Días después de que el medio canadiense The Georgia Straight publicara el rumor de que AC/DC podría estar grabando su nuevo disco junto a Axl Rose y el viejo baterista de la banda, Phil Rudd, comenzó a circular en las redes sociales una foto que causa felicidad extrema (y algún que otro ataque cardíaco) a los fanáticos de la agrupación australiana.

La imagen en cuestión muestra al mencionado Rudd y a nada más y nada menos que Brian Johnson a puras risas afuera de los Warehouse Studios de Vancouver, el mismo lugar donde estas leyendas vivientes del rock se dedicaron a grabar sus últimos tres discos de estudio: Stiff Upper Lip, lanzado en el 2000; Black Ice, de 2008, y Rock or Bust, editado en noviembre de 2014.

De confirmarse la vuelta de Johnson (quien tuvo que abandonar el grupo en abril de 2016 debido a problemas de audición que amenazaban con dejarlo totalmente sordo), sin lugar a dudas sería una gran noticia para los seguidores del cuarteto de Sidney, los cuales vienen atravesando los últimos años a puras malas nuevas con el retiro forzado por demencia y posterior muerte de Malcolm Young, los problemas legales de Rudd, la baja de Cliff Williams y los mencionados inconvenientes de salud del cantante que agarró el timón del barco después de la muerte de Bon Scott en 1980.