griesa-grooveshark-indiehoy

Los tribunales de Nueva York determinaron ayer que el servicio de música en streaming Grooveshark utilizó más de 5 mil canciones violando las leyes de copyright. Esto fue el desenlace del proceso legal que iniciaron en 2011 Universal Music, Sony, Warner entre otros grandes sellos.

El mismo juez Griesa que está llevando el caso de los Fondos Buitres en Argentina, le ordenó a ambas partes 21 días para llegar a un acuerdo que evite nuevas infracciones. Los fundadores de Grooveshark, el colombiano Andrés Barreto y los norteamericanos Samuel Tarantino y Joshua Greenberg, deberán enfrentar cargos presentados por las nueve compañías multinacionales.

Según el juez, “hay evidencia irrefutable” de infracción a partir de un email interno difundido por Greenberg en 2007, en el cual le pedía a sus empleados que suban música en formato MP3 para ayudar a crecer en popularidad al servicio.

“Por favor, compartan toda la música posible fuera de la oficina. Este contenido inicial es lo que ayudará a comenzar nuestra red. Descarguen todos los MP3 como sea posible y agréguenlos a las carpetas que comparten en Grooveshark”, pidió Greenberg en el correo electrónico a su equipo de trabajo según lo reproduce el sitio Torrent Freak.

Hasta el momento, Grooveshark utilizaba la protección legal de “Digital Millennium Copyright Act”(una ley estadounidense de protección de los derechos de autor), la misma legislación que ha utilizado cientos de veces Google para defenderse de la acusación de diferentes grupos de la industria de la cultura o la comunicación.

La sentencia ha tenido el agravante de que, aparentemente, Grooveshark destruyó pruebas. Todavía se está por fijar el monto de lo que apunta a ser una indemnización millonaria en compensación a los grande sellos por el delito.

Los sellos discográficos que impulsaron la causa son Arista Music, Arista Records, Atlantic Recording, Elektra Entertainment Group, LaFace Records, Sony Music Entertainment, UMG Recording, Warner Brothers Records y Zomba Recording, según detalla el sitio inglés The Guardian.