Foto: Matías Altbach

Foo Fighters se viene manteniendo fiel a su estilo desde hace 23 años. Con un rock más que contundente, digno de estadios, que mantiene vivo el rock clásico, incluyendo siempre poderosas baladas, los “Foos” convocan un público enorme que apuesta a este rock de topadora en sus 9 álbumes editados hasta la fecha.

Nada de esto quita que se deslicen críticas sobre el sonido uniforme y poco cambiante de la banda. Pero Dave Grohl, líder de la banda, tiene una explicación para todo: “Nunca he sentido la necesidad de buscar algo más”, dijo en una entrevista con British Airways’ High Life Magazine:

“Y nos maldicen por eso: ‘Oh, eso otro disco de los Foo Fighters’, Bueno, ¡sí!, no quiero hacer un disco de reggae”.

Firme en sus convicciones y apostando a un sonido super rockero, el disco más reciente de Foo Fighters, Concrete and Gold, reafirma los dichos del ex baterista de Nirvana, quien también habla de la importancia que tiene la relación entre los integrantes de la banda a la hora de seguir escribiendo canciones:

“Somos como hermanos. Suena trillado pero es verdad. Imaginate estar en un viaje familiar por 20 años. Así es como se siente estar en los Foo Fighters.”

Mantener una banda y un sonido durante tantos años no es tarea fácil, justamente se necesita de un líder con las ideas fijas, como Grohl:

“Hay un dicho, ‘El pez siempre empieza pensando por la cabeza’. Bueno, si vas a estar en la tapa de British Airways’ High Life Magazine, mejor estar escribiendo buenas canciones para todos”.