Compartir
Foto: Robyn Beck

Chris Hemsworth ganó reconocimiento en su Australia natal al interpretar a Kim Hyde en la serie Home and Away entre 2004 y 2007, pero no fue sino hasta 2011 que recibió su primer gran oportunidad y logró convertirse en un ícono del cine global gracias a su papel de Thor en el universo cinematográfico de Marvel.

Pero, a pesar de la fama y de haber cosechado más de 60 millones de dólares a lo largo de su carrera en Hollywood, el actor de 34 años parece no estar disfrutando de lo que él considera lo más importante en su vida: su familia.

Por eso, el padre de India (5) y los mellizos Tristan y Sasha (3) le dijo al medio The Times que, luego de grabar su próxima película junto a Jeff Bridges en Vancouver en marzo, planea tomarse un descanso de la actuación de, al menos, seis meses: “Quiero poder llevar a los niños a la escuela. Incluso puedo estar fuera todo el año”, confesó Chris para luego, entre risas, deslizar la posibilidad del retiro definitivo del negocio:

“Quizás es hora de sacar provecho, echar un vistazo y surfear por el resto de mi vida”.

Hemsworth, quien en un principio había acordado con su esposa, la modelo y actriz española Elsa Pataky, que ninguno estaría fuera de su hogar por más de dos semanas, contó cómo fue que su trabajo afectó la relación con sus hijos: “Luego se convirtieron en tres semanas y después fueron tres semanas y media. Eso fue brutal. Salía por la puerta y [los niños] comenzaban a llorar, ‘¡No te vayas!’. Simplemente no podía manejarlo, así que pensaba: ‘Te traeré un regalo de vuelta’. Y ellos se quedaban como, ‘Oh, está bien’. Su estado de ánimo cambia. Ahora, cada vez que regreso, ni siquiera es un ‘Hola, papá’, es sólo ‘¿Qué me trajiste?’ Veo a Elsa preparándolos mientras voy hacia la puerta: ‘Asegurate de decirle: “Hola, te amo”, primero’. El labio inferior de mi hija comienza a temblar y ella dice ‘¿Regalo?'”. Sumado a esto, el australiano cuenta:

“Se acostumbraron a que esté lejos, lo cual es igual de aterrador. Me dicen, ‘Genial, nos vemos, papá’. Uno de mis hijos en particular comienza a ser travieso…”.