El nombre de Ed Sheeran volvió a estar en el medio de una polémica y esta vez nada tiene que ver con denuncias por plagio, sino con la aprobación de unas modificaciones que el ídolo pop quiere realizarle a su casa ubicada en el municipio londinense de Kensington y Chelsea.

Según confirmó NME, la megaestrella de 27 años recibió autorización para construir e instalar puertas peatonales y barandillas de hierro fundido en el exterior de su propiedad, medidas que a principio de este año fueron descritas por la escritora del periódico The Sun, Natalie Edwards, en enero como “anti-vagabundos”.

Si bien Sheeran se encargó de negar rotundamente la versión de la periodista, el propio agente de planificación del cantante declaró que las barandillas “evitarán oportunidades de mal descanso”.

El proyecto fue aprobado este mes luego de haber sido rechazado por el Consejo de la Ciudad, ya que las barandillas de alrededor de 1,20 metros de altura se consideraban “demasiado domésticas” para el área.

Debido a esto, el plan tuvo que ser rediseñado para que su resultado final quede más en armonía con la estética del barrio, el cual contiene muchas de las propiedades residenciales más caras del mundo.

“La combinación de un zócalo de piedra de Pórtland y las barandillas ayudarán a prevenir el mal dormir, evitará el desparramo del soplido de la recolección de basura en el área de superficie de concreto y proporcionará un nivel de seguridad deseable sin requerir compromisos con el plan interno del edificio”, señalaba la planificación inicial presentada a comienzos del año pasado.