Foto: Facebook de Damon Albarn

Después de lanzar The Magic Whip el 27 de abril de 2015 y de dar algunos shows alrededor del mundo ese mismo año, Blur se llamó a un silencio en el que todavía permanece y del cual no hay indicios de cuándo podría acabar.

Pero, en medio de la larga espera y ardua que les toca padecer a los fans del cuarteto inglés, Damon Albarn les arrojó un poco de esperanza con unos comentarios publicados por el diario The Sun.

Conversando con Simon Boyle para su espacio en el citado medio denominado Bizarre Column, Albarn aseguró que no descarta la idea de volver a tocar y hacer música con sus viejos compañeros con quienes debutó en 1991 con el disco Leisure.

“Una reunión nunca deja de ser una posibilidad”, manifestó el frontman. Haciendo referencia a Graham Coxon, Alex James y Dave Rowntree, añadió:

“Creo que definitivamente en algún momento tocaremos esas canciones otra vez. Odiaría pensar que nunca volvería a tocar con esos músicos otra vez”.

Adentrándose un poco más en el tema, el londinense explicó que la reunión debería suceder en el “momento correcto”:

“Querés sentir que la gente realmente quiere que lo hagas, de lo contrario te estás convirtiendo en un acto de tributo para vos mismo. Destruís todo lo que creaste si lo hacés”.

“Algunos días realmente me apetece hacer una canción de Blur en el medio de un set de Gorillaz. Nunca lo intenté, pero probablemente no debería hacerlo”, agregó el cantante abocado actualmente a sus tareas con la banda animada que supo crear a finales del milenio pasado junto al caricaturista Jamie Hewlett.

Finalmente, Albarn, quien cumplió 50 años el 23 de marzo, dejó en claro que no tiene ningún tipo de intenciones de aminorar su marcha creativa:

“Los cincuenta son raros porque, hasta entonces, te estás engañando con que todavía sos joven. Es como si estuvieras en un largo viaje y pudieras ver las grandes torres del final justo en el horizonte. Me levanto todos los días con la esperanza de que el horizonte esté muy lejos, tengo tantas cosas sucediendo”.

“Simplemente me gusta hacer música. A veces me avergüenzo porque todos dicen ‘hacés demasiada’, pero siento que hago una cantidad aceptable. Estoy muy confundido. Pensé que los 50 aportarían claridad y todo lo que hacen es plantear más preguntas”, sentenció.