suelen cumplir con todas esas características aquellas revistas. De hecho, es posible encontrar fanzines sobre todo tipo de temáticas: desde moda, periodismo musical y diarios de viaje, hasta militancia anarquista, feminista o vegana, tan solo por enumerar algunos ejemplos. Por otra parte, puede que unas publicaciones sean meramente protagonizadas por lo gráfico: cómics, dibujos, collage y fotografías; y otras estén dedicadas a lo escrito: poesía, relatos, entrevistas, reseñas y manifiestos sociales. De hecho, es precisamente la casi que absoluta libertad que permite este formato la que hace que muchos lo elijan como medio efectivo para transmitir sus ideas. Eso, y el romántico atractivo de su manufactura, o por el contrario; lo barato y sencillo que puede resultar simplemente fotocopiar y abrochar sus páginas.

El medio es el mensaje

Por lo general resulta fácil adivinar el tono discursivo y el propósito de un fanzine al revisar su aspecto. La prolijidad o no de su forma física da cuenta del mensaje que se pretende llevar. Desde la impresión y armado de su portada hasta el interior de cada una de sus páginas. ¿Parece caótico, subversivo o amable? ¿Parece pensado para ser coleccionado o para ser desechable? En este caso, lo estético ya suele hablar por sí solo.

Una escena de larga data que se renueva

Si bien se puede decir que actualmente estamos viviendo una suerte de boom o resurgir del interés por este formato –parecido a lo que sucede con la industria del vinilo-, lo cierto es que se hacen fanzines en el mundo desde hace muchas décadas. En EE.UU. la movida tuvo un gran auge desde los 50s y 60s como mecanismo de difusión de artistas de historietas, así como de herramienta de comunicación de ideas anti-bélicas y de cultura alternativa. En Argentina, por su parte, alcanzaron cierta popularidad y prestigio publicaciones que abordaban la historieta y crítica de arte, como fue el caso de ¡CRASH!, Surmenage, Falsa Modestia, Maldita Garcha y Elvisman, entre las décadas de los 70s y 90s.

Posmodernidad y nuevas corrientes editoriales

Una de las razones por las que hoy en día cada vez más colectivos y/o nuevos autores se aventuran a publicar mediante formatos pequeños es su bajo costo de producción y fácil distribución en entornos menos formales que el de las típicas librerías y ferias literarias, eso sumado a la agilidad de lectura de este tipo de revistas. Es que con solo hojear un ejemplar durante un par de segundos suele ser posible entender de qué va y tal vez se genera la intriga de leerlo en su totalidad, cosa que en cualquier caso, no suele tomar más de 5 minutos.
También existen, por supuesto, los fanzines que circulan en formato digital en forma de PDFs o condensados en páginas de WordPress, Medium o Tumblr.

Experiencia personal con este formato

Durante las ocasiones en que asisto a recitales de bandas locales, por lo general me gusta merodear los puestos de feria de todo tipo que se ubican a los costados de la zona de espectadores. Fue así como conocí de cerca la movida fanzinera y compré por primera vez un par, en parte por curiosidad y porque me parecían un objeto de culto.

A medida que adquiría algunos ejemplares más en cada evento, empecé a encontrarme con todo tipo de propuestas, me interesaron mucho los elocuentes poemas de Jacqui Casais en Pop Dramático y algunas otras publicaciones de La Hiedra Crece, así como algunos poderosos textos de Are You A Cop Or What?, los cómics existencialistas de Guido de La Rosa y las tiernas confesiones de amor de Sherman Canción en sus poemarios, así como el mini libro de ilustraciones con CD con playlist a bordo de Ahullidos, por tan solo nombrar algunas de las que más llamaron mi atención.
Ahora bien, como lo mejor de este tipo de publicaciones es que te animan a crear una propia, decidí editar en compañía de algunas amigas Bolena Zine, en parte para hacer catarsis de nuestras ansiedades y de paso mostrar textos e ilustraciones de nuestra autoría. Desde entonces, siento que cada una de nosotras ha perdido la timidez al momento de dar a conocer sus ideas y creaciones. Lo esencial era sentirnos empoderadas al momento de tomar protagonismo en la escena cultural en lugar de solo limitarnos a ser espectadoras de las propuestas de otros.

Descubrí además que una fanzine puede servir como excusa para nuclear o alentar cierta movida e incluir artistas de cualquier disciplina con propuestas afines al mensaje de la publicación, o por lo menos eso pretendimos conseguir con los eventos de lanzamiento de cada una de las ediciones de Bolena Zine en los que tocaron bandas y hubo exposiciones visuales y lecturas en vivo.

Bolena zine
Bolena zine

De cualquier modo, y además de las múltiples ferias realizadas por editores independientes o librerías especializadas (Punc, en Belaustegui 393, Villa Crespo), hace poco se dio inicio en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires una especie de ciclo dedicado al fanzine y afines, liderado por el curador y artista Lino Divas. Es precisamente ese tipo de iniciativas la que logra darle mayor visibilidad y llegada a la cultura del hazlo tú mismo que nos propone este tipo de formato.

La opinión de dos conocedores

En estos momentos, el universo de la autoedición se encuentra en plena y constante expansión, es por ello que le pedí un par de opiniones/reseñas a Martin Lietti (de Estudio Mafia) y Paula Gutman (de Ediciones de Cero), ambos personalidades bastante diestras y dedicadas al arte gráfico en cuanto a historieta, serigrafía y fanzines se refiere.

Acá va el aporte de Martín:

“Entre los miles de fanzines y editoriales independientes que hay voy a destacar un par.
Los chicos de Panxa no paran nunca de trabajar. No solo editan fanzines, sino también hacen libros-objeto, editan a otros autores y, como si fuera poco, (dos de ellos) están entre los organizadores de Dibujados (el evento para fanzines de historieta más grande hoy en día en la escena).
También está Purple Books, Comandada por Lea Caballero. Sacan sus libros periódicamente y van a cuanta feria haya.
Editorial La Pinta: Comenzó haciendo fanzines fotocopiados y hoy en día edita libros de diversos autores. Entre los que están, Fer Calvi, Manuel Depetris, Etc.
Culiau: Historietas con calle y de la ciudad de Córdoba. Editan su fanzine grupal Culiau y revistas propias de cada uno de los autores.
Ediciones Noviembre: Es una de las editoriales más movidas hoy en día. Editan a muchos autores, entre ellos a Brian Janchez, uno de los ejes de la editorial.
Burlesque: comenzó siendo un pasquín, para luego transformarse en una editorial. Editan sus pequeños fanzines Burlesquitas donde publican a diferentes autores del ambiente.
Ésta es apenas una breve selección de algunas editoriales. Hay mucho más para conocer”.

Paula, por su parte, nos trae estos dos recomendados:

“Colección Little Bitch Zine, 2015/2016:
Little Bitch Zine es una serie de mini-zines que propone la fanzinera ligada al cómic Lucía Brutta. Hechos en risógrafo a un color, son efectivos como un shot de tequila, te leés uno en un minuto y te leés el otro también. Especialmente hay uno que considero genial, por la síntesis del relato y la pincelada gruesa que suma al tono, se llama Depressión Cards -Self Boicot y además de tener precio accesible uno se va de la feria contento. Entre otras cosas, lo que siempre trata Brutta en sus zines son temas de un universo ac-tual y extremadamente contemporáneo, lo que la hace popular entre sus colegas. Link.

Little Bitch Zines - Depression Cards
Little Bitch Zines – Depression Cards

Espacialidades . gif , 2016: Este zine me lo entregó en mano su autora Mariana Marx, durante la feria de fanzines hecha este año en la FADU, en el marco del ciclo Analógico/Digital. Ella también participó de la organización de este evento junto a otros hacedores independientes para conseguir que llegaran los fanzines a la UBA. Espacialidades . gif plasma con gráfica muda y prolijidad de maqueta arquitectónica un relato visual personal, sobre detalles sensitivos de lugares y espacios. Utiliza diferentes tipos de papel para lograr esa transmisión de sentidos por fuera del mundo verbal. Link.

Especialidades .gif
Especialidades .gif

Hazlo tú mismo

Para quienes quedaron con ganas de conocer más de esta movida, no se me ocurre más que recomendarles acercase a las muchas ferias de editores independientes que se realizan cada semana en diferentes espacios de la ciudad (Festival Dinámica de este domingo, el Festival Internacional de la Historieta), o mejor aún, atreverse a editar su propia revista (quizás el taller de Convoi ayude).