Foto: Matías Casal

El 8 de junio de 1992 Pearl Jam se presentó en el PinkPop Festival holandés a menos de un año de haber debutado discograficamente con su aclamado Ten.

Ya en la recta final del show, antes de entrar a los bises, Eddie Vedder y compañía llevaron a cabo una sensacional versión de “Porch” en la que el cantante aprovechó la parte instrumental para subirse a una estructura que sostenía a un camarógrafo y saltar al enardecido público.

El pasado viernes, la banda de Seattle volvió a tocar en el festival y Eddie Vedder aprovechó la situación para contarle al público que tuvo la oportunidad de reunirse con aquel camarógrafo llamado Rob y conversar sobre lo ocurrido.

“Pasamos de tocar en Melkweg (uno de los más famosos centros culturales de Amsterdam) a este tipo de escenarios. Y había un gran espacio [entre el público y nosotros] al que no estábamos acostumbrados. La gente solía subirse al escenario. Era cercano, íntimo. Había libertad y ningún tipo de distinción entre la gente y la banda. Y siempre teníamos esta conexión”, comenzó relatando el cantante.

“Así que la primera vez que vinimos acá fue, posiblemente, el primer festival en el que tocamos, y había un gran trecho en medio. Así que llamé la atención del camarógrafo que estaba en una de las grúas. ¿Saben qué pasó después?”, preguntó Vedder para ganarse la ovación de los presentes.

A continuación, el oriundo de Evanston, Illinois, prosiguió:

“Esto es lo que ocurrió: alguien me envió una postal con la foto de mí saltando de esa pequeña cosa y, en la imagen, está el camarógrafo que me mira como si quisiera matarme, y me doy cuenta de que tiene todo el derecho de hacerlo. Nunca lo había visto desde entonces. Veía esto en el pasillo de mi casa, me acordaba a ese día y me preguntaba: ‘¿Qué le pasó a ese tipo? ¿Todavía está enojado?’”.

“Así que cuando estuvimos en Amsterdam la otra noche, conocí a un lugareño y le pregunté si había alguna forma de encontrarlo. ¡Y lo hicimos! Y él está aquí, se retiró en enero. Felicitaciones por eso. Gran trabajo y merecido. Pero este es el punto: él me contó una historia completamente diferente a la que tuve en mente todo estos años. Pensé que estaba muy enojado conmigo, pero estaba haciendo que otros chicos hagan peso para sostener el otro extremo, el lastre, de lo contrario, cuando salte, simplemente nos hubiéramos ido para abajo. Entonces él no me gritaba a mí, sino a otros tipos para que nos sostuvieran”, contó Vedder.

“Entonces nos vamos hacia el público pero no del todo y luego, cuando intento [saltar], sentí que iba a ser tan corto, pero siempre fue así de corto. Cuando está gritando, no me grita a mí, sino al micrófono para que los muchachos salten de la otra punta, porque una vez que yo me tirara, él habría sido lanzado a la puta atmósfera. Así que todo el tiempo estuvimos trabajamos en tándem pero no teníamos idea alguna. No ha estado enojado conmigo todo este tiempo. Me siento tan jodidamente perdonado y es un gran sentimiento. ¡Gracias, Rob!”, cerró Eddie.

Podés ver ambos momentos a continuación.

[cpc]