Compartir

Anoche, Donald Trump se hizo presente en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta para participar de la ceremonia de apertura de la final del fútbol americano colegial de Estados Unidos y disfrutar del partido que enfrentó a los Alabama Crimson Tide y a los Bulldogs de Georgia (y que terminó con una victoria de Bama por 26 a 23 en tiempo suplementario).

A pesar de tratarse de uno de los eventos deportivos más populares del país del norte, el Presidente Trump decidió abandonar el estadio y subirse a su Air Force One una vez finalizada la primera mitad del encuentro, perdiéndose así la oportunidad de disfrutar del show del medio tiempo que tenía como protagonista a Kendrick Lamar.


Cuestionable o no, el accionar del magnate de los negocios inmobiliarios tuvo mucho sentido, ya que es sabido por todos que su relación con el rapero de Compton nunca ha sido buena, a punto tal que Kendrick llamó “imbécil” al mandatario en su canción “The Heart Pt. IV” y comentó en una entrevista con la revista inglesa i-d: “Las diferencias clave [entre Obama y Trump] son la moral, dignidad, principios y sentido común. ¿Cómo podés seguir a alguien que no sabe cómo acercarse a la gente o hablar amablemente, con compasión y sensibilidad?”.

Sin hacer mención alguna al nacido en Nueva York, Lamar aprovechó sus minutos sobre el escenario para deleitar a los presentes con un medley que recopiló los tracks “DNA.”, “ELEMENT.” y “HUMBLE.” de DAMN., su más reciente disco de estudio, además de interpretar por primera vez en vivo “All The Stars”, la colaboración con SZA que formará parte del soundtrack del film Black Panther.

Por su parte, el Presidente fue altamente cuestionado por muchos al (aparentemente) no saberse la letra del himno nacional de su país.

Podés ver la performance de Kendrick Lamar y a Trump intentando cantar el himno estadounidense a continuación.