Hace un par de días conocimos la condena impuesta a cuatro integrantes de Pussy Riot por invadir el campo de juego durante la final del Mundial de Rusia que se disputó entre las selecciones francesa y croata.

Pese a lo anterior, surgieron noticias respecto de este colectivo militante y artístico que tienen que ver con otro caso judicial en el que estuvieron involucradas hace unos años. Nos referimos a su encarcelación durante 2012 tras haber realizado una “oración punk” en una catedral de Moscú. En aquel entonces fueron sentenciadas por incurrir en “vandalismo motivado por el odio religioso”.

No obstante, era bastante claro que su manifestación tenía más que nada tintes políticos y según un dictamen del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, entidad que estaba revisando su caso, el gobierno ruso deberá indemnizarlas con 50.000 euros por haberlas privado de su libertad y tratado de manera injusta en tal época. Recordemos que lo que ellas habían ejecutado en el citado templo esa vez fue una protesta relacionada con la intención de Vladimir Putin de asumir como máximo mandatario por tercera vez en dicho país.

Tenemos entonces que, de acuerdo con el mencionado Tribunal, se violaron diversos artículos de la Convención Europea de Derechos Humanos al encarcelarlas. Concretamente, esto esgrimieron los magistrados:

“Las condiciones de hacinamiento de transporte de las integrantes de la agrupación hacia y desde el tribunal para llegar a las audiencias relacionadas con sus casos, y además tener que sufrir la humillación de ser constantemente expuestas en un banquillo rodeadas de un cristal durante sus declaraciones, rodeadas de policías y de un perro guardían, pese a que no existía un riesgo de seguridad evidente”.

Asimismo, se determinó lo siguiente sobre las razones del apresamiento de las tres participantes en esa ocasión:

“Simplemente por haber usado ropa de colores brillantes, agitar sus brazos y patear con sus piernas usando un lenguaje fuerte, sin analizar la letra de su canción ni el contexto de su actuación, fue un castigo excepcionalmente severo”.

Recordemos que en 2014, un par de integrantes de la banda feminista inició el juicio en el Tribunal de Derechos Humanos de ese continente solicitando 250.000 euros como compensación.

Tras conocerse este fallo favorable a las Pussy Riot, ellas celebraron la noticia desde sus redes sociales, mientras que de parte del gobierno de Putin se rumorea que están considerando retirar al Estado Ruso de la Convención de Derechos Humanos antes aludida.